Nectarina, una fruta de origen incierto con gran poder antioxidante
  1. Nutrición
Con muchas propiedades

Nectarina, una fruta de origen incierto con gran poder antioxidante

De origen impreciso, da color y aroma al frutero durante el verano y regala un intenso e inconfundible gusto dulzón. Es rica en vitaminas C y A y potasio, aunque tiene muchos más nutrientes

Foto: Foto: iStock.
Foto: iStock.

El (ansiado) estío trae consigo, además de las temperaturas deseadas para disfrutar de la playa, las piscinas y el chiringuito, una cohorte de frutas típicas de estos meses que pintan de otros colores el frutero y amplían la paleta de sabores saludables. Un buen ejemplo de ella es la nectarina, también conocida como pelón, pavía o briñón, cuyos productores más importantes son Italia, Francia, Grecia, África del Sur y España, que es la segunda productora de la Unión Europea con más de un millón de toneladas, cuyas áreas de producción son principalmente Lérida y Huelva, si bien es cierto que también se localizan algunos cultivos en las zonas del valle del Jerte y la sierra de Gredos.

Estamos ante una fruta con orígenes de lo más controvertidos, que aún hoy siguen generando discrepancias entre los científicos. Durante muchos años se pensó, aunque muchos siguen manteniéndose, que era resultado de la mano del hombre al injertar el melocotonero y el ciruelo. No obstante, la opinión más generalizada a día de hoy es que se trata de una variedad de melocotón, procedente del árbol del melocotonero -Amygdalus persica L- , originario de Persia, el cual conocemos gracias a los romanos, surgida como consecuencia de mutaciones naturales y espontáneas.

Sin embargo, en lo que sí existe unanimidad de opiniones es en las características organolépticas que la definen. Y es que esta fruta despunta por su intenso gusto dulce -de ahí, su nombre- , que la lleva a protagonizar un buen número de elaboraciones culinarias. A diferencia del otro fruto de este árbol, el melocotón, presenta una piel lisa, sin pelo y de tono rojo intenso; mientras que la pulpa de su interior varía de color en función de la variedad. Las que más se prodigan son Silver King, de carne blanca; Big top, la cual luce una pulpa amarilla; y Fantasía, de carne anarajanda.

Vitamina C y potasio, claves en su composición

Foto: iStock.
Foto: iStock.

Como todas las frutas que se prodigan por nuestras mesas, nos agasaja con un dechado de beneficios nutricionales, lo cuales tienen repercusiones de lo más positivas para la salud personal. Según la Base de Datos Española de Composición de los Alimentos (BEDCA), tiene un elevado porcentaje de agua - 87 gramos por cada 100 de producto- y un mínimo de grasas que no alcanza el 2% de su composición, por lo que es muy hipocalórica, de modo que consumir 100 gramos de no comporta más 43 kcal. Por lo tanto, constituye una opción ideal para quienes están en proceso de restar centímetros a su cintura, para los que tienen que mantener a raya el colesterol o desean mantener dietas saludables.

En la composición de esta fruta también habita la fibra - 2.2 gramos por cada 100-, principalmente insoluble, una sustancia cuya ingesta mejora el funcionamiento del tránsito intestinal, previniendo o mejorando casos de estreñimiento. Además, ayuda a perder peso, pues tiene un elevado poder saciante, a regular los niveles de glucosa en sangre y a prevenir algunos tipos de cáncer, así como enfermedades respiratorias y cardiovasculares.

Se pensaba que era un injerto del melocotonero y el ciruelo. Hoy se cree que es un tipo de melocotón

No obstante, también atesora vitaminas relevantes como la C, que ayuda a la absorción del hierro, previendo la anemia ferropénica, al fortalecimiento del sistema inmune, a la prevención del estrés oxidativo y, por lo tanto, el envejecimiento; A y betacarotenos, nutrientes que nos ayudan a tener el pelo, las uñas y la vista, especialmente la nocturna, en buen estado y a luchar contra los radicales libres, que son los causantes de la aparición enfermedades como el cáncer, la diabetes y algunos problemas cardiovasculares.

Respecto a los minerales, destaca por su gran contenido en fósforo, que nos permite disfrutar de unos huesos fuertes; y potasio, un nutriente que ayuda a establecer el control hídrico del organismo, evitando la retención de líquidos, regula los latidos del corazón y el funcionamiento de nuestros músculos, optimizando la transmisión del impulso nervioso

No podemos olvidarnos de su efecto coletérico, es decir, estimula la producción de bilis, la cual facilita al hígado el desarrollo de sus funciones, lo que conlleva una mayor absorción de las grasas y, por lo tanto, digestiones rápidas y saludables.

Tips para sacarle el máximo partido en la cocina

Foto: iStock.
Foto: iStock.

A la hora de degustarla, lo ideal es hacerlo en solitario si queremos deleitarnos con sus características organolépticas originales. No obstante, en la cocina da mucho de sí, siendo un ingrediente ideal de ensaladas, a las que pone un matiz dulzón inconfundible, mermeladas, bizcochos, compotas, jaleas, helados, crepes e incluso sorbetes. También funciona muy bien como ingrediente de salsas, como topping de la leche o el yogur e incluso acompañada de queso, membrillo o frutos secos.

Alimentos Nutrientes Dieta
El redactor recomienda