¿Por qué hay personas delgadas que aseguran comer de todo y no haber vigilado su dieta en la vida? ¿Y por qué otras, a pesar de cuidar cada bocado que ingieren, no dejan de ganar peso? La respuesta puede estar en el metabolismo propio de cada persona.

El metabolismo es el conjunto de procesos químicos mediante el cual nuestro cuerpo obtiene la energía que necesita para mantener sus funciones vitales. Tener un metabolismo rápido es algo así como que te toque la lotería en términos de control de peso, ya que supone que el cuerpo procesa con facilidad los alimentos que consumimos y los convierte en la energía que utiliza en tiempo récord. Por el contrario, un metabolismo lento se toma su tiempo para quemar las calorías de los nutrientes, tiene un gasto energético bajo y tiende a acumular grasa.

Tomar 30 gramos de requesón media hora antes de dormir tiene un efecto positivo en el metabolismo

¿Cómo alimentarse para mantener el metabolismo activo en todo momento y evitar así la aparición de la grasa blanca (esa que se acumula en abdomen, nalgas y muslos y que cuesta tanto quitarse de encima). La pregunta del millón tiene varias respuestas. Teniendo en cuenta que tener un tipo de metabolismo u otro depende tanto de factores genéticos (aquí nada podemos hacer) como de causas hormonales y digestivas, fundamentalmente inflamatorias (sobre las que sí podemos influir), por lo que el modo en que comamos puede estimular en cierta forma el ritmo del metabolismo.

Foto: iStock.
Foto: iStock.

Un nuevo estudio al respecto resulta de lo más interesante. Lo ha llevado a cabo un equipo de expertos en nutrición de la Universidad Estatal de Florida y acaba de publicarse en 'British Journal of Nutrition'. Confirma que hay un alimento que puedes comer antes de irte a la cama sin el más mínimo cargo de conciencia, y es el queso 'cottage', esto es, el requesón. Según esta investigación (en la que participaron un grupo de mujeres trabajadoras y graduadas de dicha universidad y a las que se dio requesón, suplementos de proteínas o placebo), consumir 30 gramos de este tipo de queso una media hora antes de dormir tiene un efecto positivo en el metabolismo y en la salud en general.

Comer por la noche de forma saludable

Hasta ahora se conocían las bondades de las proteínas como 'activadoras' del metabolismo y reguladoras del peso, como confirmó en 2014 una investigación de la Universidad de Yale, pero la mayoría de estudios posteriores se habían centrado en los suplementos y las bebidas ricas en este macronutriente. Como señala Michael Ormsbee, autor de este nuevo estudio, "es importante, porque se confirma que los alimentos funcionan tan bien como los suplementos de proteínas y ofrece a la gente opciones de nutrición sanas antes de irse a la cama, que van más allá de unos polvos o unas bebidas ya preparadas".

Los lácteos ya habían demostrado ser aliados del metabolismo, gracias a su efecto antiinflamatorio. Así lo constató un análisis sobre el yogur realizado en la Universidad de Wisconsin-Madison con 120 mujeres en edad premenopáusica y publicado también en 'British Journal of Nutrition'.

Foto: iStock.
Foto: iStock.

Este nuevo estudio sobre el requesón añade otro aspecto muy llamativo y es que ofrece la posibilidad de comer por la noche y de que hacerlo resulte saludable. La mayoría de los consejos nutricionales que se basan en los ritmos circadianos abogan por alimentarnos en mayor medida durante el día y evitar tomar nada a última hora. Un estudio de la Universidad de Harvard publicado hace unos meses en 'International Journal of Obesity' concluía que tener un cronotipo nocturno era perjudicial para el metabolismo y propiciaba el aumento de peso.

Y en la misma línea, una investigación (realizada con ratones de laboratorio) publicada recientemente en 'Cell Metabolism' mostraba cómo los que comían durante el día y tenían un periodo de ayuno nocturno de 10 horas tenían mejor salud y control de peso que los que no tenían esa restricción horaria, que ganaban más peso y desarrollaban más problemas metabólicos (obesidad y diabetes tipo 2).

El snack nocturno también evita el estrés

Parece por tanto que si bien es lógico tomar el mayor gasto calórico por la mañana, cuando el cuerpo tiene más horas por delante de actividad para gastar energía, podemos tomar un tentempié ligero antes de ir a dormir sin que nuestro metabolismo se resienta (y sin estar estresados por no poder tomar nada aunque nos apetezca comer un bocado a última hora del día).

"Los estados de ánimo condicionan nuestra manera de alimentarnos y, por ende, nuestro metabolismo"

De hecho, este último es un factor a tener en cuenta a la hora de cuidar nuestro ritmo de metabolismo (y nuestra salud en general, claro). Así lo explica la doctora Concepción Vidales en su libro 'Activa tu metabolismo para cambiar tu vida' (Ed. Cúpula): "Los estados de ánimo condicionan nuestra manera de alimentarnos, de relacionarnos con el medio y hasta nuestro descanso y horas de sueño y, por ende, nuestro metabolismo". Del mismo modo, hay que respetar las horas de sueño, ya que como señala la doctora Vidales, "dormir poco puede alterar de manera negativa el sistema hormonal que controla el apetito".

En este sentido, la especialista recomienda varios alimentos que son beneficiosos para activar el metabolismo y que actúan contra los trastornos digestivos debidos a los nervios y al estrés. Son el melocotón, la maca (una planta inmunoestimulante usada tradicionalmente para potenciar la fertilidad), los huevos, el té matcha y el guaraná.