De entre todos los debates nutricionales de la actualidad, uno de los más encendidos es el que gira en torno a qué alimentos deberían formar parte de la primera comida del día. El espectro es amplio y abarca desde los expertos que aseguran que no sucede nada si suprimimos el desayuno hasta quienes lo siguen considerando como una ingesta fundamental.

El desconcierto tiene su lógica. Tal y como señala el nutricionista Aitor Sánchez, los desayunos de la mayoría no suelen ser particularmente saludables. Hemos relegado a esta comida productos como galletas, mantequilla, mermelada o cereales procesados que no deberían tener una presencia destacada en nuestro régimen y a los que tampoco recurriríamos en ninguna otra ingesta fundamental de la jornada".

El arroz o el pan están presentes en los desayunos indios. El beicon y los huevos han sido típicos en el 'breakfast' anglosajón

¿Se trata de un problema localizado exclusivamente en España? Los desayunos que se toman en la península pueden ser, de hecho, muy heterogéneos. Basta cambiar de región para comprobarlo: desde los fartons con horchata de la Comunidad Valenciana hasta el café con pincho de tortilla propio de la capital. La primera comida parece tener sus propias reglas fuera de marcos nutricionales como los de la dieta mediterránea. La variedad de opciones que hallamos en otras latitudes demuestra esta realidad.

Estados Unidos

A diferencia de España, Italia o Japón, el país de las barras y las estrellas no goza de una tradición gastronómica propia y definida. Por ese motivo, Estados Unidos se ha ido fijando en las costumbres de otras naciones que ha ido adoptando y reinterpretando a su manera. Como ejemplos, ahí está el binomio de los huevos con beicon, inspirados en el 'English Breakfast' (que hoy se reserva para los fines de semana y las jornadas festivas); el donut, que tiene como precursor el oliebollen (un dulce navideño que los holandeses trajeron en el siglo XVI); o los bagel, de tradición judía.

Foto: iStock.
Foto: iStock.

Que el desayuno haya sido un cajón de sastre alimentario ha favorecido que Estados Unidos aportara innovaciones que disfrutan de gran aceptación más allá de sus fronteras. La invención más destacada ha sido la de los cartones de cereales, un producto que vio la luz a finales del siglo XIX gracias a los Corn Flakes del doctor John Harvey Kellogg. La compañía que nació de estos copos de maíz es hoy una de las más poderosas de la industria alimentaria.

Japón

Entre las preparaciones más comunes de la primera hora de la mañana del país nipón está, ni más ni menos, que el misoshiru, la típica sopa de miso. El dashi, o caldo de pescado, es la base de esta receta, junto con la pasta aromatizante a base de semillas de soja, cereales y sal marina fermentada con el hongo koji. A estos dos ingredientes se le añaden otros productos como el kombu o el tofu.

Foto: iStock.
Foto: iStock.

El dashimaki se presenta como la versión oriental de nuestras tortillas, elaborada, en este caso, con huevos batidos que se mezclan con el mirin, una especie de sake dulce. Otra posibilidad de la mañana son los dorayakis, conocidos en nuestro país gracias a la popularidad de los animes. En la base de estos particulares panqueques, está la kasutera, una masa dulce a base de azúcar, harina, huevos y sirope de maíz exportada a Japón por los comerciantes portugueses del siglo XVI (el nombre deriva de 'pao de Castela', pan de Castilla). En su interior, el anko, una pasta de color rojizo preparada con judías rojas.

Reino Unido

Huevos, beicon, salchichas, tomates, setas... Los devotos del 'full english breakfast' comienzan la mañana cargados de calorías. Hoy en día, esta primera comida ha quedado relegada al domingo, transformada en lo que popularmente conocemos como 'brunch': más que un desayuno, un almuerzo en toda regla. Entre los componentes del 'english breakfast' también están los 'muffins' ingleses (no confundir con las magdalenas que reciben el mismo nombre), panes redondos de textura esponjosa que se rellenan con alimentos muy dispares, aunque lo más típico es utilizarlos como soporte para los huevos escalfados (huevos Benedict).

Foto: iStock.
Foto: iStock.

Durante la semana, la preparación predilecta de los británicos, así como de muchos irlandeses y americanos, es el 'porridge' o gachas de avena. Antiguamente, para prepararlo bastaba con disolver el cereal en agua. Hoy, gracias a la leche, el plato adopta una consistencia más cremosa.

India

La India es en sí misma un pequeño continente, y lo que se come por la mañana en una región del norte, como el Punyab, puede tener muy poca relación con un desayuno tomado en una playa de Goa. El pan naan es, con todo, uno de los alimentos más comunes en esta primera ingesta. Se trata de un producto elaborado a partir de una masa de trigo duro, que se cocina al momento y que se sirve aún caliente. Aunque se consume durante todo el día, el naan se suele acompañar por la mañana de fruta o ghee, la mantequilla clarificada obtenida originalmente de la leche de búfala.

Foto: iStock.
Foto: iStock.

Fuera del pan, podemos encontrar especialidades tan diferentes como la umpa (que recibe otros nombres como uppindi, uppumavu o uppittu), elaborada con sémola, verduras saladas y un caldo rojizo a base de especias conocido como shambar, o el puttu, un rollo cocinado al vapor con harina de arroz y coco fresco rallado. Como bebida, no puede faltar el té, en particular, la mezcla que se obtiene de la hierba con especias como el cardamomo, el clavo, la pimienta o el anís que da lugar al masala chai.

Francia

El 'petit déjeneur' tiene en la bollería gala a su protagonista, con el cruasán como arquetipo. Dentro de la tradición dulce de la 'viennoiserie' existen, con todo, no pocas especialidades, como las napolitanas, el pan con uvas pasas o los brioches.

Foto: iStock.
Foto: iStock.

Fuera de estos productos, no podemos olvidar las magdalenas, que hicieron saltar los recuerdos del protagonista de 'En busca de el tiempo perdido', así como las 'crêpes', entre las que destacan la así llamada crêpe Suzette, elaborada con una mezcla de mantequilla, azúcar, zumo de cítricos y licor 'triple sec' de naranja.

Brasil

Cerramos este artículo con las preferencias del país más extenso y poblado de toda Sudamérica. El viajero que tenga la posibilidad de probar allí un desayuno se verá sorprendido ante el papel que juegan las frutas tropicales como la papaya, el coco, el maracuyá o el açai, acompañados de otras recetas dulces como el pan de queso o el bizcocho de maíz (bolo de milho).

Foto: iStock.
Foto: iStock.

Particularmente de moda están, tanto en nuestro país como en todo el mundo, los llamados 'açai bowls', una especie de smoothie denso y fresco en el que la pulpa de esta baya se bate junto a otras frutas, como los plátanos o los arándanos, sin faltar algún capricho dulce añadido, como la leche de almendra, el yogur o la miel.