Los expertos creen que la mitad de los casos de infertilidad que se producen en los países occidentales tienen que ver con la calidad del esperma del hombre. Ahora, un grupo de investigadores ha completado un estudio según el cual tomar dos cucharadas de salsa de tomate concentrada cada día podría ayudar a mejorar la calidad de ese esperma.

La investigación la ha llevado a cabo un equipo de la Universidad de Sheffield, en el Reino Unido, y ha sido publicada en el European Journal of Nutrition. En ella, se muestra que el licopeno, un nutriente que se encuentra de forma natural en el tomate, puede aumentar la calidad del esperma gracias a sus propiedades antioxidantes, lo que significa que previene la oxidación de las células y, por tanto, ayuda a no dañarlas.

Sin embargo, la cantidad de licopeno utilizada en el estudio con cada participante equivaldría a que cada uno se hubiera comido dos kilos de tomates cocinados cada día, por lo que los investigadores decidieron administrar un suplemento de este nutriente directamente en las comidas, para que todos ellos ingirieran la misma cantidad a diario.

Tres meses de estudio

El ensayo duró 12 semanas, durante las cuales se dividió en dos grupos a los 60 participantes: unos recibieron una pastilla con 14 microgramos diarios de licopeno, mientras otros tomaron placebo. Se midió la calidad del esperma antes de comenzar el estudio, a la mitad y al final y los resultados fueron concluyentes.

Los investigadores usaran un suplemento del licopeno que contienen los tomates (iStock)
Los investigadores usaran un suplemento del licopeno que contienen los tomates (iStock)

No se detectaron diferencias en la concentración de espermatozoides, pero sí en la proporción de espermatozoides de forma saludable y en su motilidad, es decir, la cualidad que tienen los espermatozoides para "nadar": se encontró que era bastante mayor en las personas que habían tomado licopeno.

La directora de la investigación y especialista en nutrición de la Universidad de Sheffield, Liz Williams, explica a la BBC que "por el momento, hay muy pocos consejos que podemos dar a los hombres. Les decimos que reduzcan el consumo de alcohol y coman una dieta saludable, pero estos son mensajes muy generales. Éste fue un estudio pequeño y necesitamos repetir el trabajo en ensayos más grandes, pero los resultados son muy alentadores. El siguiente paso es repetirlo en hombres con problemas de fertilidad y ver si el licopeno puede aumentar su calidad del esperma y si ayuda a las parejas a concebir y evitar tratamientos de fertilidad invasivos".

El objetivo es mejorar la fertilidad masculina para evitar a largo plazo procesos caros e invasivos

Andrew Drakeley, director de un centro de fertilidad de Liverpool, cree que "optimizando la salud de la pareja infértil, tanto hombres como mujeres a menudo pueden evitar la necesidad de un tratamiento de fertilidad invasivo y costoso. Se necesita más trabajo en una población infértil, que demuestre una mejor fecundidad antes de poder recomendar el tratamiento".