Las semillas de girasol son muy ricas en minerales, proporcionando la cantidad diaria recomendada de magnesio y fósforo, y más de la mitad de zinc (necesario para metabolizar proteínas) y selenio (muy importante para el desarrollo infantil). Además aunque más moderadamente, también es una fuente de potasio y hierro.

Cien gramos de este alimento cubren nuestra necesidad diaria de vitamina E, vitamina B1 y vitamina B9. Además, estas semillas son una buena fuente de vitaminas B3 y B6.

Es rica en colesterol de origen vegetal llamado fitoesterol. A pesar de ser similar a la temida molécula animal, su efecto es beneficioso dado que, al menos en parte, es capaz de reducir la cantidad de colesterol que absorbemos.

Valores nutricionales

Proteínas: 27g

Fibra dietética: 2,7g

Carbohidratos: 20g

Grasas: 43g

Calorías: 574 kcal

Campo de girasoles en La Alcarria. (iStock)
Campo de girasoles en La Alcarria. (iStock)

Historia y curiosidades

  • Si quieres hacer tus propias pipas artesanas es posible y muy fácil. Sólo necesitas separar las semillas del girasol, quitarle todas las impurezas metiéndolas en un barreño con agua. Después, en una sartén sin aceite, poner las pipas a fuego medio sin parar de removerlas para tostarlas. A continuación podemos añadir un vaso de agua con sal disuelta y no parar de remover la mezcla hasta que todo el agua desaparezca (una media hora). Ya estarán listas para comer.
  • Es originaria de Centroamérica. Fue domesticada en México hace 3.000 años y se introdujo en el resto del mundo gracias a los conquistadores españoles, en concreto, Francisco Pizarro.
  • Los mayores productores mundiales son Ucrania y Rusia.