Con la entrada del verano, lo más seguro es que tu cabeza esté llena de planes para ir a la playa y la piscina, pasar un día a remojo y tomar el sol. Pero ese sol que activa nuestro estado de ánimo y nos llena de vitamina D también requiere que tengamos algunos cuidados. Además de protegernos, debemos prevenir la deshidratación. En esta tarea, el agua y la fruta son tus grandes aliados. Esta última te aportará también sales minerales y se convertirá en un tentempié saludable que evitará que termines cayendo en los fritos del chiringuito.

Nos interesa elegir frutas interesantes desde un punto de vista nutricional, fáciles de transportar y que se coman con facilidad. En este sentido, las frutas de hueso son especialmente atractivas. Cerezas, ciruelas y albaricoques ni siquiera necesitan que las pelemos; melocotones, paraguayas y nectarinas se pueden llevar preparadas y cortadas desde casa y con tanta variedad puedes llevar una fruta cada día y disfrutar de diferentes sabores. Para que los niños —y adultos— las tomen sin dificultad, lo mejor es comprarlas en su momento óptimo de maduración, cuando son más jugosas y su sabor es más intenso. Si no eres un experto, confía en quienes sí saben, como los especialistas de la frutería de los Supermercados de El Corte Inglés. Ellos te ofrecerán lo mejor en cada momento.

Con un 86% de agua, las ciruelas nos ayudarán a mantenernos bien hidratados.
Con un 86% de agua, las ciruelas nos ayudarán a mantenernos bien hidratados.

Cinco frutas para este verano

Melocotón: con más de 2.000 variedades, es una de las frutas de verano más indicadas para llevar a la playa o a la piscina. Muy rico en agua (un 88%), un solo melocotón aporta la suficiente cantidad de vitamina C como para cubrir el 25% de la ingesta diaria recomendada de esta vitamina. Lo podemos clasificar en tres familias: de pulpa blanca, amarilla y tipo pavía. De su misma familia es la nectarina, una variante no vellosa y con las mismas propiedades. Aunque siempre es una buena opción consumir las frutas con piel por su alto aporte de fibra, puedes pelarlo y llevarlo ya cortado en una bolsita hermética para que sea más cómodo tomarlo. Así no tendrás excusas.

Cerezas: a su aporte de agua le suman un alto contenido en azúcares naturales, lo que las convierte en un alimento perfecto para reponer fuerzas. También nos proporcionan minerales, por lo que tomándolas recuperaremos los micronutrientes perdidos con el sudor. Para que te sepan deliciosas, mételas dentro de un táper con una bolsita con hielo. Conservarán su textura crujiente y se mantendrán bien frías.

Su alto contenido en azúcares naturales convierte las cerezas en un alimento perfecto para reponer fuerzas.
Su alto contenido en azúcares naturales convierte las cerezas en un alimento perfecto para reponer fuerzas.

Albaricoque: el albaricoque es la reina de las frutas del verano. A sus propiedades nutricionales tenemos que sumarle el plus de la comodidad: no mancha y el hueso se desprende con suma facilidad. Si no has probado nunca un zumo casero de albaricoque, es el momento: basta con que los pases por la licuadora (puedes añadirles también un par de melocotones maduros) y cueles el jugo. Si ves que queda demasiado espeso, añádele agua. Si lo metes una hora antes en el congelador, tendrás un zumo fresquito ideal para vuestro día de playa o piscina.

Ciruela: el verano es el momento de incorporarla a nuestro menú playero. Tiene hasta un 86% de agua y distintas variedades: amarillas, rojas, negras y verdes, más o menos dulces, más o menos jugosas. Pero todas ellas ricas en vitaminas y minerales. Al igual que te recomendábamos con las cerezas, es interesante evitar que se calienten en exceso y son muy refrescantes cuando las consumimos frías. Un buen truco es que tengas siempre en el congelador un acumulador de frío; es comodísimo y tiene la ventaja de que no va a gotear o mojar cuando se derrita. Mételo en una pequeña nevera o bolsa isotérmica con las ciruelas previamente lavadas y podrás comer la fruta bien fresca en cualquier momento.

Paraguaya: la paraguaya (o paraguayo) es un híbrido del melocotón, del que hereda su carne dulce y jugosa. Se caracteriza por su forma aplastada, que la lleva a ser conocida en el mundo anglosajón como ‘melocotón donut’ o ‘melocotones de Saturno’. De la paraguaya destacamos su poder de hidratación (tiene un contenido de un 86% de agua), su elevado aporte energético (en forma de azúcares naturales) y sus propiedades antioxidantes. Para evitar que se sobrecalienten demasiado, déjalas toda la noche en el frigorífico y sácalas justo antes de salir de casa; el toque para que estén perfectas cuando vayas a consumirlas.

*El Confidencial, en colaboración con el Supermercado de El Corte Inglés, te presenta una serie de artículos con los que aprenderás a reconocer los mejores productos frescos de temporada, de proximidad y de la máxima calidad. También recetas saludables para poder llevar una dieta rica, nutritiva y llena de sabor. Si quieres conocer más ideas y consejos para preparar tu verano, aquí podrás descubrir información actualizada todas las semanas.