Técnicamente el aceite de girasol no es más que un conjunto de grasas. Entre ellas se encuentran el ácido linoleico (59%, polinsaturada omega-6), el ácido oleico (30%, monoinsaturada omega-9), el ácido esteárico (6%, saturada) y el ácido palmítico (5%, saturada).

Es además uno de los alimentos más ricos en vitamina E, importante antioxidante, aunque para aprovechar bien esta cualidad se debe tomar en crudo.

Valores nutricionales (100g):

Calorías: 887 kcal

Carbohidratos: 0 g

Grasas: 99,9 g

Proteínas: 0 g

Fibra dietética: 0 g

Tipos de aceite de girasol

Al igual que el aceite de oliva virgen, existe una oferta de aceite de girasol sin refinar. Se le conoce comercialmente como 'bio' o 'eco'. Su precio, sin embargo, es elevado. Otra alternativa es el llamado aceite de girasol alto-oleico, que se logra de una variedad de semillas seleccionadas que tienen un porcentaje de ácido oleico parecido al del aceite de oliva.

Foto: iStock.
Foto: iStock.

Historia y curiosidades

- La flor de donde se extrae el aceite de girasol es originaria de América del Norte. Los españoles la exportaron a Europa a principios del siglo XVI.

- El cultivo de girasol en España comenzó a cobrar importancia en la década de los 60, sobre todo en Andalucía. Actualmente, es el aceite de semillas más consumido en Europa.