El plátano contiene un 31% de la cantidad diaria recomendada de vitamina B6, que interviene en la síntesis de importantes moléculas como la histamina, neurotransmisores y hemoglobina.

Al contrario de la creencia popular, el plátano no es una gran fuente de potasio. Otros vegetales tienen mucho más: las espinacas, la patata o la soja.

Según la Asociación Española de Personas con alergia a Alimentos y Látex, hasta un tercio de aquellos que padezcan alergia al látex pueden sufrir reacciones alérgicas al consumir el plátano.

Valores nutricionales

Proteínas: 1,2g

Fibra dietética: 3,4g

Carbohidratos: 20g

Grasas: 0,3g

Calorías: 89 Kcal

Tipos de plátano

Aunque parezca que el famosísimo Plátano de Canarias en una especie en si misma, en realidad es el plátano más común del mundo: el cavendish. El más fácil de encontrar en los supermercados. Otras variedades incluyen el dominico, el valery, el plátano pera, el tabasco, el manzano o el plátano morado.

Plátanos no maduros todavía en la planta. (iStock)
Plátanos no maduros todavía en la planta. (iStock)

¿Cuál es la temporada del plátano?

Al ser el fruto de una planta tropical, su temporada dura todo el año.

Historia y curiosidades

  • La forma más fácil para pelar un plátano no es por el tallo, sino por el otro extremo. Es así como lo hacen los monos.
  • La piel del plátano tiende a ennegrecer en la nevera. Esto no tiene nada que ver con su madurez (eso lo sabremos por su dureza). Para evitarlo, dado que su aspecto deja de ser apetecible, deberemos envolverlos en film transparente para evitar el efecto oxidante del aire.
  • La banana es la fruta que conocemos popularmente como plátano de Canarias, y se come cruda cuando está madura. El plátano, en cambio, a parte de ser más grande y de corteza más gruesa se suele cocinar y sólo se toma crudo cuando está muy maduro debido a su elevado contenido de almidón.
  • Antes de los de canarias, hubo otros plátanos españoles famosos: los granadinos, que durante la edad media eran considerados los mejores en el mundo árabe.
  • Su maduración puede darse naturalmente en el árbol, lo que mejora su sabor pero limita el tiempo antes de que se pudra a 10 días, o artificialmente, sumergiendo el producto en una atmósfera de etileno, lo que le confiere su típico color amarillo. Si se separa el plátano del árbol y no se madura a propósito, se pudrirá directamente sin llegar a estar nunca maduro.