Su alto contenido en agua así como su bajo aporte calórico transforman a la lechuga en uno de los alimentos estrella en los programas de pérdida de peso. Las hojas externas de color más oscuro son más nutritivas que las blanquecinas del interior. La lechuga romana cultivada al aire libre es la más rica en vitaminas.

Son importantes sus propiedades diuréticas debido a sus considerables niveles de potasio: 220 miligramos en 100 gramos. Por eso está indicada en casos de cistitis, cálculos renales, hipertensión y obesidad.

Valores nutricionales (100 g):

Calorías: 16 kcal

Carbohidratos: 1,4 g

Grasas: 0,6 g

Proteínas: 1,125 g

Fibra dietética: 1,5 g

Tipos de lechugas

Existen centenares de variedades, muchas de ellas resultado de procesos de hibridación. Las cuatro variedades más comunes son la lechuga de cogollo, la de hoja rizada, la romana y la de tallo.

Foto: iStock.
Foto: iStock.

¿Cuál es su temporada?

La lechuga tiene su mejor época en primavera, aunque en la actualidad podemos consumirla durante todo el año gracias a los cultivos de invernadero.

Historia y curiosidades

- Se cree que los primeros cultivos de lechuga se llevaron a cabo por primera vez en el antiguo Egipto (las primeras evidencias datan del 2680 antes de Cristo). Su finalidad era la producción de aceite gracias a sus semillas. La especie explotada originalmente era una versión algo más alargada de nuestra actual lechuga romana.

La lechuga fue considerada una planta sagrada relacionada con la reproducción y con supuestas propiedades afrodisíacas. Por ese motivo, en Egipto se le ofrecía al dios Min como exvoto. Por su empleo religioso, la planta aparece en numerosas pinturas murales.