¿Te duelen las manos? ¿Quizá los ligamentos? ¿O puede que los músculos? Es dolor articular, que afecta a más del 10 por ciento de la población española. Y quizá la solución no esté tan lejos: cambia tu dieta y toma alimentos antiinflamatorios, que fortalezcan tus huesos y refuercen tu sistema inmunológico.

Hay una especie de relación amor-odio con nuestras articulaciones. Nos encanta vernos fuertes, correr y, cómo no, manejar con destreza el mando a distancia. Pero todo cambia cuando aparecen los dolores y más en tiempos de altas temperaturas que todo lo inflaman. Pero ¿has probado a llenar la nevera con los alimentos más eficaces para el dolor articular?

Lo primero que debes saber es que los alimentos que contienen gluten son los peores para el bienestar de tus articulaciones, según estudios. Y lo siguiente que viene bien conocer es que tienes suculentas ofertas en el supermercado para mejorar tu dieta y aliviar dolores. Toma nota de los 10 mejores alimentos antiinflamatorios.

Espinacas, fortaleza frente al óxido

¿Alguna vez te has preguntado por qué el mítico Popeye adoraba engullir espinacas? Tenía razones poderosas. La espinaca es rica en antioxidantes y se ha demostrado que reduce la inflamación, el dolor y retrasa la progresión de la osteoartritis.

Foto: iStock.
Foto: iStock.

Infinidad de trabajos constatan la existencia de una menor incidencia de enfermedades degenerativas en aquellas personas que han iniciado un incremento en el consumo de frutas y vegetales. Esto es debido al alto contenido de varios antioxidantes que se encuentran presentes en estos alimentos.

La acción antioxidante de las espinacas te va a ayudar a combatir los daños que los radicales libres ocasionan en nuestro organismo. Además, puedes hacer varios platos deliciosos con espinacas… ¡y hasta generan electricidad e hidrógeno!

Pescado, omega 3 para la inflamación

Las variedades de pescados grasos -como el salmón, el atún y la trucha-, junto a sus aceites naturales, poseen un alto contenido de omega 3, un eficaz 'soldado' en tu batalla contra la inflamación. También te ayudan a disminuir rápidamente el dolor en las articulaciones y sus altas cantidades de vitamina D además contribuyen a paliar los síntomas de la artritis y enfermedades similares.

'Annals of the Rheumatic Diseases' ha publicado los resultados de un estudio que reflejó cómo ratones alimentados con ácidos grasos omega 3 de pescado poseían articulaciones más sanas que los alimentados con grasas saturadas (sobre todo en productos de origen animal) o con ácidos grasos omega 6 (aceites de girasol). Es un hecho demostrado en numerosos trabajos.

Nueces, un clásico

Todos conocemos el poder nutricional de las nueces. Pero es que además contienen cantidades muy altas de calcio, magnesio, vitamina E o proteínas que refuerzan el sistema inmunológico. Específicamente, las nueces tienen un alto contenido de ácidos grasos omega 3, que ayudan a reducir la artrosis y el dolor de la artritis reumatoide.

En un estudio de la Universidad de Pensilvania, se encontró que una dieta diaria con nueces contribuye a disminuir la presión sanguínea basal (en reposo) y la presión en respuesta al estrés. Y tienes hasta cinco variedades: ¿las conoces?

Azafrán, el agente antiinflamatorio

Esta especie con denominación de origen La Mancha actúa como un agente antiinflamatorio y ayuda a reducir los síntomas de la artritis. Los estudios han demostrado que la crocina, que es uno de los principales compuestos del azafrán y el que le da su característico color rojizo, posee cualidades antiinflamatorias, antioxidantes y antiproliferativas. Por eso, es altamente eficaz en personas que sufren dolor en las articulaciones.

Como un bálsamo prodigioso, el azafrán no solo tiene propiedades antiinflamatorias, sino que también te ayuda a fortalecer tu cerebro, entre otros múltiples beneficios. Y su sabor enamora.

