El cultivo de pistacho convence cada vez más a los agricultores de toda la geografía española. Todos a una, como Fuenteovejuna, y siempre que el clima lo permita -en gran parte del interior peninsular es posible-, los productores se han lanzado al cultivo de este alimento que goza de una excelente reputación nutricional. Madrid, Extremadura, Aragón, Andalucía, Cataluña o Castilla-La Mancha son algunas de las regiones que se han vestido de verde pistacho. Esta última lleva la voz cantante en cuanto a su cultivo, pues aglutina hasta un 80% del total y casi todo, por cierto, plantado en los últimos años.

España se tiñe de verde pistacho

En concreto, la superficie dedicada al cultivo del pistacho ha aumentado en España en el último año casi un 50%. Así, según se desprende de la Encuesta sobre Superficies y Rendimientos de Cultivos publicada por el Ministerio de Agricultura, en 2016 se cultivaban en nuestro territorio un total de 10.625 hectáreas de pistacho. En 2017, esta cifra creció hasta las 15.847 hectáreas.

También su excelente precio de venta es un argumento que convence a los indecisos. Según detallan en la web Pistamancha, el precio medio por kilo de pistacho abierto y cerrado se ha situado en los 7,50 euros en cultivo convencional. Por su parte, los de cultivo ecológico se venden a 10,30 euros el kilo. En definitiva, se ha convertido en toda una perita en dulce para los nuevos agricultores.

Foto: iStock.
Foto: iStock.

Lo cierto es que es tal el interés que despierta su cultivo que cualquier productor picado por la curiosidad puede encontrar abundante información al respecto en numerosas webs especializadas y foros, donde se aclaran las dudas. Actualmente el mayor productor mundial de pistachos es Irán. Le sigue EEUU, que se apuntó a esta floreciente industria en 1976, en California. Cabe destacar que los estadounidenses son grandes forofos de este fruto seco, mientras que China empieza a tributarle un singular cariño.

Ayuda a controlar el peso

También los consumidores crecen como lo espuma. Actualmente es un fruto seco cuya demanda aumenta a un ritmo superior al de otros de similares características. Para ilustrar su tirón bastan unas cifras y es que, en tan solo una década, el consumo de pistachos se ha incrementado en un 50%. Así, hemos pasado de las 369.000 toneladas que se producían en 2006 a las 547.000 toneladas en 2015 y la cifra sigue in crescendo.

Quizás se animen unos cuantos consumidores más al saber qué dispares beneficios les atribuyen los estudios. En concreto, una investigación de la Universidad Rovira i Virgili (URV) concluyó que son buenos para controlar el peso, regular el colesterol, además de ayudar a mantener la presión arterial normal.

Foto: iStock.
Foto: iStock.

Según expone Mònica Bulló, profesora universitaria de Nutrición Humana en esta misma universidad, el pistacho es uno de los frutos secos que más fibra contiene. Además, varias investigaciones sugieren que el consumo de fibra está vinculado con la disminución del aumento de peso y la reducción del riesgo de diabetes, enfermedades cardiovasculares y algunos tipos de cáncer. Su consumo habitual también nos reporta un aluvión de tiamina -vitamina B1- y vitamina B6. Asimismo, es una fuente de riboflavina, vitamina E, vitamina K y ácido fólico. En cuanto a los minerales que se hallan presentes, podemos citar el cromato de potasio, el cobre, el manganeso, el hierro, el selenio y el zinc.

Mejora la concentración

No es de extrañar que los estudios dispuestos a ensalzar los beneficios del pistacho parezcan multiplicarse. En este sentido, podemos hacernos eco de un reciente hallazgo realizado por la Universidad Loma Linda de California (EEUU) que asegura que los pistachos pueden mejorar el rendimiento laboral, ya que “producen la mayor respuesta en ondas gamma, que son cruciales para aumentar el procesamiento cognitivo, la retención de información, el aprendizaje y la percepción”.

Irán y EEUU son los grandes productores de pistacho, pero España parece decidida a sumarse a ellos

Siguiendo la misma línea, esta misma institución académica hizo públicos en 2014 los resultados de otro estudio que aseguraba que aquellas personas que toman con frecuencia frutos secos, tales como las nueces, las almendras o los pistachos, tienen entre un 37% y 46% menos de probabilidades de padecer obesidad.

Combate la diabetes gestacional

Las embarazadas con diabetes gestacional ya pueden emprender el camino a la tienda para hacerse con una buena provisión de pistachos, tal y como recomienda un estudio realizado por el Departamento de Nutrición Clínica del Hospital Sixth People en Shanghái y de la afiliada Shanghai JiaoTong University en China. “Este estudio demuestra que los pistachos pueden ser un complemento útil en la dieta para mantener los niveles saludables de azúcar en sangre proporcionando, así, nutrientes esenciales tanto para la madre como para el bebé durante este período", explica la doctora Zhaoping Li, miembro investigador del estudio y profesora de Medicina.

Y un último beneficio

De otra índole son los resultados que arroja el trabajo del Hospital Universitario y Centro de Investigación Atatürk de Ankara (Turquía), publicado en el 'Interna­tional Journal of Impotence Research', que sostiene que su consumo puede mejorar nuestra función sexual. La investigación se basó en el examen de 17 hombres que añadieron 100 gramos de pistachos a su dieta durante tres semanas. ¿El resultado? Mejoras en la función sexual, en su satisfacción, en los orgasmos y en la excitación.