Ya estamos en 2020. Estrenamos calendario y ese gesto cotidiano supone también la oportunidad para hacer balance del año que termina y reforzar aquellas conductas que llevas tiempo queriendo poner en práctica. Entre ellas, uno de los propósitos que seguramente estarán en tu lista de prioridades, es seguir una alimentación saludable.

Hablamos de elegir aquellos alimentos que mejor nos sientan y de reducir aquellos que nos convienen menos. Además, es buen momento para adquirir una serie de hábitos que nos ayudarán a comer de una manera más ordenada. Para ayudarte a que estos propósitos no se queden aparcados en las primeras semanas del calendario, te ofrecemos estos consejos útiles y fáciles de aplicar:

Paso a paso

1. Planifica tu compra: es el momento de rescatar la clásica lista de la compra. El objetivo es saber qué necesitamos para nuestras recetas pero también evitar tentaciones y caprichos que nos alejen de nuestro objetivo. Nos ayudará también ir después de comer, y no antes. En este punto, también es fundamental elegir dónde compramos: se trata de adquirir alimentos de calidad y que encontremos variedad. En cuanto a frutas y verduras, necesitamos que estén en su mejor momento, frescos, para aprovecharnos de todos sus nutrientes. Y estos tres requisitos los reúnen los Supermercados de El Corte Inglés donde, además, podrás contar con el consejo de sus expertos para cualquier duda.

2. Depura tu organismo: necesitas ‘resetear’ tu cuerpo tras los excesos navideños. Es una puesta a punto, ayudar a tu organismo a prepararse para tus nuevos hábitos dietéticos. Hay muchas opciones de comida sana y digestiva que te ayudarán en tu propósito. Por ejemplo, esta original calabaza al curry, con un delicioso sabor oriental muy fácil de preparar.

3. Mantén un horario de comidas: uno de los mejores consejos para tu salud digestiva es ordenar tus ingestas. El caos en las comidas, el desorden y el picoteo terminan por hacer trabajar en exceso a tu organismo. Por eso, es importante que dejes transcurrir al menos tres horas entre comida y comida. Márcate un horario y cúmplelo.

4. Apuesta por alimentos de temporada. Es cierto que en la actualidad podemos comer prácticamente de todo a lo largo de las cuatro estaciones del año, pero si seguimos el calendario conseguiremos alimentos con mejor sabor ya que habrán completado su proceso de maduración, con toda su riqueza nutricional. Además, ayudarás al planeta: consumir alimentos de temporada es más sostenible.

(Unsplash).
(Unsplash).

5. ¿Frutas y verduras? Imaginación al poder: ya sabes que una de las recomendaciones nutricionales de la Organización Mundial de la Salud es la de consumir diariamente al menos cinco raciones de frutas y verduras. Te recomendamos que amplíes la mirada y salgas de las rutinas de siempre. Así, la fruta no necesariamente tiene por qué ser el postre. Hay muchas otras formas de tomarla: en ensaladas, compotas, guarnición, macedonias… Y, en cuanto a la verdura, anímate a probar otras que habitualmente no sueles llevar a casa: cambiar las zanahorias por chirivías, las patatas por boniatos o la coliflor por romanesco.

6. Alterna el pescado blanco y azul: para una alimentación saludable, el pescado va a ser tu gran aliado, y deberías consumirlo al menos cuatro veces por semana. Para que no se te haga repetitivo, prueba con otras especies que habitualmente no compras -chicharro, caballa, corvina…- y alterna la forma de cocinarlo. El vapor y el papillote son de lo más saludables, pero también podrás cocinarlo a la espalda o a la sal. Tu pescadero te ayudará preparándolo tal y como lo necesites. También puedes incorporarlo en conserva a las ensaladas o, siguiendo las últimas tendencias, elaborar un tartar, un tataki o un ceviche, por ejemplo.

(Unsplash).
(Unsplash).

7. No te olvides de la carne: es un alimento saludable aunque recuerda que es conveniente quitar el exceso de grasa. Nuestro consejo es que alternes entre carnes rojas y carnes más magras, especialmente por aves de calidad y por el conejo. Puedes empezar por este conejo con grosellas.

8. Apúntate a los granos y semillas: son tendencia, pero no las incluimos en esta lista porque estén de moda sino porque realmente son interesantes desde el punto de vista nutricional: nos aportan un contenido extra en vitaminas, minerales, aminoácidos y grasas saludables. Entre ellas, tenemos las semillas de lino, chía, sésamo o amapola. Para digerirlas mejor conviene que las tuestes antes o que las dejes en remojo, y que después las muelas para romper su envoltura.

Té kombucha de sabores (iStock).
Té kombucha de sabores (iStock).

9. Fermentados, pura tendencia, presentes en las cartas de los restaurantes más vanguardistas. Y aunque sus propiedades digestivas se conocen desde la antigüedad, es ahora cuando se rescatan de los recetarios tradicionales. Entre los más convencionales tenemos el yogur o los clásicos encurtidos, pero podemos aficionarnos al kéfir, al chucrut o, incluso, al té kombucha.

10. Caprichos entre horas: si eres de los que necesita tomar un 'snack' entre horas para reponer fuerzas, ten a mano opciones saludables que te calmarán la sensación de vacío en el estómago sin arruinar tu dieta y evitarán que termines cayendo en la tentación de la máquina expendedora. Entre esas opciones tienes la fruta, un yogur o un puñado de frutos secos, pero para que no se te haga tedioso puedes tener también a tu alcance chips de verduras -calabacín, berenjenas…-, tapenades, quinoa con fresas o frutos rojos deshidratados. Las opciones dependen de tu imaginación.

*El Confidencial, en colaboración con el Supermercado de El Corte Inglés, te presenta una serie de artículos con los que aprenderás a reconocer los mejores productos frescos de temporada, de proximidad y de la máxima calidad. También recetas saludables para poder llevar una dieta rica, nutritiva y llena de sabor.