Brócoli, la planta maravillosa

Es un clásico en todos los listados de comida saludable y también merece un lugar entre los mejores alimentos antiinflamatorios. Como contiene una molécula llamada sulforafano, ayuda a aliviar el dolor en las articulaciones y contribuye a disminuir los síntomas de la artritis reumatoide.

Foto: iStock.
Foto: iStock.

En el estudio 'Evidencias clínicas y moleculares del consumo de brócoli, glucorafanina y sulforafano en humanos', publicado en 'Nutrición Hospitalaria', se reseñó que se obtienen resultados consistentes “con los parámetros clínicos glicemia y perfil lipídico y los parámetros moleculares de estrés oxidativo”. Y el último gran avance contra el cáncer también lleva su nombre.

Cítricos, vitamina C para nuestras extremidades

Nuestro sistema inmunológico nunca parece tener suficiente vitamina C. Naranjas, pomelos y otras frutas cítricas tienen un alto contenido, lo que ayuda a prevenir la artritis inflamatoria y los dolores en las articulaciones. “Si se tiene artritis, obtener los nutrientes adecuados puede afectar a la salud de manera positiva y ayudar a aliviar los síntomas de la enfermedad”, advierte la Arthritis Foundation.

Y según un trabajo publicado en 'Annals of the Rheumatic Diseases', “las personas con una ingesta diaria alta de vitamina C proveniente de frutas y verduras tienen tres veces menos posibilidades de desarrollar enfermedades artríticas en las articulaciones respecto a aquellos con dietas menos saludables”.

Cerezas, jugo para tus huesos

Los cerezos no solo son uno de los árboles más hermosos que existen. Resulta que las investigaciones han demostrado que consumir su fruto da excelentes resultados en personas que padecen osteoartritis, una dolorosa enfermedad que daña el tejido que cubre los extremos de los huesos de una articulación.

Foto: iStock.
Foto: iStock.

Las antocianinas que se encuentran en las cerezas tienen un fantástico efecto antiinflamatorio. Y más beneficios: alivian y previenen los ataques de gota.

No tienes excusa, pues tienes a tu disposición mil formas de consumirlas. Estos pigmentos también se pueden encontrar en otras frutas rojas y púrpuras como las fresas, las frambuesas, los arándanos y las moras.

Mantener a raya la proteína C reactiva

Diferentes trabajos científicos han probado que los alimentos integrales -como la pasta marrón, la harina de avena, el arroz integral o los cereales integrales- reducen los niveles de la proteína C reactiva en nuestra sangre.

Esta proteína está relacionada con varias enfermedades, incluida la artritis. Se envía al torrente sanguíneo como respuesta a una inflamación, la manera que tiene el cuerpo de proteger los tejidos cuando ocurre una lesión o una infección. A la postre, es lo que causa dolor, enrojecimiento e hinchazón en la región lesionada o afectada.

Ajo, el eterno milagro

Además de ser uno de los sabores estelares del verano, el ajo tiene efectos milagrosos en prevención de síntomas y enfermedades. Y también es un excelente alimento antiinflamatorio.

Además de disminuir la presión arterial y prevenir enfermedades cardiacas, te ayudará a rebajar los síntomas de las articulaciones hinchadas y reducirá el riesgo de padecer osteoartritis.

Foto: iStock.
Foto: iStock.

En el ajo está la alicina, ese líquido de coloración amarillenta que encuentras cuando lo machacas o cortas. Posee múltiples propiedades: antiinflamatorias, antibacterianas, antioxidantes y mejora la circulación de la sangre. Un cóctel imbatible.

Judías pintas, puro sabor y bienestar

Las legumbres son uno de los principales alimentos que deben incluir las dietas antiinflamatorias, como sugieren los estudios. Y dentro de estas, una de las más interesantes son las judías pintas.

Abundantes en fibra, contribuyen a reducir los niveles de proteína C reactiva, al igual que los alimentos integrales. También son ricos en proteínas, ácido fólico, hierro, magnesio y potasio, que refuerzan nuestro sistema inmunológico.