Rico en vitaminas A y C, entre los minerales presentes en la composición del maíz se encuentran el cobre, el hierro, el magnesio, el zinc y el fósforo.

El cereal posee importantes cantidades de dos antioxidantes: la zeaxantina, que juega un importante papel en la salud de nuestros ojos, y la luteína, que protege la piel de los rayos del sol y previene su envejecimiento. Es por último una importante fuente de fibra que ayuda a regular la digestión, así como los niveles de colesterol y glucosa en sangre.

Valores nutricionales (100 g):

Calorías: 95 kcal

Carbohidratos: 18,3 g

Grasas: 0,8 g

Proteínas 3,2 g

Fibra alimentaria: 3,8 g

Tipos de maíz

Existen muchos tipos de plantas, si bien las dos variedades más explotadas son la dulce, destinada al consumo humano, y el maíz de campo silvestre, utilizado sobre todo para la creación de productos químicos y la alimentación del ganado. El maíz dulce es el resultado de una mutación natural recesiva de la especie de campo silvestre. Contiene mayores cantidades de azúcar que la original y menos almidón. Varias tribus americanas se encargaron de cultivarlo y extenderlo por el continente.

¿Cuál es su temporada?

Aunque lo podemos comprar en conserva todo el año, el mejor momento para su consumo es en verano, entre los meses de junio y septiembre.

Foto: iStock.
Foto: iStock.

Historia y curiosidades

- Debido a su capacidad para desarrollarse en multitud de climas, el maíz es el cereal con mayor producción a nivel mundial.

- Las palomitas de maíz se elaboran con variedades específicas, como el maíz reventón, que posibilitan la formación de la característica masa esponjosa de color blanco por la repentina ruptura de la cáscara.