La pasta de legumbres surgió como una alternativa sin gluten para las personas con celiaquía: judías, habas, garbanzos, lentejas (rojas y verdes), guisantes, de lino molido, amaranto, quinoa, de arroz integral, kale… También es un truco –que ni el gran Houdini– para colar las sanas y mediterráneas legumbres a los niños reacios a comer un plato de lentejas. Así es imposible que no nos entre el apetito ante tal desembarco de pastas de última generación, algunas de ellas elaboradas a partir de alimentos tan en boga como el kale.

Un éxito que empezó en los herbolarios

Hasta hace unos años para toparnos con este producto necesitábamos peregrinar hasta el herbolario o la tienda de comida ecólogica de turno para hacernos con ello. En estos espacios las espirales de lentejas se convirtieron en un superventas a pesar de lo poco económico de su precio. Lo cierto es que tal fue su éxito que los supermercados y marcas avispadas no quisieron quedarse sin su ración en el pastel y he ahí que sacaron diligentemente su propio producto. Por supuesto, se han cumplido las expectativas.

Esta pasta es una gran opción para las personas celíacas y para los amantes de la dieta mediterránea

Así, podemos citar los ejemplos de Mercadona, que incorporó a su lineal las exitosas espirales rojas de la marca italiana Felicia. Por su parte, Gallo hace unos meses lanzó Gallo Nature, que supone todo un compendio no solo de legumbres, sino también de los superalimentos del momento: espirulina, cúrcuma o kale, entre otros. No obstante, las de lentejas son las más vendidas. Por supuesto, muchas otras marcas llevan tiempo apostando por ellas como Biogra o El Granero. Las hay en abundancia y ya no son patrimonio de ningún fabricante.

¿Saben igual?

Hubo un tiempo en que las espirales de espinacas y tomate parecían lo más, pero ahora otros productos dominan la escena. Además, el protocolo para su preparación no difiere mucho del que ya estamos acostumbrados con una pasta de trigo. Así, tan solo hay que hervirlas en agua el tiempo aconsejado y listas.

Eso sí, aunque su textura corresponde a la de la pasta, su aroma delata lo que son: lentejas. No en vano, no hay trampa ni cartón, pues estamos ante un producto elaborado al 100% con harina de lentejas rojas y no con ínfimos porcentajes que puedan confundir al consumidor.

Foto: iStock.
Foto: iStock.

Pero en cuanto añadimos el tomate frito, las verduras, el pesto o lo que quiera que hayamos preparado para su degustación, prácticamente ese sabor desaparece como por ensalmo. Perfecto para los pequeños quisquillosos de las lentejas. Según explican en Nutrisfera, en el caso concreto de las espirales de lentejas (aunque también hay espaguetis, pero fuera ya de los contextos de los supermercados más habituales), el contenido en fibra es similar aunque superior en las legumbres. Esto puede deberse a que “la harina de legumbre se hizo a partir de lentejas sin cáscara, por lo que sufrió un proceso de refinado; en este sentido, parte de la fibra y algunas vitaminas y minerales pueden haberse ido con la cascarilla”.

Desde esta web plantean una objeción, y es que no se especifica el origen geográfico de la legumbre. Sin embargo, esta información también brilla por su ausencia en la mayoría de paquetes de pasta de trigo refinado. A lo sumo, en el caso de que sea marca blanca, podremos averiguar quién es el fabricante. Los únicos que suelen ofrecer esta información son las marcas de pasta ecológica gracias al sello de agricultura que están obligados a incluir que nos indica la región de España donde se ha cultivado o si procede de fuera de la UE.

La pasta de legumbres, ideal para la dieta

Pero no hace falta ser intolerante al gluten o un niño con pocas ganas de legumbres para que esta clase de pasta nos seduzca. No en vano, suelen presentar menos grasas y azúcares que la pasta tradicional. También abundan las vitaminas y minerales como el potasio, el calcio, el magnesio o el hierro vegetal.

Foto: iStock.
Foto: iStock.

En definitiva, hoy toca cocinar una rica pasta con legumbres y desde Alimente se nos ocurre empezar con esta receta que, además, es apta para paladares vegetarianos. Los veganos también pueden animarse con este plato siempre que sustituyan el queso por tofu o un producto vegano similar al queso. Por supuesto, también se puede prescindir de este ingrediente pues la receta ya anda bien surtida de sabores.

Pasta de lentejas con verduras y almendras

Ingredientes

  • 150 gramos de espirales de lentejas.
  • 1 cebolla.
  • 1 pimiento rojo.
  • 2 cucharadas de ricotta o requesón (aunque también es posible sustituirlo por queso feta, un queso de cabra o un queso azul).
  • Aceite de oliva virgen.
  • 1 manojo de espárragos verdes.
  • 1 puñado de almendras crudas (los piñones o las nueces también son una buena opción).
  • 1 pequeña cucharada de ajo en polvo.
  • 1 pequeña cucharada de cebolla en polvo.
  • Pimienta.
  • Sal.

Preparación. En primer lugar cocemos la pasta según las indicaciones del fabricante y la escurrimos. Después tostamos las almendras en una sartén. Por otra parte, cortamos el pimiento en trozos muy pequeños y la cebolla en finas tiras. Cogemos los espárragos, desprendemos la parte más dura y los troceamos. Es preferible que la zona superior de los espárragos quede entera, pues resulta más sabrosa.

Encendemos el fuego y en una sartén, con un chorrito de aceite, añadimos todas las verduras que hemos estado preparando y las vamos cocinando hasta que queden tiernas y doradas. Incorporamos el ajo y la cebolla en polvo, además de la sal y la pimienta. Vertemos la pasta que hemos cocido al inicio de la receta en la sartén y lo mezclamos todo de manera uniforme. Culminamos sirviendo en un plato con las almendras y el queso por encima.