Se la conoce como mankai, la lenteja de agua, y es una variante de alga que ha saltado a la fama por su potencial para convertirse en un nuevo ‘superalimento’. Y nuevos datos apuntan a que proporciona un control glucémico después del consumo de carbohidratos.

Procede de Israel y parece que se está convirtiendo en protagonista en la cocina y en la investigación científica. También se cultiva en otros países, en un entorno cerrado y es altamente sostenible desde el punto de vista medioambiental, ya que requiere una fracción de la cantidad de agua para producir cada gramo de proteína en comparación con la soja, la col rizada o las espinacas. También se puede cultivar durante todo el año utilizando cultivos hidropónicos, que es otra de sus ventajas.

Posee un alto contenido proteico y hasta nueve aminoácidos esenciales para el organismo

Los motivos de que se la empiece a considerar como superalimento radican en su alto contenido proteico, además de ser un dechado de otras virtudes. Lo demuestra un estudio del 'Clinical Nutrition Journal' que constata que posee hasta nueve aminoácidos esenciales para el correcto funcionamiento del organismo y seis aminoácidos condicionales. Es más, el 45% de su materia seca equivale al mismo porcentaje de proteínas que el que poseen los huevos. Y se suma además que es rica en polifenoles, fibra, hierro, zinc, vitaminas A, B y B12.

Los autores de la nueva investigación, publicada en 'Diabetes Care' (revista oficial de la Asociación Americana de Diabetes), reconocen que las “preocupaciones relacionadas con la sostenibilidad y las razones ideológicas son motivaciones comunes para buscar alternativas basadas en plantas para las fuentes de proteínas animales”.

Foto: iStock.
Foto: iStock.

La Academia de Nutrición y Dietética de EEUU recomienda una “dieta vegetariana basada en plantas para la prevención primaria de la obesidad, las enfermedades cardiovasculares y la diabetes tipo 2. Hasta la fecha, los efectos a corto plazo de las fuentes vegetarianas de origen vegetal ricas en polifenones sobre la glucemia posprandial (nivel de glucosa en sangre tras las comidas) no se han caracterizado por completo”, insisten.

En declaraciones a Alimente, Marta Hermosín, farmacéutica y consejera en dermocosmética y nutrición del Instituto de Dermatología Integral, reconoce: "Los consumidores cada vez son más expertos y demandan más los alimentos funcionales, también conocidos como los superalimentos. Aúnan todas las virtudes que la sociedad de hoy en día demanda: no solo que sean sanos y ricos en su palatabilidad, sino que en poca cantidad tengan un alto contenido en nutrientes. Los alimentos de origen marino cada vez son más demandados y esto no es casual".

Se evitan, insiste, "cada vez más los alimentos de origen animal por su contenido en grasa, hormonas y procesados, y al mismo tiempo no se renuncia a los beneficios de las proteínas, vitaminas, minerales y fibra".

Contienen un alto "porcentaje de colágeno marino, mucho más seguro que el bovino u ovino. Se ha visto, además, que su elevado contenido en minerales y vitaminas es muy superior al que podamos encontrar incluso en suplementos nutricionales", recuerda la experta. A esto hay que sumarle que son de bajo contenido calórico, siendo las proteínas claves en esto, aportan 4 kcal por gramo de alimento y además su calidad y valor biológico es muy alto. Por ello aportan un gran beneficio para la tonicidad de la masa muscular, la elasticidad de la piel y ayudan a combatir la flacidez".

Mankai, también eficaz en la anemia

Los estudios que han medido la respuesta glucémica aguda de las plantas ricas en polifenoles sugieren un efecto beneficioso para mejorar el perfil glucémico, con un pico de glucosa más bajo. “La lenteja de agua de Wolffia globosa (cepa de mankai) es una planta comestible emergente, con proteínas de alta calidad y además se ha descubierto que el hierro derivado de ella era biodisponible y eficiente en el tratamiento de la anemia causada por la deficiencia del mineral”, documentan los autores del nuevo ensayo.

Los científicos, liderados por Hila Zelicha, de la Universidad Ben-Gurión del Néguev (BGU) de Israel, compararon el consumo de batido de mankai con un equivalente de batido de yogur en carbohidratos, proteínas, lípidos y calorías en 20 personas con obesidad abdominal de una media de edad de 51 años.

Foto: iStock.
Foto: iStock.

Poder saciante

Después de dos semanas de monitoreo con sensores de glucosa, los participantes que bebieron el batido de lenteja de agua mostraron una respuesta mucho mejor a una variedad de mediciones que incluyen niveles más bajos de glucosa, niveles en ayunas por la mañana, hora pico posterior y evacuación de glucosa más rápida. Los participantes también se sintieron más llenos.

Para Marta Hermosín, este trabajo "es muy interesante. Se aportan datos sobre la composición nutricional de dichas algas y con referencias a otros estudios de investigación de otras universidades como Harvard. Es un estudio donde se recogen datos experimentales, pero cuyos resultados son alentadores".

Para la experta, una de las ventajas del mankai es "su alto contenido en yodo, lo que les hace alimentos muy importantes para la regulación de la glándula tiroidea. El fósforo, calcio y magnesio son iones necesarios para el organismo y estos minerales son claves para el buen funcionamiento metabólico, cardiaco y óseo, e intestinal". Contiene, además, "un alto porcentaje en fibra y los ya conocidos mucílagos, los cuales ayudan a regular el tracto gastrointestinal y su efecto saciante, pues en presencia de agua cogen un gran volumen y esto convierte a esta lenteja marina en un aliado en las dietas de adelgazamiento. No aportan grasa, con lo cual serán ideales en pacientes con problemas de colesterol y con necesidad de pérdida de grasa intraabdominal", apostilla.

Su contenido en "hierro es muy útil en pacientes con anemia, ya que al aportar también mucha vitamina C ayudará a su absorción", aclara.

Recuerda, no obstante, que no es recomendable para todo el mundo. "Como todo, al final hay que tener en cuenta al paciente, su estado basal y circunstancia. No se pueden recomendar en pacientes hipertiroideos, por su contenido en yodo, y habrá que tener, por tanto, también un uso más controlado en grupos de riesgo como embarazadas, donde sus niveles de ácido fólico deben ser buenos para no excederse junto con la suplementación que ya toman. Al ser alimentos muy ricos en minerales, y en pocos gramos hay mucha concentración, se debe controlar la cantidad que se ingiere al día pues, como todo y en el caso de la vitaminas y minerales, tan malo es un defecto como un exceso de las mismas".