Llega el verano y parece un buen momento para lucir pelo. Un cabello sano siempre está sometido a numerosos vaivenes que influyen en su deterioro: factores hormonales y genéticos, malos hábitos en cuestión de higiene, agresiones externas, estrés… Pero por si no lo sabes, la alimentación también juega un papel fundamental en su cuidado. Y eso solo depende de ti: consume los mejores alimentos para tu pelo y tendrás un cabello envidiable.

"Las proteínas son un componente esencial si quieres tener un cabello sano"

No son teorías de chamán, sino evidencias científicas mil veces demostradas. Por ejemplo, las proteínas son un componente esencial si quieres tener un cabello sano. Aportan brillo a tu pelo y un aspecto flexible y saludable. Mientras, los aminoácidos son fundamentales para frenar la caída del cabello y los encontrarás en alimentos con un alto contenido de proteínas, tales como yogur, carne, pescado o queso. También en el trigo.

El colágeno no es solo un arma antienvejecimiento, sino que es otro de los componentes que deben tener los mejores alimentos para tu pelo. Tiene como función mantener unidas las células de nuestro cuerpo, pero lo vamos perdiendo con el paso de los años. Aporta crecimiento y belleza a nuestra melena. Lo encontrarás en alimentos como las carnes rojas, el huevo o los frutos secos.

También son importantes para el cabello los minerales, particularmente el hierro y el magnesio, que encuentran un gran aliado en las vitaminas A, B6 y B12, junto con el ácido fólico.

Si quieres lucir un bonito cabello este verano, no desdeñes el poder de una nutrición saludable y consume los mejores alimentos para tu pelo. Serán tus grandes aliados para lucir la melena al sol. A continuación te ofrecemos cinco alimentos que te ayudarán en el propósito de exhibir un cabello luminoso. Toma nota…

Foto: iStock.
Foto: iStock.

1. La uva, un protector natural del cabello y mucho más

El extracto de las semillas de uva incluye un alto contenido en flavonoides, ácido linoleico, vitamina E y proantocianidinas, entre otros. Se trata de nutrientes que son conocidos por frenar el envejecimiento prematuro del cabello y estimular su crecimiento.

Los cambios de estaciones influyen muchísimo en el deterioro del cabello. Es debido a las radiaciones solares, el agua del mar y que nos descuidamos en los cuidados que necesita nuestro pelo. Por todo ello, este se debilita. Y el verano supone un cambio radical en sus condiciones.

La ingesta de uva y sus semillas nos van a aportar una estupenda cantidad de antioxidantes en nuestra rutina diaria para frenar la caída del cabello y propiciar su crecimiento e hidratación.

Por otra parte, un grupo de científicos de la Universidad de Barcelona y del CSIC han demostrado que algunas sustancias polifenólicas extraídas de la uva, los flavanoles, pueden contribuir a reducir la formación de las ERO (especies reactivas de oxígeno) en células epidérmicas humanas a las que se ha expuesto a radiación ultravioleta de onda larga (UVA) y media (UVB). El estudio aparece en el 'Journal of Agricultural and Food Chemistry'.

2. Las ostras, un manantial de zinc

Lo dicen los estudios científicos: una ingesta de 4 miligramos extra de zinc en la dieta puede ser decisiva para la salud celular, pues ayuda a combatir diferentes infecciones y enfermedades. Así lo constata un trabajo realizado por el Hospital Infantil Benioff, de la Universidad de California, y publicado en el 'American Journal of Clinical Nutrition'.

Cuando no consumimos una cantidad suficiente de zinc, nuestras defensas se debilitan y perdemos el apetito… y el cabello. Y no hay mejor fuente de zinc que las ostras. No solo son famosas por su poder afrodisiaco, sino que te aportan unas cantidades ingentes de zinc. Te proporcionarán hasta 182 mg por porción de 100 g. O dicho de otro modo: hasta el 1.200 por ciento de la cantidad de zinc diaria recomendada.

Además, su abundancia de yodo (el mineral más escaso de nuestra dieta) resulta beneficiosa para nuestro metabolismo: nos ayuda a regular nuestro nivel de energía, sostener el adecuado funcionamiento de las células y controlar nuestro colesterol.

3. El pollo, una fábrica de vitamina B

La carne de pollo es uno de los alimentos estelares del verano. No solo es barata, sino que ofrece múltiples variantes para tus platos y es fuente de zinc y proteínas para tu cabello. Te aporta excelentes dosis de las preciadas vitaminas del complejo B (B6 y B12), lo que permite tener un pelo brillante y combatir la grasa de tu pelo.

Pero es que la carne de pollo no solo es uno de los mejores alimentos para tu pelo, sino que también es un excelente aliado para tu cerebro. Investigadores europeos han mostrado que el consumo de vitamina B12 ayuda a proteger muchas de las áreas del cerebro dañadas por el mal de Alzheimer. En un estudio de la Universidad de Oxford, entre 270 personas mayores de 70 años con leve daño cognitivo y bajos niveles de B12, se encontró una reducción de atrofia cerebral en aquellos que fueron tratados con esta vitamina.

4. Los lácteos, todo un 'chute' de calcio

Una dieta saludable siempre debe incluir el calcio, pues nutre y fortalece los huesos, evita la osteoporosis y hasta actúa como relajante muscular. Y también es uno de los mejores alimentos para el pelo, pues ayuda a prevenir su pérdida o caída. En cambio, su ausencia favorece que este luzca reseco y frágil.

Según la Academia Española de Nutrición y Dietética, el 48 por ciento del calcio que toman los españoles proviene de productos lácteos en cualquiera de sus formas: leche, yogures, quesos… Sin embargo, no consumimos lo que debemos.

Y más beneficios del calcio: el estudio PURE, publicado el pasado año en 'The Lancet', afirmó que el consumo de dos raciones de lácteos se asocia con un menor riesgo de enfermedad cardiaca, accidente cerebrovascular o muerte, así como un mecanismo de prevención contra la diabetes tipo 2.

5. Espinacas, un balón de oxígeno para tu cabello

Es uno de los elementos clave para la oxigenación de tu pelo y uno de los mejores alimentos que mejor le vienen: te ayudará a mejorar la circulación y a evitar su caída. El déficit de hierro está considerado como la segunda causa de la pérdida de pelo, aunque también la más fácil de tratar. Y resulta que las espinacas son ricas precisamente en hierro, así como en betacaroteno y vitamina C, que mantienen los folículos del pelo saludables y una correcta circulación sanguínea en el cuero cabelludo.

Según un estudio publicado en la revista científica 'Experimental Biology and Medicine', la vitamina A de las espinacas ayuda a las glándulas de la piel a producir sebo, una sustancia oleosa que contribuye a retener la humedad del cuero cabelludo para mantenerlo saludable. Una pequeña porción de 30 gramos de espinacas proporciona hasta el 54 por ciento de las necesidades diarias de vitamina A.