Los guisantes son una fuente moderada de vitamina C (necesaria para el correcto desarrollo de tejidos), de vitamina B1 (que permite la absorción de otros nutrientes), de vitamina K (que juega un papel importante en la regulación de la coagulación de la sangre) y de fibra, necesaria para una buena salud gastrointestinal.

Valores nutricionales (100 g)

Proteínas: 5,4 g

Fibra dietética: 4,7 g

Carbohidratos: 8,8 g

Lípidos: 0,5 g

Calorías: 62 g

Tipos de guisantes

Existen cinco tipos comúnmente consumidos en España. Se pueden clasificar en dos: los que se consumen con sus vainas y los que se consumen separados. Entre estos últimos podemos encontrar el 'english pea', guisante inglés o arvense y el guisante de campo (secado). Con vaina, podremos encontrar el guisante 'mangetout', el tirabeque o bisalto, y la especie 'snap peas'.

Guisantes con sus vainas. (iStock)
Guisantes con sus vainas. (iStock)

¿Cuál es su temporada?

Aunque los tenemos congelados o en conserva todo el año, solo los encontraremos frescos durante la primavera.

Historia y curiosidades

-Fue la planta con la que el naturalista austriaco Gregor Mendel descubrió y estudió el campo de la genética.

-Se cree que empezó a cultivarse poco después que el trigo hace 9.800 años y 6.000 años después se había extendido desde Europa a la India.

-No es lo mismo hervir un guisante fresco que uno congelado. Los frescos no necesitan más de 2 minutos de cocción y los demás requieren entre 5 y 7 minutos. Además, cuando terminemos de hervirlos, si queremos conservar su color verde intenso, es recomendable introducirlos brevemente en agua con hielo para evitar la descomposición de la clorofila.