Décadas de investigación están arrojando luz sobre el impacto de la microbiota intestinal humana en la fisiología del huésped, con implicaciones nuevas e inesperadas para la salud y la enfermedad.

Gracias a los avances recientes en las técnicas de laboratorio, hemos podido conocer funciones de la microbiota intestinal humana relacionadas con la inmunidad y los sistemas gastrointestinal, cerebral y cardiovascular. Y se sabe, además, que un desequilibrio de la misma se ha relacionado con afecciones digestivas como reflujo, úlceras pépticas, síndrome del intestino irritable, esteatohepatitis no alcohólica y enfermedad inflamatoria intestinal. Además, algunas afecciones sistémicas como la obesidad, la aterosclerosis, la diabetes tipo 2, el cáncer, la enfermedad de Alzheimer y Parkinson, la esclerosis lateral amiotrófica, el trastorno del espectro autista, la atopia (hipersensibilidad anómala), etc, también parecen estar relacionadas con cambios desfavorables en la composición de la microbiota intestinal.

"La dieta tiene un papel fundamental en el mantenimiento de la diversidad de la microbiota"

Se sabe además que la dieta condiciona la microbiota. Tal y como recoge 'Gut Microbiota for Health', de la Sociedad Europea de Neurogastroenterología y Motilidad (ESMN, de sus siglas en inglés), “la alimentación desempeña un papel fundamental en el mantenimiento de la diversidad y el correcto funcionamiento de nuestra microbiota intestinal. Al hablar de ella, se puede afirmar que ‘somos lo que comemos’, ya que cuando nos alimentamos se nutre también a los cientos de billones de bacterias que habitan nuestro sistema digestivo. Por esta razón, es fundamental llevar una dieta variada y equilibrada”.

Ahora, una nuevo estudio sugiere que una dieta vegana de 16 semanas puede aumentar los microbios intestinales que están relacionados con las mejoras en peso, la composición corporal y control de azúcar en la sangre.

Foto: iStock.
Foto: iStock.

En trabajos previos

Precisamente, una revisión anterior, llevada a cabo por Ming-Wu Wong, de la Universidad de Taiwán, constató que las dietas veganas parecen favorecer a la microbiota intestinal. En la misma línea se mostraba un trabajo publicado en 'Cell Reports' por científicos de la Universidad de California del Sur que constató que este tipo de alimentación puede contribuir a reducir la inflamación y reparar el intestino.

La nueva investigación, presentada en la reunión anual de este año de la Asociación Europea para el Estudio de la Diabetes, que se inauguró ayer en Barcelona, sugiere que una dieta vegana de 16 semanas puede aumentar los microbios intestinales que están relacionados con mejoras en el peso, composición corporal y control de la glucosa. El estudio, realizado por Hana Kahleova, Comité de Médicos para Medicina Responsable (PCRM), Washington (EEUU), destaca que la “microbiota intestinal desempeña un papel importante en la regulación del peso, el desarrollo del síndrome metabólico y la diabetes tipo 2. El objetivo de este estudio fue evaluar el efecto de una dieta basada en plantas a lo largo de cerca de cuatro meses sobre la composición de la microbiota intestinal, el peso corporal, la composición corporal y la resistencia a la insulina en adultos con sobrepeso sin antecedentes de diabetes.

El estudio incluyó a 147 participantes: 86% mujeres y 14% hombres de una edad media de 55 años que fueron asignados al azar para seguir una dieta vegana baja en grasa (n = 73) o para no hacer cambios en su dieta (n = 74).

Al inicio del mismo, y a las 16 semanas, se evaluó la composición de la microbiota intestinal, utilizando kits uBiome. La absorciometría de rayos X de energía dual se utilizó para medir la composición corporal. Se usó un método estándar llamado índice PREDIM para evaluar la sensibilidad a la insulina.

Grasa visceral

Después del plazo de tiempo, el peso corporal se redujo significativamente en el grupo vegano (efecto del tratamiento promedio -5,8 kg), particularmente debido a una reducción en la masa grasa (promedio -3,9 kg) y en la grasa visceral. La sensibilidad a la insulina también aumentó significativamente en el grupo vegano.

La abundancia relativa de Faecalibacterium prausnitzii aumentó en el grupo vegano (un 4,8%). Los cambios relativos en Faecalibacterium prausnitzii se asociaron con disminuciones en el peso corporal, la masa grasa y la grasa visceral. La abundancia relativa de Bacteroides fragilis también se incrementó en el grupo vegano (un 19,5%). Los cambios relativos en Bacteroides fragilis se asociaron con disminuciones en el peso corporal, la masa grasa y la grasa visceral, y aumentos en la sensibilidad a la insulina.

Los autores concluyen: "Una intervención dietética vegana baja en grasas a lo largo de semanas indujo cambios en la microbiota intestinal que estaban relacionados con cambios en el peso, la composición corporal y la sensibilidad a la insulina en adultos con sobrepeso".

Foto: iStock.
Foto: iStock.

Sin embargo, los autores reconocen que se necesita más investigación para separar los efectos de la dieta vegana en sí de la reducción de calorías. Dicen: "Se ha demostrado que una dieta basada en plantas es efectiva en el control del peso y en la prevención y el tratamiento de la diabetes. Este estudio ha explorado el vínculo entre los cambios en el microbioma intestinal y las modificaciones en el peso corporal, su composición y la sensibilidad a la insulina. Hemos demostrado que una dieta de origen vegetal provocó cambios en los microorganismos intestinales que se asociaron con la pérdida de peso, la reducción de la masa grasa y el volumen de grasa visceral, y el aumento de la sensibilidad a la insulina ".

Agregan: "El cambio principal en la composición del microbioma intestinal se debió a un mayor contenido relativo de bacterias productoras de ácidos grasos de cadena corta que se alimentan de fibra. Por lo tanto, el alto contenido de fibra dietética parece ser esencial para los cambios observados en nuestro estudio. Planeamos comparar los efectos de una dieta vegana y una dieta controlada por porciones estándar en el microbioma intestinal en personas con diabetes tipo 2, con el fin de separar los efectos positivos de la reducción de calorías en la dieta de los causados ​​por la composición vegana de la alimentación".