Los pescados noruegos están de moda para innovar en la mesa
  1. Nutrición
SABORES SALUDABLES

Los pescados noruegos están de moda para innovar en la mesa

Es el segundo mayor exportador de productos marinos del mundo, pues en sus gélidas aguas habitan multitud de especies de gran calidad, muchas de ellas desconocidas

Foto: Fogonero cocinado a la brasa. (Mardenoruega.es)
Fogonero cocinado a la brasa. (Mardenoruega.es)

Como bien es sabido, el pescado es uno de los integrantes más importantes de la dieta mediterránea, cuyo consumo es primordial dentro de una alimentación saludable. De hecho, deberíamos comerlo dos o tres veces por semana, tal y como aconseja la Fundación Española de la Nutrición. Los españoles cumplimos con creces dicha recomendación, pues consumimos 23,73 kg por persona y año, según los últimos datos de consumo alimentario ofrecidos por el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación.

Merluza, lubina, dorada o sardinas son posiblemente las especies marinas que más se dejan ver en nuestras mesas. Sin embargo, en los fondos marinos a lo largo y ancho del mundo habitan un sinfín de ejemplares más, especialmente en los gélidos que bañan las costas de Noruega. Según el Consejo de Productos del Mar de Noruega (NSC), "la combinación única del clima frío y sus aguas frías y cristalinas proporcionan a los pescados noruegos una calidad incomparable y sabor característico, muy reconocido por destacados cocineros a lo largo del mundo entero". Esto ha convertido al país nórdico en "el segundo mayor exportador de productos marinos, de modo que en el mundo se consumen diariamente el equivalente a 37 millones de comidas a base de productos obtenidos de las aguas noruegas".

En el mundo se consumen al día el equivalente a 37 millones de comidas con especies de las aguas noruegas

Por lo tanto, Noruega es una de las grandes regiones pesqueras del mundo, cuyas aguas son el hogar de un amplio elenco de especies, algunas de las cuales llevan mucho tiempo en nuestras pescaderías, como el salmón o el arenque, mientras que muchas otras comienzan a dejarse ver tímidamente siendo desconocidas para el consumidor como el fogonero noruego. Lo que está claro es que nos permiten ampliar las posibilidades culinarias y, por ende, la paleta de sabores y texturas. Bajo esta premisa, ¿cuáles son los pescados noruegos más exquisitos?

Un mar rebosante de posibilidades

placeholder Foto: iStock.
Foto: iStock.
  • Skrei. También conocido como bacalao de Noruega o bacalao del Atlántico, pertenece a una extensa familia de peces migratorios. Cada invierno, entre enero y marzo, este pez, caracterizado por ser más largo y delgado que el bacalao común, inicia el viaje para desovar a lo largo de la costa, lo que le ha hecho valedor del apelativo de 'pescado de San Valentín'. Un trayecto largo y laborioso que conlleva que su carne tenga una textura firme y jugosa, proporcionando un sabor suave y delicado de lo más interesante, el cual le otorga una gran versatilidad culinaria. No obstante, la mayor parte de las grasa se concentra en el hígado, que se aprovecha para elaborar aceite, el cual despunta por su gran contenido en contenido de ácidos grasos omega 3.
  • Fogonero noruego. Este pescado blanco, también conocido como carbonero, es pariente del bacalao, con el que habitualmente se le confunde, a pesar de que luce un color más oscuro y una línea longitudinal en el lomo. Tiene una carne firme y fibrosa, fruto de su desplazamiento en fuertes corrientes, y un sabor suave, que lo hace partícipe de un buen número de elaboraciones como, por ejemplo, frito con mantequilla, en salazón e incluso secado al aire. Aunque combinado con sabores fuertes y picantes es como mejor se disfrutan sus extraordinarias cualidades.
  • Trucha del fiordo. La particularidad de esta variedad de trucha –Ørret– estriba en el color entre naranja y rojizo que pinta su lomo y el marmoleado blanco, que recuerda al salmón. A diferencia de la trucha de río, su carne regala un sabor más suave y es más sensible al calor, siendo idónea para consumir en versión cruda o para elaboraciones que no impliquen mucho grado de cocción como los marinados, los cebiches, el sushi, el tartar, fermentada o 'rakfisk'.
  • Arenque. De este pez, uno de los alimentos básicos de la dieta de los noruegos, se distinguen dos tipos: el proveniente del Atlántico nororiental, que desova en primavera, y el oriundo del mar del Norte. El primero es el más consumido en los países nórdicos, donde lo llaman 'sild' y protagoniza un sinfín de recetas, aunque la más tradicional es el 'surströmming', en el que el pez se fermenta en barriles durante unos meses y a posteriori se enlata. Suele consumirse acompañado de pan negro, crema agria o patatas. También admite un sinfín de adobos, aunque como mejor se disfruta su intenso gusto es crudo.
placeholder Foto: iStock.
Foto: iStock.

  • Solla. También conocida como platija, despunta por su particular silueta aplanada, pintada motas anaranjadas o rojas. De textura fina y sabor delicado, este habitante de los fondos del mar del Norte es especialmente rico en vitamina B12. En la cocina, regala un sinfín de posibilidades, aunque como más partido se le saca es en solitario, a la plancha, al vapor o en papillote.
  • Salmón. No podemos concluir este artículo sin hacer mención a este pez que ha dado fama mundial a Noruega. Habita las frías aguas de Atlántico y sus bondades se disfrutan en más de un centenar de países, incluido España, donde en torno al 90% procede de Noruega. Según el Consejo de Productos del Mar de Noruega (NSC), "cada día se sirven más de 14 millones de comidas hechas con salmón noruego". Sea como fuere, esta variedad, que ostenta el honor de ser la primera usada en la elaboración de sushi, es sumamente apreciada entre los comensales por su textura suave y exquisito sabor, que lo hacen ideal para consumir a la plancha, ahumado, al vapor, al papillote e incluso en salsa, especialmente la rosa y la holandesa.

Alimentos
El redactor recomienda