En el norte de Brasil, en el Estado amazónico del Pará, lo preparan al momento con una máquina muy artesanal que se encarga de extraer de la baya del açaí, recolectada directamente de la palmera, un líquido espeso y carmesí. Posteriormente, este líquido se consume a temperatura ambiente con alimentos salados como el pescado o los cereales. En el resto de Brasil, en cambio, se prepara como una especie de mousse dulce y helada. La pulpa del açaí se mezcla con jarabe de guaraná, un derivado de otro fruto del Amazonas que tiene un efecto estimulante parecido al de la cafeína.

Ya sea como postre o como refrigerio, el açaí está recomendado por médicos y nutricionistas por sus numerosas propiedades. Es rico en proteínas, fibras, calcio, manganeso, fósforo, magnesio, hierro, potasio, cobre, zinc, omega 3, 6 y 9, y vitaminas B2, B6, C y E. Conocida por su alto potencial energético, es también una fruta antioxidante por excelencia. Además, es antiinflamatorio y ayuda a reducir el colesterol, según un estudio realizado en la Universidad Federal del Pará.

La antocianina, que le da el color púrpura, es un potente antioxidante que previene enfermedades cardiovasculares

"El ácido oleico, el mismo que el aceite contiene, tiene un efecto positivo sobre las paredes de las células, favoreciendo la transmisión de los lípidos a través de las membranas celulares. Esto ayuda a prevenir procesos inflamatorios, que aceleran el envejecimiento celular", explica Mariana Simões Larraz Ferreira, profesora de la Escuela de Nutrición de la Universidad Federal del Estado de Río de Janeiro.

Los beneficios de su consumo

Esta baya es también muy rica en antocianina, un tipo de antioxidante que en estudios recientes ha sido asociado a la prevención del cáncer y de las enfermedades cardiovasculares. "La antocianina, responsable de la coloración púrpura, también está presente en otras frutas, como la uva. Sin embargo, los niveles en el açaí son mucho más significativos", destaca la nutricionista Renata Cintra, profesora del Instituto de Biociencias de la Universidad Estadual Paulista. Se calcula que un litro de açaí contiene 33 veces más antocianina que el vino tinto".

Investigaciones llevadas a cabo por la Universidad Federal de Río de Janeiro han demostrado que, gracias a la antocianina, el açaí también podría ser un fuerte aliado en el tratamiento del cáncer de mama. Para llegar a esta conclusión, los científicos aplicaron un extracto a base de açaí a células cancerosas del tejido mamario. Los resultados han sido positivos. De momento, la investigación sigue en curso y falta realizar pruebas con seres humanos.

Foto: iStock.
Foto: iStock.

El açaí es un alimento que se ha vuelto muy popular entre las 'celebrities'. Famosos como Meghan Markle, la futura esposa del príncipe Harry, presumen de haberlo incorporado como alimento saludable en su desayuno. Los deportistas pueden consumirlo antes o después del entrenamiento, dependiendo de sus objetivos. "Para quien desea mantener o perder peso, lo ideal es consumirlo antes de hacer ejercicio, ya que la fruta favorece un buen desempeño de la actividad física, además de ayudar en el condicionamiento físico. Eso vale tanto para ejercicios aeróbicos, como correr, el ciclismo o la lucha, o anaeróbicos como la musculación. La fibra presente en su composición influye en la sensación de saciedad y en el buen funcionamiento del intestino", explica la nutricionista Letícia Lenzi.

Para quien aspira a perder grasa corporal y a mejorar la definición muscular, el consumo de açaí debe ser posterior al ejercicio, porque contribuye a la reconstrucción de los músculos y evita la pérdida de masa magra. "El açaí es rico en proteínas y favorece la recuperación de nutrientes esenciales perdidos durante el entrenamiento. Por eso, es importante consumirlo después de entrenar", aconseja esta especialista.

El açaí en España

Brasil es el mayor productor mundial de açaí, responsable del 85% de la oferta mundial. Cabe destacar que países vecinos como Venezuela, Colombia, Ecuador y las Guayanas también cultivan esta baya mágica, que muchos indígenas de la región amazónica utilizan como medicamento natural para tratar, por ejemplo, enfermedades de la piel y trastornos digestivos.

Desde hace unos años, es posible encontrar este producto también en España. En Madrid, el Beleeza Açaí Bar lo importa directamente desde el norte de Brasil. "Somos una empresa hispano-brasileña. Todos hemos vivido en Brasil y adoramos el açaí. Cuando volvimos a España, nos planteamos cómo traer la cultura del açaí a nuestro país. Después de analizar varias posibilidades, decidimos importarlo liofilizado porque en la versión congelada había que añadir estabilizantes a la fruta. Preferimos traerlo de la forma más natural posible", cuenta Nuria Jiménez, socia de esta empresa.

Los deportistas pueden consumirlo antes o después del entrenamiento, dependiendo de sus objetivos

En España, el açaí se rehidrata con agua, leche y frutas, preparado exactamente como en Brasil. Desde diciembre, Beleeza Açaí Bar cuenta con dos establecimientos en Madrid y distribuye este producto por toda España. Para el verano, está previsto que abran dos puntos de venta en la Costa del Sol. "La aceptación está siendo muy buena. Tenemos mucho público brasileño que echa de menos el açaí, pero también hay españoles. La gente está muy mentalizada con la idea de cuidarse y por eso más abierta a probar productos nuevos", explica Jiménez.

En Barcelona existe la Casa do Açaí, que importa el producto desde el Pará y el Amazonas. "Son frutos de plantas silvestres, nativas de la región y no plantadas para el consumo. Al ser nativas, tienen una cantidad mayor de antioxidantes y un sabor superior", destaca Natália Freitas, brasileña afincada en España. La pulpa del açaí se extrae y se congela en un proceso que no dura más que 48 horas, ya que la fruta se oxida rápidamente.

Foto: iStock.
Foto: iStock.

Desde 2009, la Casa do Açaí importa directamente desde Brasil el producto congelado. "Se transporta en containers desde el puerto de Belém [la capital del Pará] hasta Lisboa y Barcelona. La travesía dura de media de siete a ocho días. El producto necesita pasar por controles sanitarios rigurosos, con análisis de muestras microbiológicas realizadas en laboratorio, para garantizar que está libre de bacterias y para que se autorice su entrada en la Unión Europea", aclara Freitas.

La empresa lo comercializa en toda la península ibérica, donde cada vez más personas lo conocen y lo eligen por sus numerosos beneficios para la salud: "Los clientes hoy son más conscientes de sus elecciones alimentarias, lo que encaja bien con las propiedades del açaí. Además, Barcelona es una ciudad cosmopolita con un gran peso cultural, comercial, financiero y turístico", señala Freitas.