Quien haya comprado o consumido bebidas energéticas habrá podido observar que estas incluyen taurina. Este nombre, que recuerda al animal astado, hace referencia concretamente a un tipo de aminoácido no esencial. Es decir, que puede sintetizarse de manera natural por el organismo -aunque a veces puede no serlo-, tornándose en semiesencial y siendo necesario que se adquiera mediante la dieta. Uno de los aspectos más llamativos de esta molécula es que tiene diversos efectos positivos para la salud y fue catalogada como 'muy esencial' en una revisión de estudios científicos publicada en 2012 en la revista médica especializada 'Molecular Vision', por lo que puede resultar interesante tenerla en cuenta en la alimentación. Unos beneficios que en Alimente exploraremos a continuación.

Para conocer sus posibles beneficios sobre la salud, conviene saber previamente en qué funciones está implicado dicho aminoácido. Como menciona la citada revisión, la taurina juega “un rol muy importante como un factor básico para el mantenimiento de la integridad celular en el corazón, los músculos, la retina y en todo el sistema nervioso central”. Además, es un “potente agente citoprotector” y un “modulador de la actividad neuronal”.

Su deficiencia se asocia con cardiomiopatía, disfunción renal y daño grave a las neuronas retinianas

La misma publicación señala que la deficiencia de taurina “se asocia con cardiomiopatía, disfunción renal, anomalías del desarrollo y daño grave a las neuronas retinianas”. Y continúa: “A pesar de sus muchas propiedades funcionales, sin embargo, los mecanismos celulares y bioquímicos que median las acciones de la taurina no se conocen completamente. Sin embargo, teniendo en cuenta su amplia distribución, sus numerosos atributos citoprotectores y su importancia funcional en el desarrollo celular, la nutrición y la supervivencia, la taurina es sin duda una de las sustancias más esenciales del cuerpo”.

Investigando sus efectos beneficiosos para la salud, encontramos un estudio del año 2014 que asocia la taurina con una capacidad antiinflamatoria y otro de 2008 que menciona que podría contribuir a evitar problemas cardiovasculares, aunque su consumo debería ser controlado especialmente en mujeres embarazadas.

¿Quién debe tomar taurina?

Al tratarse de un aminoácido casi esencial, una persona saludable debería ser capaz de producir la cantidad mínima diaria para cumplir con sus funciones sin tener que incorporarla a la dieta. Por ello, solo aquellas con un déficit de la misma tendrían que adquirirla mediante la alimentación o vía suplementos, si así lo determinase el personal sanitario. No obstante, por su capacidad para mejorar el rendimiento deportivo gracias a su acción sobre el sistema nervioso central y la respuesta muscular, es una molécula que puede resultar interesante para las personas interesadas en mejorar su rendimiento y disminuir la fatiga.

La dosis diaria recomendada de taurina se encuentra entre los 500 y los 2.000 miligramos

La dosis diaria recomendada se encuentra entre los 500 y los 2.000 miligramos y se puede conseguir con alimentos naturales o utilizando suplementación. Es segura y no hay estudios científicos que demuestren que tiene efectos secundarios mientras se tome en dosis razonables que no superen los 3 gramos al día.

Fuentes de taurina

La taurina se encuentra especialmente presente en los alimentos de origen animal. Entre ellos, por el aporte que tienen de dicha molécula, destacan los siguientes:

  • Lácteos como el queso, la leche o el yogur.
  • Huevos.
  • Carnes como la ternera o el pollo. Sin ir más lejos, un kilogramo de vacuno seco puede llegar a tener hasta 2,350 gramos de taurina, mientras que el cordero supera los 3,500 y el hígado de pollo los 6,700, según un estudio publicado en el 'Journal of Animal Physiology' del 2003.
  • Pescados como la caballa tienen unos 9,296 gramos de taurina por cada kilo seco, mientras que el salmón llega hasta los 4,401, según un informe del Departamento de Biocencia Molecular de la Escuela de Medicina Veterinaria de la Universidad de California Davis. Por otro lado, señala que un marisco como el cangrejo también alcanza los 5,9 gramos por kilogramo de peso en seco.
  • Más allá de este tipo de alimentos, la taurina se encuentra presente en productos vegetarianos que han sido enriquecidos con la misma; así como los refrescos y las bebidas energéticas, siendo esta última uno de los lugares más comunes donde encontrarla. Estos suelen tener un aporte de entre 600 y 1.000 miligramos por vaso. No obstante, estas bebidas suelen tener un alto contenido en azúcar y otros ingredientes que las hacen poco saludables.