Todos hemos escuchado hablar en alguna ocasión acerca del café verde. Es la nueva bebida de moda. Pero más allá de ser 'cool' o de quedar muy bien en las fotos de Instagram, es una variedad de café con beneficios para la salud. Se relaciona sobre todo con la pérdida de peso, pero también es rico en antioxidantes y se asocia con la disminución de la presión arterial.

¿Qué es el café verde y cómo se obtiene?

El café verde es una variedad de café en la que se utilizan los granos sin tostar. Se cultiva especialmente en zonas de Centroamérica e India.

Una de las partes más complicadas en el proceso de obtención de café verde es la recogida. Se pueden utilizar técnicas de agitado mecánico o manual. En el segundo caso, si se recogen una por una se denomina 'picking', mientras que si se arrancan indiscriminadamente, se le da el nombre de 'stripping'. En el caso de la recogida mecánica y del stripping se requiere un proceso adicional para comprobar la calidad del grano y eliminar otros elementos que han podido caer, como hojas.

Foto: iStock.
Foto: iStock.

A continuación llega el momento de la extracción de las semillas. En este punto también hay dos variantes: eliminando la pulpa de forma mecánica y lavando posteriormente el grano (café lavado) o dejándolos secar al sol durante unas tres semanas y posteriormente quitando la corteza (café natural).

El sabor del café verde es más amargo que el del café tradicional. No debemos abusar de los edulcorantes si no queremos transformar nuestra bebida en una bomba de azúcares.

Ácido clorogénico: el fitoquímico del café verde

Los principales beneficios que se asocian al café verde se deben sobre todo a la presencia de ácido clorogénico en estos granos. Esta es la gran diferencia nutricional con el café tostado, que también lo contiene, pero en una cantidad mucho menor.

Este ácido clorogénico tiene un alto poder antioxidante y también afecta positivamente a la pérdida de peso: acelera el metabolismo, regula la glucosa en sangre y reduce la cantidad de grasas presentes en nuestro cuerpo.

Beneficios y efectos secundarios del café verde

Ahora que hemos visto qué es el café verde, cómo se obtiene y cuál es el elemento más destacado en su composición, queremos conocer los beneficios que puede aportar a nuestra salud, pero también sus contraindicaciones o efectos secundarios.

En el lado de los beneficios, hablamos sobre todo de control de la diabetes, pérdida de peso y reducción de la presión arterial.

  • Control de la diabetes: el ácido clorogénico regula la cantidad de glucosa en el intestino y provoca una mejor metabolización. Esto puede influir positivamente en el control de la diabetes.
  • Pérdida de peso: de nuevo tenemos que hablar del ácido clorogénico como responsable de este otro beneficio. De hecho, el café verde se incluye ya en muchos planes alimenticios para perder peso. Sin embargo, no existen suficientes estudios independientes que avalen este beneficio, por lo que no debemos considerarlo un alimento milagroso. La clave de su efectividad sobre la pérdida de peso la podemos encontrar en el alto contenido en cafeína, un estimulante que nos aporta energía para estar más activos, favorece la oxidación de las grasas y acelera el metabolismo.
  • Reducción de la presión arterial: aquí nos encontramos con un arma de doble filo. Ya hemos visto que tiene un alto contenido de cafeína, por lo que si abusamos de él puede causar el efecto contrario. Pero un consumo moderado de café verde tiene propiedades antihipertensivas gracias a que el ácido ferúlico en el que se convierte el ácido clorogénico regula la producción de óxido nítrico y con ello se favorece la vasodilatación.
  • Propiedades antiinflamatorias: la gran cantidad de polifenoles del café verde ayuda a desarrollar propiedades antiinflamatorias. Puede ser recomendable para deportistas que exponen los músculos a un alto desempeño, pero también para quienes sufren reuma u otras dolencias provocadas por inflamación.
  • Propiedades antioxidantes: nuevamente tenemos que señalar directamente a los polifenoles y flavonoides contenidos en el café verde, especialmente el ácido clorogénico. Los antioxidantes mejoran la capacidad del organismo para combatir los radicales libres y ayudan a frenar el envejecimiento celular.

Foto: iStock.
Foto: iStock.

A pesar de todo lo expuesto, debemos entender que el café verde no es milagroso y que nunca debemos abusar de él. De hecho, tiene una serie de efectos secundarios entre los que se incluyen problemas estomacales, insomnio, aumento de la frecuencia cardiaca o vómitos. Normalmente, tomándolo en una dosis razonable y si no existe una contraindicación médica, no debemos tener problemas con el café verde.

¿Cuáles podrían ser estas contraindicaciones? Hay grupos de riesgo que podrían ser especialmente sensibles al consumo del café verde, como embarazadas, mujeres en periodo de lactancia, personas con trastorno de ansiedad, pacientes con osteoporosis o personas con episodios de diarreas o en tratamiento con ciertos fármacos como ansiolíticos o antidepresivos. Así pues, ante la duda, siempre debemos consultar con nuestro doctor para determinar si un alimento puede ser aconsejable para nosotros.

El café verde está de moda y ya hemos visto que tiene muchos beneficios, gracias especialmente al ácido clorogénico. Sin embargo, la mayoría de las veces se trata más de una acción comercial. Desconfía de los suplementos que traten de venderte el café verde como la panacea y apuesta por prepararlo en casa de forma natural, utilizando los granos de esta variedad de café para aprovechar mejor sus propiedades.