Se está convirtiendo en el fruto seco por excelencia. Buenas para el corazón, la mente, el colesterol, la obesidad, la diabetes y la fertilidad, entre otras muchas cosas. Pero aún nos ha deparado una sorpresa más: también podrían ayudar a prevenir la colitis ulcerosa, según un nuevo estudio.

Tachadas ya de superalimento, proceden del árbol del nogal originario de Persia. Según la Fundación Española de Nutrición, se “trata de un fruto oleaginoso con alto contenido en agua, proteínas, grasas e hidratos de carbono, al margen de un 60% de aceite y está catalogada como un alimento completo”. Además de ser fuente ácidos grasos saturados, monoinsaturados y pollinsaturadas, también es rico en omega 3, hierro, zinc, selenio, fósforo y magnesio. Y otra de sus virtudes: es fuente de vitaminas B1, B3 (niacina) y especialmente folatos y vitamina B6.

"Las nueces están catalogadas como un alimento completo rico en grasas y folatos"

En, 2016, un estudio presentado en el encuentro anual de Biología Experimental constató que el consumo diario de nueces tiene un impacto positivo en los niveles de colesterol, sin incrementar el peso. El año pasado, un trabajo publicado en The American Journal of Clinical Nutrition, en el que se revisaron 26 ensayos clínicos, confirmaba que las dietas que incorporan nueces podrían reducir significativamente el colesterol ‘total’, el ‘malo’, los triglicéridos y la apolipoproteína B, sin incidir en el peso o la tensión arterial.

Foto: iStock
Foto: iStock

Otras investigaciones, como las publicadas en British Journal of Cancer y The Journal of Nutritional Biochemistry han constatado su capacidad para reducir el riesgo de cáncer pancreático y de colon respectivamente. Y, por si fuera poco, también mejoran las habilidades cognitivas, como ha quedado claro en una investigación publicada en The Journal of Nutrition, Health & Aging.

La lista es infinita y acaba de completarse un nuevo estudio realizado por investigadores de UConn Health y Texas A&M University que ha sido publicado en Nutrients.

La colitis ulcerosa (CU) es una enfermedad intestinal inflamatoria (EII) y suele estar relacionada con la de Crohn. Puede aparecer a cualquier edad y afecta por igual a ambos sexos. No obstante, los estudios epidemiológicos muestran mayores incidencias entre los 25-35 años y entre los 65-75. Afecta a cerca de 8 de cada 100.000 habitantes y evoluciona en forma de brotes. De causa desconocida, causa dolor abdominal, pérdida de peso, diarreas con sangre, anemia…

El ensayo

Ahora, los científicos defienden que a través de su complejo conjunto de compuestos naturales y fitoquímicos, se ha demostrado que las nueces brindan múltiples beneficios para la salud, incluida la protección contra la inflamación y el cáncer de colon.

Dirigida por Daniel Rosenberg, profesor de medicina, y Masako Nakanishi, becario postdoctoral, en el Centro de Oncología Molecular de UConn Health, la investigación evaluó los efectos de la suplementación dietética de nueces en un modelo de colitis, donde la lesión de la mucosa del colon es inducida por el agente ulcerogénico dextrano sulfato de sodio. Las nueces representaron el 14% de la dieta diaria en el estudio, equivalente a 20 a 25 nueces en un ser humano.

Foto: iStock
Foto: iStock

Cuando a los ratones se les dieron nueces durante aproximadamente dos semanas, sufrieron menos lesiones en su colon durante un episodio de colitis ulcerosa y el proceso de reparación de la mucosa del mismo pareció mejorar después de la suplementación de nueces. Aunque no se pudo determinar si el colon resistía el daño ulcerogénico inicial (úlceras inducidas) o si facilitaba la reparación del daño, la extensión de la lesión en los ratones tratados con nueces fue mucho menor que en los ratones no tratados

Además, cuando se evaluaron los cambios en los metabolitos en el flujo fecal y el tejido, después de dos semanas de haber sido alimentados con el fruto seco, se observaron varias alteraciones. Este descubrimiento adicional mostró algunos cambios en los metabolitos que podrían ser clave para entender mejor cómo las nueces pueden ser metabolizadas en el colon.

"Continuamos nuestro trabajo para comprender si esos cambios metabólicos son parte de la protección", ha declarado Rosenberg. "No estamos sugiriendo que las personas con colitis ulcerosa se mantengan con una dieta grande de nueces entre brotes activos. Sin embargo, esperamos poder determinar los compuestos activos (nutrientes, fitoquímicos) en las nueces que causan protección".

Los científicos están actualmente trabajando en otra investigación para analizar la microbiota intestinal y los metabolitos en participantes afectados que consumen varias porciones de nueces al día durante tres semanas.