Los defensores de la dieta vegana utilizan un sinfín de 'beneficios' para erigirse como paladines de esta forma de comer. Hemos escuchado la excusa del maltrato animal, la de la ausencia de proteínas negativas, la de que es mejor para el medioambiente... Unas tienen sentido, otras solo tienen un sentido teórico y otras son un absoluto despropósito. Ejemplo de esto último es que la dieta vegana es la única considerada 'saludable' que requiere de complementos alimentarios para no caer en una seria insuficiencia de micronutrientes, en concreto de vitamina B12, que solo se encuentra en comida de origen animal. Ahora, en defensa de la dieta vegana, ha aparecido un caso clínico que prueba que, al menos en determinadas situaciones, este régimen podría curar la enfermedad de Crohn.

Pero vamos por partes: ¿qué es? Es una afeccion gastrointestinal crónica que causa inflamación e irritación en el tubo digestivo. Principalmente se suele localizar en el intestino grueso o en el delgado aunque técnicamente es posible que aparezca en cualquier punto, desde la boca hasta el ano.

"Este caso clínico ofrece esperanza a cientos de miles de personas que sufren crohn"

Su causa es todavía desconocida. Se sabe que es un proceso autoinmune e inflamatorio, pero se cree que las bacterias de la flora intestinal también intervienen en este proceso. Sus síntomas son de lo más incómodos: cólicos, diarrea, fiebre, hinchazón, pérdida de peso, sensación frecuente de necesidad de defecar (aunque ya se haya evacuado), fístulas, dolor articular, úlceras bucales... Todo, terrible. En los casos más extremos, se pueden llegar a necesitar intervenciones quirúrgicas para extirpar trozos del tubo digestivo demasiado dañado como para ser funcional.

Ahora, un grupo de médicos de la George Washington University y el Physicians Committee for Responsible Medicine en Estados Unidos han reportado un caso clínico muy importante para el futuro de todo aquel que padezca esta patología.

Foto: iStock.
Foto: iStock.

Se trata de un joven de 20 años de edad que fue diagnosticado con esta afección dos años antes de la publicación del informe. Tras un año siguiendo el tratamiento intravenoso estándar para el tratamiento de esta condición, no observó ningún tipo de mejoría. Durante el segundo año de tratamiento, el paciente cambió radicalmente de dieta, completamente vegetal, basada en frutas, verduras, granos integrales y legumbres. Justo después se observó una remisión total de todos los síntomas característicos de la enfermedad. Desde entonces, y manteniendo este régimen, el paciente no ha reportado ningún cambio negativo en su estado. Una remisión completa.

Como explica una de las coautoras del estudio, la doctora Hana Kahleova, directora de Investigación Clínica del Comité de Médicos para la Medicina Responsable: "Este caso clínico ofrece esperanza a cientos de miles de personas que sufren los dolorosos síntomas asociados con la enfermedad de Crohn". Y apostilla la doctora: "No solamente es la prueba de que comer una dieta alta en fibra y vegetales puede ayudar a tratar esta enfermedad, sino que los 'efectos secundarios' son buenos, como un menor riesgo de enfermedad cardiovascular, diabetes tipo 2 y ciertos tipos de cáncer. La comida es realmente medicina".