Planta cara al frío con estas siete originales recetas de platos de cuchara
  1. Nutrición
saludables y versátiles

Planta cara al frío con estas siete originales recetas de platos de cuchara

Con tiempo desapacible, nada mejor que una sopa o crema bien caliente. Te proponemos formas diferentes, y muy sabrosas, de prepararlas este invierno

placeholder Foto:

Pocas cosas son tan placenteras cuando llega el frío como un buen plato de cuchara. Sopas, cremas potajes y pucheros nos hace recuperar la temperatura después de un día frío y nos reconfortan el ánimo. Además, son una alimentación sana, una de las formas más sencillas de que en casa cumplamos con los requisitos nutricionales de consumir cinco piezas de fruta y verdura al día.

Para nuestro día a día suponen una solución para las comidas de la semana porque son muy fáciles de hacer. Tenemos la opción preparar un guiso en la olla rápida, o bien podemos seguir las recetas tradicionales y volver a la cocción lenta y pausada de nuestras madres y abuelas. Y, como ventaja añadida, la cuchara es muy versátil: no solo están las recetas más tradicionales sino que también hay propuestas originales, actuales, que dan una vuelta a los platos más clásicos sin renunciar a la autenticidad.

El único requisito es elegir bien la materia prima y apostar por el producto de temporada. Es algo que conseguirás en los supermercados de El Corte Inglés, donde los alimentos están siempre en su mejor momento de frescura y calidad. Además, puedes aprovechar las ventajas que te ofrece la compra online para ahorrar tiempo.

Renueva tu recetario

¿Quieres renovar tus platos de cuchara? Te sugerimos siete recetas con las que sorprenderás a tus comensales de invierno y compra todos tus ingredientes aquí.

  • Sopa de coco y lima: cilantro, jengibre, leche de coco, lima… ¿a qué te suena? Sí, viajamos a Tailandia y nos traemos sus aromas y sabores para elaborar una sencilla sopa que nos ayudará a evocar un mundo oriental de especias. Para que resulte más contundente, le puedes añadir tiras de pollo marinado en lima.
  • Crema de espárragos con mejillones: tanto la crema de espárragos como los mejillones son dos de las más afamadas especialidades belgas. Las reunimos aquí, en esta reconfortante receta llena de contrastes de textura y sabor, con la ventaja añadida de que podemos contar con los mejillones gallegos, más sabrosos. Completamos la crema con crujiente de jamón y aceite de trufa.
placeholder
  • Crema de lentejas al curry con foie: no hay duda de que unas lentejas preparadas al modo tradicional es uno de los platos de cuchara más redondos que podamos encontrar. Pero las lentejas tienen la gran virtud de admitir muchos otros condimentos y de integrarlos con total naturalidad. Uno de esos condimentos es el curry, que armoniza a la perfección con las legumbres -puedes probar también con las judías de cualquier color- y le dota de un aire oriental muy original. Por lo demás, se trata de hacer unas lentejas estofadas con su sofrito habitual, triturarlas hasta conseguir una crema fina y consistente y rematar con una fina lámina de foie gras micuit y pipas de calabaza.
  • Crema de patatas y huevas de mújol: patata hervida, mantequilla, sal y pimienta. Sí, hacer un puré de patatas no es difícil pero con un par de trucos ese sencillo puré se transforma en una crema llena de matices y untuosidad. Vamos a dejar en el cajón la batidora y apostar por el pasapuré y le añadiremos leche hirviendo. ¿Los detalles finales? Añadir huevas de mújol y espolvorear con sal Maldon y eneldo picado. Una receta diferente, y sin complicaciones.
  • Sopa de remolacha: muy popular en centroeuropa, admite un sinfín de variantes, aunque los básicos siempre serán la remolacha, algunas verduras, un lácteo (puede ser yogur, queso, crema agria…) y especias al gusto. En nuestra receta hemos optado por no distraer el sabor con muchos vegetales -tan solo un puerro-, nos hemos decantado por el queso fresco, preferiblemente feta, y le hemos dado un punto original incorporando anchoas en salazón o un arenque. En cuanto a las hierbas y especias, bastará con una pizca de eneldo fresco y un golpe de pimienta. Si te gusta, recuerda que también la puedes tomar fría en verano.
placeholder Crema de remolacha.
Crema de remolacha.
  • Crema de setas: si quieres aprovechar los últimos coletazos del final del otoño, nada mejor que preparar esta deliciosa crema de setas en la que puedes utilizar cualquiera de las variedades (también puedes usarlas deshidratadas). No tiene muchos secretos, aunque siempre será más sabrosa si el caldo de verduras es casero y, además, le añades una pizca de tomillo (le dará una nota silvestre con aromas a bosque muy en consonancia con el plato).
  • Crema de marisco: hemos dejado para el final un clásico imprescindible en Navidad, la crema de marisco. Una vez más, la clave es la materia prima, que debe ser fresca y de calidad para garantizar la excelencia del plato. En nuestra receta, asamos los huesos de rape y las cáscaras de las gambas antes de ponerlos a hervir; también flambeamos con brandy y aportamos nata, almendras y una pizca de pimentón dulce. El remate, cebollino picado.

*El Confidencial, en colaboración con el Supermercado de El Corte Inglés, te presenta una serie de artículos con los que aprenderás a reconocer los mejores productos frescos de temporada, de proximidad y de la máxima calidad. También recetas saludables para poder llevar una dieta rica, nutritiva y llena de sabor.

Frescocina ECBrands
El redactor recomienda