La verdad sobre el arroz: ayuda a adelgazar
  1. Nutrición
MANTENER EL PESO

La verdad sobre el arroz: ayuda a adelgazar

Un nuevo estudio en 136 países defiende que el aumento del consumo de este grano por persona a 50 gramos al día podría reducir la prevalencia mundial de obesidad en un 1%

Foto: Foto: iStock.
Foto: iStock.

Arroz: planta herbácea de la familia de las Poaceae o gramíneas. Tanto ella como su fruto en grano se cultivan y consumen en China desde hace más de 5.000 años. En la mitología budista, el arroz cumplió una de las tres condiciones puestas por los dioses al matrimonio de Siwa con la princesa Retna-Dumila, al ser el único alimento que nunca sacia ni cansa por mucho que se consuma, tal y como documenta la Fundación Española de Nutrición. Y ahora, además, se postula como el alimento ideal para luchar contra la obesidad, según un nuevo estudio.

En España, los árabes lo introdujeron cuando la conquistaron y lo cultivaron con éxito. En Europa se cultiva también en Grecia, Turquía, Rumanía, Hungría e Italia. Es una planta anual. Se cultiva ampliamente en los cinco continentes, en regiones pantanosas de clima templado o cálido y húmedo. Es el cereal más extendido por el mundo, como recuerda la institución, y surgen continuamente nuevas variedades. Existen más de dos mil variedades de arroz, pero solo se cultivan unas cuantas.

"El estudio analiza el consumo de arroz en 136 países con más de 1 millón de habitantes"

Ahora, investigadores japoneses acaban de presentar en el recientemente celebrado 26º Congreso Europeo sobre la Obesidad, llevado a cabo en Glasgow, Escocia, los datos de un nuevo ensayo, que seguramente van a alegrar a los amantes de este alimento. Al parecer, las tasas de obesidad son más bajas en los países donde más arroz se consume. En el trabajo, liderado por Tomoko Imai, del Doshisha Women's College of Liberal Arts de Kyoto, los científicos analizaron el consumo de este grano en 136 países con una población de más de 1 millón de habitantes. Para ello se valieron de los datos de la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación.

Foto: iStock.
Foto: iStock.

El arroz es uno de los cereales más consumidos en el mundo. Se trata del alimento básico para gran parte de la población mundial, sobre todo en el sureste de Asia, Oriente Medio, América Latina y las Antillas. Es el grano con la segunda producción más alta del planeta, después del maíz.

Los autores del ensayo dividieron los países en dos grupos: uno con bajos niveles de consumo de arroz y el otro con niveles más elevados. Los personas del primero, que consumían 150 gramos de arroz por día, como media, eran mucho menos susceptibles a la obesidad que los representantes de los países donde apenas comen 14 gramos por día.

El vínculo

El vínculo entre la ingesta de arroz y la obesidad persistió incluso después de tener en cuenta otros factores de riesgo socioeconómicos y del estilo de vida, incluido el consumo total de energía, la educación, el tabaquismo, el producto interno bruto per cápita y el gasto en salud.

Los investigadores estiman que incluso un aumento moderado en el consumo promedio de este alimento (de 50 g día por persona, el equivalente a un cuarto de taza) podría reducir la prevalencia mundial de obesidad en un 1%

"Las asociaciones observadas sugieren que la tasa de obesidad es baja en los países que consumen arroz como alimento básico. Por lo tanto, una comida japonesa o una dieta de estilo asiático basada en este producto puede ayudar a prevenir la enfermedad", dice el profesor Tomoko Imai.

Tal y como aclara el doctor Adelardo Caballero, director del Instituto de Obesidad, “en principio hay que tener en cuenta que esta afirmación se refiere a los países en los que la dieta se basa en arroces y cereales como alimento básico. En el resto de los casos, se trata de un alimento saciante, que es una ventaja, pero su aporte calórico depende de la forma de cocinarlo”.

"Se trata de un alimento saciante, que es una ventaja, pero su aporte calórico depende de la forma de cocinarlo”

"Dado el aumento de los niveles de obesidad en todo el mundo, debe recomendarse comer más arroz para protegerse del aumento de peso, incluso en los países occidentales", ha insistido el director del ensayo.

Los investigadores aseveran que las personas que consumen niveles más altos de fibra dietética y granos enteros tienen menor peso corporal y colesterol, y tasas más bajas de enfermedades no transmisibles en comparación con las personas con ingestas más bajas. Sin embargo, el efecto del consumo de arroz sobre la obesidad aún no está claro.

En este sentido, Marta Barrena Campos, nutricionista en Centro Médico Quirónsalud Tres Cantos (Madrid), reconoce que “es cierto que el arroz podría llegar a prevenir la obesidad ya que no contiene prácticamente lípidos y, además, nos proporciona ácidos grasos mono y pollinsaturados, no contiene colesterol y en menor proporción sodio. Por lo tanto, controla la presión arterial y tiene un efecto cardioprotector”.

Reconoce, asimismo, que “este grano proporciona gran energía, ya que tiene un alto contenido en hidratos de carbono, en torno al 60-70%. Es una buena fuente de proteínas, aunque de bajo valor biológico, al no presentar todos los aminoácidos, y es un alimento bajo en grasas. Además de la fibra en una proporción elevada, vitaminas y minerales (especialmente el integral), contribuye también al buen funcionamiento del cerebro”.

Foto: iStock.
Foto: iStock.

Granos enteros

Es posible que “la fibra, los nutrientes y los compuestos de las plantas que se encuentran en él puedan aumentar la sensación de plenitud y evitar comer en exceso. El arroz también es bajo en grasa y tiene un nivel de glucosa en la sangre postprandial relativamente bajo, que suprime la secreción de insulina. Sin embargo, también hay informes de que las personas que comen demasiado son más propensas a desarrollar síndrome metabólico y diabetes”, apostilla el investigador principal.

Aclara el doctor Caballero que en cuanto a su asociación “con el síndrome metabólico y diabetes, puede ser porque hay países muy consumidores de este grano, como el caso de la India, en los que estas patologías son muy relevantes por características genéticas, pero no tanto por el propio consumo del mismo”.

Marta Barrena declara que “en un trabajo realizado con 2.800 personas, el Estudio Framingham, se observó que aquellos con un índice glucémico más alto se alimentaban de productos refinados, como el arroz blanco, mientras que fue significativamente más baja la incidencia en los que consumían cereales integrales”.

Estudios futuros

Este es el motivo por el que tanto el doctor Caballero como la nutricionista Barrena recomiendan el uso de arroz integral ya que contiene mayor cantidad de fibra, por lo que mejora el tránsito intestinal (especialmente en personas que padezcan estreñimiento) y puede contribuir a tener mejores digestiones. Además, contiene mayor cantidad de vitaminas y minerales que el blanco y tiene más efectos antioxidantes.

Aunque la investigación no establece una relación de causa-efecto entre el consumo de arroz a nivel nacional y la obesidad, los investigadores dicen que se deben llevar a cabo más estudios. Si bien una limitación de los trabajos transversales es el riesgo de identificar asociaciones falsas como resultado de factores de confusión, el vínculo entre el consumo del grano y la obesidad se mantuvo incluso después de ajustar varios factores de riesgo socioeconómico y de estilo de vida.

Los autores señalan la necesidad de llevar a cabo investigaciones futuras para demostrar si el aumento del consumo individual de arroz conduce a mejoras en las tasas de la enfermedad en estudios longitudinales.

Dieta Dieta sin gluten Alimentos Arroz Paella valenciana
El redactor recomienda