2020: veinte años de ‘5 al día’ en España
  1. Nutrición
rutinas que pueden adoptarse

2020: veinte años de ‘5 al día’ en España

Este año se cumplen dos décadas de la constitución de la primera asociación cuyo objetivo principal es la concienciación acerca del consumo saludable de frutas y hortalizas frescas. ¿Cuánto y cómo ha llovido desde entonces?

Foto: Foto: Unsplash/@elemente5.
Foto: Unsplash/@elemente5.

El movimiento 5 al día -la ración mínima de consumo diario de frutas y hortalizas frescas recomendada por la comunidad científica y médica en una dieta saludable- comenzó a funcionar en Estados Unidos en el año 1989. En Europa, la iniciativa se extendió a diferentes países durante el año 1995.

Según la OMS, cada año podrían salvarse 1,7 millones de vidas si se aumentara el consumo de frutas y verduras

En España, con el objetivo de ser el instrumento de difusión de la iniciativa 5 al día, se constituye a finales del año 2000 la Asociación para la Promoción del Consumo de Frutas y Hortalizas, que actualmente cuenta con el apoyo y el compromiso de productores de frutas y hortalizas, cadenas de distribución, organizaciones privadas, instituciones públicas,....

¿Por qué 5 al día?

Foto: Unsplash.
Foto: Unsplash.

Las frutas y las verduras son componentes esenciales de una dieta saludable, y un consumo diario suficiente podría contribuir a la prevención de enfermedades importantes, como las cardiovasculares y algunos cánceres. Así pues, la ingesta de al menos cinco raciones de frutas y hortalizas frescas cada día tiene beneficios para la salud.

‘Frutas y Hortalizas: 5 al día! Bueno para la salud’. Este es el mensaje difundido por 5 al día, una asociación sin ánimo de lucro cuyo fin consiste en fomentar el consumo diario de frutas y hortalizas frescas, y que pretende “influir en la mejora de los hábitos alimenticios de nuestra sociedad” e “incrementar el consumo per cápita de frutas y hortalizas frescas de la población española hasta alcanzar el nivel recomendable”.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), cada año podrían salvarse 1,7 millones de vidas si se aumentara lo suficiente el consumo de frutas y verduras.

¿Cuánto?

El consumo actual estimado de frutas y verduras es muy variable en todo el mundo, oscilando entre 100 g/día en los países menos desarrollados y aproximadamente 450 g/día en Europa Occidental.

Concretamente, un informe de la OMS y la FAO, la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación, recomienda como objetivo poblacional la ingesta de un mínimo de 400 g diarios de ambos alimentos (excluidas las patatas y otros tubérculos feculentos) para prevenir enfermedades crónicas como las cardiopatías, el cáncer, la diabetes o la obesidad, así como para prevenir y mitigar varias carencias de micronutrientes, sobre todo en los países menos desarrollados.

La ingesta insuficiente de frutas y verduras es uno de los 10 factores principales de riesgo de mortalidad a escala mundial, según la OMS. Se calcula que su bajo consumo causa en todo el mundo aproximadamente un 19% de los cánceres gastrointestinales, un 31% de las cardiopatías isquémicas y un 11% de los accidentes vasculares cerebrales.

Estrategia

En el año 2002, los Estados miembros pidieron a la OMS que elaborara una estrategia mundial sobre régimen alimentario, actividad física y salud en el contexto del aumento de la carga de enfermedades crónicas. Durante una serie de reuniones consultivas regionales para elaborar esta estrategia, los Estados miembros señalaron la importancia de que la OMS colaborara con ellos de forma proactiva para ayudarlos a incrementar el consumo de frutas y verduras.

Foto: Unsplash.
Foto: Unsplash.

El 'Informe sobre la salud en el mundo 2002: reducir los riesgos y promover una vida sana’ describe la parte de la carga mundial de morbilidad, discapacidad y mortalidad actual que se puede atribuir a un número seleccionado de riesgos más importantes para la salud humana. En él se indica asimismo qué proporción de esa carga se podría reducir en los próximos 20 años mediante la atenuación de esos factores de riesgo.

Definitivamente, en mayo de 2004, la 57ª Asamblea Mundial de la Salud aprobó la Estrategia Mundial sobre Régimen Alimentario, Actividad Física y Salud, que ofrece a los Estados miembros y a otras partes interesadas una serie exhaustiva de opciones de políticas que, si se aplican plenamente, reducirán significativamente las enfermedades crónicas y sus factores de riesgo comunes, entre ellos el escaso consumo de frutas y verduras.

En suma, la OMS hace hincapié en el aumento del consumo de frutas y verduras como una de las recomendaciones a tener en cuenta al elaborar las políticas y directrices dietéticas nacionales tanto para la población como para los individuos. La incorporación de estos alimentos a la prevención nacional de las enfermedades crónicas y a los programas de salud escolar es un objetivo central marcado por la OMS.

Otras opciones

Está claro que una dieta debe contener verduras y hortalizas, pero no todo el mundo es capaz de comer estos vegetales. Hay otras opciones.

Fruta Verduras Obesidad Enfermedades