Las hortalizas se pueden combinar con multitud de alimentos para crear ensaladas, un plato que a priori es muy saludable por la fibra y los micronutrientes que aporta. No obstante, si no se controlan estos ingredientes, puede tener una cantidad de calorías muy superior a otras elaboraciones que parecen menos ligeras. Algo que conviene tener en cuenta para no pasarse si el objetivo es adelgazar o controlar el peso. De hecho, hay algunas muy populares como la César o la griega que tienen un elevado aporte energético por los complementos que incorporan.

En Alimente queremos recopilar las ensaladas más calóricas y señalar los ingredientes que hacen que aumente dicho aporte energético. De esta forma, sabréis qué estáis comiendo y dónde recortar para controlar el peso y la alimentación.

César

La ensalada César es una de las más conocidas por la mezcla de ingredientes que se utilizan para crear un plato completo y sabroso. Y precisamente son estos alimentos los que provocan que sea muy calórica y poco adecuada si lo que se busca es bajar de peso. La base de esta ensalada es la lechuga, un vegetal que aporta poca energía. Sin embargo, esta se ve incrementada por la presencia de crotones de pan tostado, aceite de oliva, yemas de huevo, salsa Worcestershire, anchoas, mostaza y queso parmesano. Otro añadido opcional y muy común son las tiras o dados de pollo frito. Así, es posible sumar más de 700 calorías que disparan fácilmente nuestro balance energético.

Griega

Foto: iStock.
Foto: iStock.

Esta ensalada que recibe el nombre por su lugar de origen, Grecia, emplea una serie de alimentos mediterráneos saludables como la lechuga, el pepino, el tomate, la cebolla, las alcaparras, las aceitunas, el queso feta y el aceite de oliva. No obstante, estos tres últimos, aunque poseen buenas propiedades, son ingredientes muy calóricos por su alto contenido en grasas. Limitar la presencia de los mismos puede hacer que sea más fácil controlar la alimentación y, por ende, el peso.

Campera

Este clásico de la cocina española se elabora con una base de patata, un alimento alto en hidratos y más calórico que los vegetales que se utilizan como elemento principal en otras ensaladas. A este se le suele añadir huevo duro, que por su cantidad de grasa y proteína contribuye a aumentar la energía del plato; migas de bonito o atún y una vinagreta a la que no le falta aceite de oliva. Alimentos sanos, pero que disparan sus calorías.

Alimentos que elevan sus calorías

Foto: iStock.
Foto: iStock.

Además de estas típicas preparaciones, hay una serie de ingredientes que se suelen añadir a las ensaladas para hacer que estas sean más completas en sabor, propiedades y texturas, pero algunos de ellos no son tan saludables y aumentan fácilmente las calorías. Seleccionamos cuáles son para tenerlos en cuenta a la hora de controlar la alimentación.

  • Pollo frito. Se suele incluir para añadir proteínas a la ensalada y darle un contraste de texturas. El pollo aporta un toque crujiente, pero al estar frito en aceite añade más calorías en forma de grasas que si estuviera hecho, por ejemplo, a la plancha, una opción más saludable y menos calórica.
  • Mayonesa: Esta salsa tan típica, que se usa para aportar cremosidad y sabor a la ensalada, se hace a base de huevo y aceites vegetales, lo que se traduce en un alto contenido calórico. Un par de cucharadas pueden disparar dicha cantidad, por lo que es mejor evitarla si se quiere controlar el peso.

Los crotones, la salsa y el queso parmesano hacen de la ensalada César una de las más calóricas

  • Embutidos: Hay ensaladas a las que se les añade embutidos y fiambres, como el jamón york y similares, alimentos considerados ultraprocesados que son poco saludables por sus compuestos y que además resultan muy calóricos. También suelen tener un alto contenido en sodio que conviene no perder de vista.
  • Cebolla frita: Los típicos copos de cebolla frita que se añaden por encima a la ensalada suelen estar preparados con aceites vegetales, que permiten que adquiera ese toque crujiente. Esto provoca que sea un ingrediente alto en grasas saturadas y calorías que conviene evitar para llevar una alimentación saludable.