El vino no solo acompaña a los alimentos, sino que los complementa y, más aún, potencia sus mejores cualidades. La elección del correcto maridaje marcará la diferencia entre un buen menú de Navidad y uno espectacular. La tradicional máxima de servir un vino blanco con el pescado y un vino tinto junto a la carne se queda corta para dar respuesta a la lista de manjares que desfilan por las mesas en estas fechas.

Ante ti, un sinfín de posibilidades. Un gran poder conlleva una gran responsabilidad y, por ello, te ayudamos a centrar el tiro con la elección del vino para que te conviertas en el mejor anfitrión. Y nada mejor que los supermercados de El Corte Inglés, donde encontrarás la mejor selección de vinos y licores para acompañar tu menú de navidad, además de la posibilidad de comprar 'online'. Si te quedan dudas, no dejes de pedir asesoramiento. ¡Acertarás seguro!

Aperitivos, canapés y entrantes

A la hora de maridar vino y alimentos, la clave está en encontrar el equilibrio. Por ello, si tu menú de Navidad se estrena con sabores suaves (como cremas, ensaladas o canapés), elige un blanco joven como Godello Terras Cigarron, fresco y con notas florales, o un Terra Gargalo, cuyos toque a miel, frutos secos y cítricos van perfectos para abrir boca. Para este primer momento también puedes decantarte por un rosé afrutado, como Ochoa de la D.O. Navarra con aroma a grosella. Tanto los blancos jóvenes como los rosados son lo suficientemente versátiles para casar bien con una gran variedad de entrantes y ayudarán a reforzar todos los sabores sin quitarles ni un ápice de protagonismo.

(Unsplash).
(Unsplash).

Carnes

¿Las carnes rojas (cordero, ternera, buey) o la caza (ciervo, codornices, conejo) serán las grandes protagonistas del festín navideño? Entonces, llega el momento de que los tintos Reserva o Gran Reserva jueguen el papel para el que el paso del tiempo los ha preparado.

Se trata de carnes fuertes y, precisamente por ello, demandan la compañía de vinos con cuerpo, estructura e intensidad. Las opciones más tradicionales como las denominaciones de origen Rioja y Ribera del Duero siempre son garantía de éxito. Entre los rioja Gran Reserva recomendamos un Marqués de Riscal de intenso color cereza y notas a pimienta negra y canela; o un Viña Pomal con aromas balsámicos, algo de regaliz y canela. Si prefieres un reserva puedes decantarte por el Imperial y el Viña de Ardanza, ambos de aroma intenso y con toques de café.

En la Denominación de Origen de Ribera del Duero, tanto el reserva de Protos, de sabor intenso y afrutado con aroma a frutas negras, como el Valtravieso, madurado en barrica de roble y aromas a las frutas maduras de la zona, no te decepcionarán.

Pescados y mariscos

Bien es sabido que la frescura y ligereza del vino blanco casan a la perfección con los pescados pero no descartes los tintos. En estas fechas, generalmente, llegan a la mesa variedades como besugos, salmones o bonitos del norte, que combinan muy bien con la personalidad compleja y elegante que otorga la crianza en roble, como este rioja Muga. Pero si sigues prefiriendo un vino blanco, apuesta por un blanco de Rueda como este Castelo de Medina.

(Unsplash).
(Unsplash).

Para acompañar al marisco, os aconsejamos mirar hacia las Rías Baixas. ¿Qué mejor que servir un festín de langostinos, cigalas y nécoras junto un Albariño fresco para matizar su sabor? Tanto este Fillaboa, con notas cítricas y un aire final a yogurt, como el Do Ferreiro, con toques florales, maridan bien con las delicias del mar.

A los postres

En el capítulo de los postres, la búsqueda del equilibrio también ayudará a dar con la clave. Los postres ligeros como la 'panacotta' o los turrones almendrados se pueden acompañar con un vino dulce, como este Pedro Ximénez Duquesa; mientras, un contundente final de chocolate se verá bien reforzado con tinto de crianza, ya sea un Rioja como este el Izadi o este Arzuaga D.O Ribera del Duero. Si buscas versatilidad, te recomendamos un vino de Oporto, como este Kopke o un Taylor's.

Para el fin de fiesta, no pueden faltar los cavas secos, como un Codorniu o este Juve & Camps, con toques de frutas blancas y cítricos. O un buen 'champagne' francés para terminar la velada y brindar: los gran brut Perrier Jouet y Georges Lacombe son apuestas seguras.

¿Qué vino regalar como invitado?

Si acudes a la cena de Navidad como invitado y has pensado en llevar una botella de vino como regalo, la principal máxima que debes tener en cuenta es que tu anfitrión no está, ni debe sentirse, obligado a abrir el vino: es más que probable que ya haya hilado sus propios maridajes.

Por lo demás, como con cualquier regalo, el objetivo será agradar al receptor. ¿Es tradicional? Elige un buen tinto de Rioja. ¿Aventurero? Opta por algún vino internacional de países como Chile, Alemania, Australia o Portugal. ¿Preocupado por la naturaleza? Seguro que agradece probar una nueva variedad ecológica. ¿Goloso? Sorpréndele con un licor. También puedes optar por regalar un estuche, lote o caja con una pequeña selección de las mejores marcas.

*El Confidencial, en colaboración con el Supermercado de El Corte Inglés, te presenta una serie de artículos con los que aprenderás a reconocer los mejores productos frescos de temporada, de proximidad y de la máxima calidad. También recetas saludables para poder llevar una dieta rica, nutritiva y llena de sabor.

Principales Tags