La alimentación ha sido uno de los sectores que más están creciendo estos días de confinamiento por el coronavirus. Según datos de la consultora Kantar, la compra de productos de gran consumo creció un 21% en el volumen total en la semana del 9 al 15 de marzo. Según estos mismos datos, los menores de 35 años aumentaron un 40% más su gasto semanal.

Una de las empresas que están viendo reflejada esta tendencia directamente en sus ventas es Satislent, 'startup' fundada por dos jóvenes hermanos madrileños, Alfonso y Carlos Ucha, que han importado de Silicon Valley el concepto de 'nutrición inteligente' o 'complete food', es decir, batidos y barritas que equivalen a una comida completa, ya que aportan un tercio de los nutrientes que necesita una persona. Desde la primera semana del estado de alarma, esta empresa ha registrado ventas cinco veces superiores a las habituales, pasando a facturar 15.000 euros semanales. "En un momento, nos vimos desbordados por el tamaño y la cantidad de los pedidos. Nos pilló desprevenidos y pasamos a quintuplicar las ventas —explica Carlos Ucha—. Ha habido una semana especialmente activa en pedidos, en la que hemos llegado a facturar más de 30.000 euros, algo inédito para la corta historia de nuestra empresa". El gasto medio por pedido también se ha disparado, de los 50 euros de media hasta los 150 por cliente. Algunos de ellos han llegado a gastar más de 1.000 euros en un solo pedido.

Satislent también ha visto crecer el gasto medio de cada cliente, pasando de los 50 a los 150 euros

Cada ración de Satislent cuenta con la combinación de calorías, carbohidratos, proteínas, grasas, fibra, vitaminas, minerales y ácidos grasos que requiere una alimentación equilibrada. Los batidos y las barritas, además de ser veganos, están elaborados con ingredientes naturales, tales como avena, proteína de guisantes, semillas de lino o harina de soja, e incorporan productos típicamente españoles, como el aceite de oliva virgen andaluz y el gofio de maíz canario.

Además de ser un alimento no perecedero, se vende 'online' y se reparte a domicilio, lo que ha animado a algunos consumidores a apostar por este producto. Hasta ahora, este tipo de 'nutrición inteligente' en batidos y barritas era popular entre un sector muy concreto de la población como forma de ahorro de tiempo o como recurso ocasional para comer equilibradamente. Sin embargo, el cambio de hábitos del día a día que ha impuesto el estado de alarma ha situado esta 'startup' ante un público más amplio y heterogéneo, como demuestra el creciente número de nuevos clientes que la empresa está registrando en su tienda 'online'.

Una historia que nace en Silicon Valley

Alfonso y Carlos crearon esta 'startup' madrileña llamada Satislent en 2016. Su idea se inspira en Soylent, una bebida diseñada en el seno de Silicon Valley a principios de 2014 y bautizada como homenaje al filme 'Soylent Green' (‘Cuando el destino nos alcance'), dirigido por Richard Fleischer en 1973 y protagonizado por Charlton Heston.

Los dos jóvenes madrileños decidieron trasladar esta idea a España, así que se pusieron a investigar y desarrollar ―con el apoyo de expertos en nutrición― una mezcla que fuera nutricionalmente completa. Carlos, ingeniero, diseñó una fórmula que respondía a los requisitos que buscaban. ¿El resultado? Un producto que ya se distribuye en 25 países europeos, pero que se formula, elabora y empaqueta en la Comunidad de Madrid.