La primera comida del día debe tener un papel predominante en nuestra dieta. La misma palabra (‘des-ayunar’) nos indica que se trata de romper el ayuno de la noche, por lo que tenemos que ayudar a nuestro organismo a recuperarse y a llenarse de energía para afrontar con vitalidad el día.

Aun así, son muchas las personas que aseguran salir de casa ‘con un café’, a toda prisa. “Para que un desayuno cumpla verdaderamente su función reparadora, es conveniente dedicarle tiempo. No es comer por comer, sino un acto especial en el que preparamos nuestro cuerpo y nuestra mente para el trabajo y las actividades que tenemos que llevar a cabo. Por eso, mi consejo es convertirlo en un momento de relax, satisfacción y tranquilidad”, recomienda la dietista-nutricionista María Pedraza.

La premisa es “desayunar sentados; nada de ese café bebido o ese bollo tomado entre semáforo y semáforo”, explica la experta. En cuanto a los alimentos, Pedraza recomienda ir variando. "No tiene mucho sentido desayunar todos los días lo mismo. Igual que vamos variando comidas y cenas, podemos hacer lo mismo con el desayuno. Hay una pauta que podemos seguir: algún hidrato de carbono saludable que nos dé energía, proteína para reparar tejidos, grasas saludables y frutas que nos aporten los micronutrientes que necesitamos”.

Es preferible dedicar cinco minutos de tu tiempo a cortar fruta fresca que tirar por el socorrido tazón de cereales


La idea es poder iniciar nuestra jornada con vitalidad y evitar esos ‘bajones’ que nos pueden dar a media mañana y que nos conducen hacia la tentadora —y peligrosa— máquina de ‘vending’ de la oficina. Por eso, los alimentos más adecuados “serán siempre saludables: es preferible mil veces dedicar cinco minutos de tu tiempo a cortar fruta fresca y preparar un desayuno equilibrado, que tirar por el socorrido tazón de cereales azucarados o la bollería industrial”. Un consejo para lograr que tu desayuno te aporte todos los nutrientes y beneficios es elegir alimentos de calidad, frescos y en su mejor momento. Para ello, nada mejor que acudir a la sección de Frescos de los Supermercados de El Corte Inglés, caracterizados por su compromiso con la excelencia. Encontrarás todos los productos que te recomendamos a continuación.

Desayuno completo

Seguro que ya lo sabes, pero te lo recordamos: los plátanos son una de las frutas que más energía te pueden proporcionar. Sus azúcares naturales te proporcionan esa dosis de glucosa que tu cerebro reclama por la mañana, pero sin las calorías e inconvenientes de los dulces refinados. Y no solo eso: los plátanos son ricos en triptófano, un aminoácido que contribuye a disminuir tus niveles de estrés y a fortalecer la memoria.

Otro alimento muy socorrido para el desayuno son las nueces. De ellas se dice que bastaría un puñado diario para mantenernos con vida. Sabemos que estos frutos secos son muy ricos en ácidos grasos omega 3 y en antioxidantes, pero, además, sus características nutricionales les hacen ser un excelente aliado de nuestra mente. Diferentes estudios relacionan su consumo con una mejor memoria de trabajo, por lo que son un complemento ideal en el desayuno. Si ya las has probado con yogur y fruta, te recomendamos que te pases a la tostada de queso fresco con nueces por encima.

Por su parte, en el aguacate también encontramos una fuente excelente de ácidos grasos omega 3, que ayudan a frenar el envejecimiento celular y algunos trastornos relacionados con el deterioro cognitivo. Esta fruta tan de moda hoy día ayuda a mejorar la comunicación entre las neuronas y las funciones cerebrales. Para tu desayuno, puedes preparar una tosta integral, ponerle aguacate y añadirle lo que quieras. Hay mil combinaciones posibles: huevo (cocido o revuelto), salmón, atún, anchoas y un largo etcétera.

Como hemos mencionado anteriormente, en el desayuno nos va a interesar incluir algún hidrato de carbono de absorción lenta. Probablemente la estrella sean los copos de avena, un cereal que hemos incorporado recientemente a nuestro recetario y que proporciona azúcares sanos para el cerebro. Mientras en Reino Unido y otros países es un clásico, a España tardó en llegar, pero ahora es un imprescindible. Los podemos tomar como 'porridge' (las clásicas gachas de avena) o incorporarlos a nuestros 'mueslis' con un poco de leche vegetal.

En los últimos años, hemos aprendido a valorar los frutos rojos y, entre ellos, los arándanos, considerados un auténtico superalimento. De ellos podemos destacar que contienen un compuesto —los flavonoides— que nos protege de los radicales libres, que pueden disminuir la capacidad de nuestra memoria. Diferentes estudios los relacionan con una mejor función cerebral, así que una buena idea es incorporarlos a tu desayuno. ¿Cómo? En macedonia, con yogur o cuajada, en el 'muesli'…

Y hablando de 'muesli'. El yogur con 'muesli' es un auténtico dos en uno. Del lácteo obtenemos sus proteínas, sus fermentos vivos —estupendos para la salud digestiva— y minerales como el calcio. En el 'muesli', que podemos hacer a nuestro antojo, encontraremos la energía que necesitamos para reponer fuerzas, tener vitalidad y desempeñar nuestras funciones sin bajones. Otra buena idea es preparar un original 'muesli' con cuajada, ¿te animas?

Para completar nuestra lista, te proponemos incluir el salmón en tus desayunos. ¿Sorprendido? Abre la mente y atrévete a probarlo. Tanto ahumado como marinado, es una propuesta excelente para aportar a tu cuerpo omega 3, grasas saludables, proteínas y mucho sabor. Lo puedes preparar de mil maneras: en rollitos, tostas, daditos, o en estos formidables blinis con crema de queso.

*El Confidencial, en colaboración con el Supermercado de El Corte Inglés, te presenta una serie de artículos con los que aprenderás a reconocer los mejores productos frescos de temporada, de proximidad y de la máxima calidad. También recetas saludables para poder llevar una dieta rica, nutritiva y llena de sabor.

Principales Tags