Estos son los alimentos que te ayudan a combatir el asma
  1. Nutrición
MEJORAN LOS SÍNTOMAS

Estos son los alimentos que te ayudan a combatir el asma

Esta enfermedad afecta a 334 millones de personas a nivel mundial y es un importante reto de salud pública. La ciencia pone sobre la mesa qué dieta es la adecuada y cuál no

Foto: Estos son los alimentos que te ayudan a combatir el asma
Estos son los alimentos que te ayudan a combatir el asma

Afecta a 334 millones de personas de todas las edades a nivel mundial y es un importante reto de salud pública. Hablamos del asma, una serie de enfermedades que se caracterizan por una obstrucción de las vías respiratorias, fundamentalmente los bronquios.

Dicha obstrucción, tal y como aclara Joaquín Sastre Domínguez, jefe del servicio de Alergología en la Fundación Jiménez Díaz, en el Libro de las Enfermedades Alérgicas de la Fundación BBVA, se debe a dos factores: “La contracción de los músculos que rodean los bronquios y la inflamación de la pared bronquial que hace que su luz se estreche”. Se manifiesta en los pacientes como falta de aire, tos y ruido al espirar el aire similar a un silbido (sibilancias).

Foto: iStock.
Foto: iStock.

La ciencia ha demostrado en más de una ocasión que la dieta juega un papel fundamental en la mejora de los síntomas. Pero también ha constatado que ciertos alimentos pueden resultar perjudiciales. Así, por ejemplo, una investigación llevada a cabo por Gabriele Nagel, del Instituto de Epidemiología de la Universidad Helmholtzstr (Alemania), recogida en la revista 'Thorax', ha constatado que comer dos o tres hamburguesas a la semana se ha relacionado con mayor riesgo de asma. Por el contrario, tomar frutas, verduras y pescado protege de la enfermedad.

"La ingesta de ácidos omega 3 y 6 puede tener efectos opuestos en el asma infantil"

Precisamente, un nuevo trabajo, publicado online por la revista de la Sociedad Torácica Americana, 'Journal of Respiratory and Critical Care Medicine', constata que la ingesta de ácidos omega 3 y 6 puede tener efectos opuestos en el asma infantil. De hecho, según los propios autores, “la ingesta de ambos modifica la gravedad del asma y la respuesta a la contaminación del aire en los menores”.

Así, los niños con niveles más altos de omega 3 en sus dietas tenían asma menos grave y menos síntomas en respuesta a niveles más altos de partículas en suspensión por la contaminación. Por el contrario, los pequeños con niveles más altos de omega 6 en sus dietas sufrían la enfermedad de forma más grave y más síntomas con la contaminación atmosférica.

Los ácidos omega 3 se encuentran en alimentos como el pescado azul y la linaza, y en suplementos dietéticos como el aceite de pescado; mientras que omega 6 hay varios tipos. Principalmente dos. Uno es el linoleico, que procede de aceites vegetales, como son la soja, el maíz, el cacahuete y el girasol, y que se emplea mucho en alimentos procesados y en la industria alimentaria. El otro omega 6 más importante es el araquidónico, que procede de la grasa de carnes y embutidos.

Evidencias científicas

“Existe una creciente evidencia de que la dieta, en particular los ácidos grasos omega 3 y 6, puede desempeñar un papel en la salud pulmonar”, aseveran los autores. La investigación incluyó a 135 niños, de 5 a 12 años, con la enfermedad. Aproximadamente un tercio tenía asma leve; otro tercio, moderado, y un último, severo. Su dieta, los síntomas diarios de asma y el uso de medicamentos para la enfermedad se evaluaron durante una semana en el momento de la inscripción en el estudio y, nuevamente, durante una semana a los tres y seis meses.

Durante los mismos períodos, los investigadores midieron dos tipos de contaminación de partículas en el hogar, PM2.5 y PM10, que se conocen como desencadenantes del asma y conducen a un aumento de los síntomas en niños con la patología. Invisible a simple vista, el PM2.5 penetra profundamente en los pulmones, alcanzando los diminutos sacos de aire o alvéolos. PM10 incluye partículas más grandes que PM2.5. Cuando se inhalan, estas partículas más grandes se depositan a lo largo de las vías respiratorias.

El estudio también encontró que los niveles más altos de omega 6 en la dieta de los niños se correlacionaban con porcentajes más altos de neutrófilos (un tipo de glóbulo blanco relacionado con la inflamación) en respuesta a la contaminación por partículas. Los investigadores creen que su estudio destaca la importancia potencial de la dieta para una población que experimenta altas tasas de asma.

"Si existe una relación causal entre la dieta y el asma, una alimentación más saludable puede proteger a los niños afectados, especialmente los que viven en el interior de las ciudades", han recordado los investigadores.

"A nivel de suplementos, los que más evidencia científica han adquirido son los ácidos omega 3"

Amil López Viéitez, doctora en farmacia, nutricionista y creadora de la Dieta Coherente, asevera: “A nivel de suplementos, los que más evidencia científica han adquirido son los ácidos grasos omega 3. Existen alimentos que aportan estos ácidos grasos omega 3, pero al consumirlos cocinados se reduce su actividad (pescado azul). Las fuentes vegetales (chía y lino) no se asimilan bien, por lo que tampoco son una alternativa. Se debe intentar consumir más alimentos ricos en omega 3 y reducir las fuentes de omega 6 (aceites refinados y proteínas de origen animal), pues tienen una actividad proinflamatoria y empeoran los síntomas del asma”.

Esta especialista recuerda que “muchas personas asmáticas presentan también dermatitis atópica. El asma es un estado de hiperinmunidad, es decir que el sistema inmunológico está ‘excitado’ y responde más de la cuenta a las agresiones de alergenos”.

Con frecuencia, "las reacciones alérgicas comienzan con procesos de permeabilidad intestinal, por ello se debe limpiar y estimular el sistema digestivo a nivel hepato-biliar y repoblar la flora intestinal con alimentos probióticos y prebióticos”.

Foto: iStock.
Foto: iStock.

La dieta ideal en el asma

  • Vitamina C. Porque fortalece las mucosas y es muy antihistamínica, por lo que hay que comer cítricos o añadir pimiento a la ensalada.
  • Vitamina B6. La administración de 200 mg de piridoxina en un estudio con menores produjo una reducción de síntomas como la de broncodilatadores utilizados. Se cree que la vitamina B6 favorece la afinidad de la hemoglobina por el oxígeno y su cesión posterior a los tejidos.
  • Vitamina B5, o ácido pantoténico, es muy antiinflamatoria y antihistamínica y está presente en el hígado, pipas de girasol, setas, champiñones, legumbres, salmón, huevo y arroz integral.
  • Magnesio, selenio y azufre. Se debe aumentar también el consumo de queso fresco, algas, frutos secos, pipas, semillas, salvado de trigo y vegetales de temporada para asegurar el aporte de magnesio, que relaja el músculo liso de los bronquios y minimiza los efectos del asma. El azufre se encuentra en el ajo y la cebolla, cocinados o crudos.

Es importante, además, evitar las comidas grasas, la coca-cola, el café o el té, “no mezclar en la misma comida pan, pasta, arroz, patatas, plátanos, maíz, remolacha o calabaza. Y fundamental, hacer ejercicio”, apostilla López Viéitez

Detox Dieta Enfermedades Alimentos
El redactor recomienda