Algunos suplementos contra el envejecimiento están en tu cocina
  1. Nutrición
Vivir más

Algunos suplementos contra el envejecimiento están en tu cocina

Cumplir muchos años y con salud es una aspiración universal. Ralentizar el inexorable paso del tiempo está en nuestras manos con unos buenos hábitos y la ayuda de algunos principios que se encuentran en los alimentos

Foto: Foto: Unsplash/@martin_lostak.
Foto: Unsplash/@martin_lostak.

El sueño de la inmortalidad acompaña al ser humano desde hace miles de años, pero una vez asumido que la vida no es eterna, al menos que sea lo más prolongada posible. Vivir cien años cada vez es más asequible, sobre todo para algunos habitantes de las llamadas zonas azules, donde se concentran mayor número de centenarios (la isla de Okinawa, Cerdeña o la isla de Icaria). España no está en la lista de regiones extremadamente longevas, pero si se cumplen las previsiones de un panel de expertos de la Universidad de Washington, publicadas en la revista 'The Lancet', en 2040 España será, superando los 87 años, el país con mayor esperanza de vida del mundo. Además, el Instituto Nacional de Estadística estima que en el año 2064 habrá en nuestro país unos 360.000 centenarios.

Hay muchos factores que influyen en esa esperanza de vida, pero desde luego tener unas costumbres saludables –realizar actividad física, seguir una dieta sana y evitar la obesidad- es fundamental y es lo que cada uno podemos (y debemos) poner de nuestra parte.

El daño celular causado por los radicales libres y el acortamiento de los telómeros son dos de las principales causas de envejecimiento

El envejecimiento consiste en un deterioro progresivo de las funciones fisiológicas a lo largo del tiempo. Algunas de sus causas principales incluyen el daño celular acumulado que causan los radicales libres y el acortamiento de los telómeros (extremos de los cromosomas que juegan un papel importante en la división celular).

El envejecimiento es imparable, pero sí se puede ralentizar, y la ciencia se lleva ocupando desde hace mucho tiempo de desentrañar todos los secretos que rodean a este hecho, consustancial a todos los seres vivos. Existe la posibilidad de recurrir a ciertas ayudas para lograr el objetivo, y algunos de los mejores aliados antienvejecimiento –junto con el ya mencionado estilo de vida saludable- se encuentran en algunos de los productos que consumimos habitualmente.

La eficacia de complementos y suplementos alimenticios se ha puesto en entredicho en numerosas ocasiones, aunque hay algunos que sí han mostrado un efecto beneficioso, como son los ácidos grasos omega 3, como contó Alimente. Una buena dieta es una extraordinaria fuente de compuestos beneficiosos para nuestra salud, pero centrándonos en el envejecimiento, en nuestra despensa encontramos los siguientes:

Cúrcuma

Esta especia, también llamada azufre de Indias, tiene pocas cualidades nutricionales y, aparte de sabor, su característica es que aporta color amarillo, y la Unión Europea la ha catalogado como E100 dentro de su lista de colorantes alimentarios. Su principio activo es la curcumina (representa, aproximadamente, el 3%), a la que se le atribuyen numerosas propiedades, sobre todo antiinflamatorias y antioxidantes, procesos ligados al envejecimiento.

Además, una revisión científica llevada a cabo por la Universidad de Johannesburgo (Sudáfrica) y publicada en la revista 'Molecules' concluye que la curcumina y sus derivados tienen un potencial terapéutico para ciertas enfermedades relacionadas con el envejecimiento, desde cataratas o glaucoma a enfermedades reumáticas (artritis reumatoide) o hipertensión. Y otro trabajo recogido por 'Gero Science' encuentra que la curcumina es eficaz en el deterioro mental asociado a la edad.

Azafrán

Foto: Unsplash/@speedlory.
Foto: Unsplash/@speedlory.

Esta especia característica de la gastronomía española posee multitud de bondades (además de su elevadísimo precio, uno 10 euros el gramo de azafrán español, porque el de Irán es más barato) derivadas de sus componentes antioxidantes, entre los que sobresale la crocina, que es la que le da su color amarillo característico.

La crocina posee numerosos beneficios para nuestra salud, que van desde efectos antitumorales a antidiabéticos, ansiolíticos y protectores del deterioro mental relacionado con la edad. También se ha encontrado que la crocina actúa sobre el envejecimiento cutáneo.

Sin embargo, dada la carestía del azafrán y la escasa cantidad de crocina que se puede obtener a través de su consumo alimentario, lo aconsejable es tomar suplementos de esta sustancia.

Té, kiwis y nueces

El poder anti 'paso del tiempo' de estos alimentos está en su contenido en galato de epigalocatequina (EGCG), un compuesto de polifenoles abundante en el té verde (a este se atribuye, entre otras, la propiedad adelgazante del té verde, como asegura un artículo publicado en 'Nutrición Hospitalaria') o sus beneficios sobre el síndrome metabólico, que favorece la morbimortalidad cardiovascular.

El EGCG tiene propiedades antioxidantes y también se le otorga la capacidad de deshacerse del material celular dañado, que ayuda a retrasar el envejecimiento.

El té verde es el alimento de referencia al hablar de EGCG, pero también se encuentra en otros tipos de té (blanco y negro), en frutas (fresas, cerezas, kiwi y aguacates) y en frutos secos (nueces, pistachos y avellanas).

Pescado y carne de ternera

Junto con la gelatina o las cortezas de cerdo, el pescado y la carne de ternera o vaca son alimentos que tienen un alto contenido en colágeno. El colágeno es una proteína de la piel y los huesos. Es fundamental para la elasticidad de la piel, y a medida que avanza la edad, su producción disminuye, con lo que aparecen arrugas y otras manifestaciones de la vejez. Los suplementos de colágeno han mostrado que son eficaces para disminuir las arrugas y otros signos de la edad, aunque muchos científicos cuestionan los resultados de los estudios argumentando una falta de independencia.

Brócoli, sardinas y lentejas

Foto: Unsplash/@louishansel.
Foto: Unsplash/@louishansel.

La coenzima Q10 es un antioxidante del que se ha comprobado su implicación en el envejecimiento. Un estudio español, desarrollado por científicos del Instituto Carlos III y la Universidad Pablo de Olavide (Sevilla), ha encontrado que a mayores niveles de Q10, más fuerza muscular en ancianos y mejores cifras de colesterol, entre otros beneficios. Por el contario, cifras bajas de esta coenzima se asocian a problemas pulmonares, como enfermedad obstructiva crónica (EPOC), algo que no es nada conveniente en la actual pandemia, en la que se está comprobando que el coronavirus Covid-19 afecta sobre todo a los pulmones.

Esta sustancia, de absorción lenta, no se acumula en el organismo, y lo mejor es tomarla en forma de suplementos. No obstante, se encuentra en algunos alimentos, como son las vísceras (hígado y riñones), pollo, sardinas, trucha, lentejas, espinacas, brócoli y lentejas.

Ajo y uvas

El ajo tiene poderosas propiedades como agente antiinflamatorio y antioxidante, por lo que ya es un buen protector contra el envejecimiento, no solo a nivel general, también para prevenir las arrugas de la piel provocadas por la exposición a la luz ultravioleta.

Las uvas (y el vino tinto) contienen resveratrol, un polifenol al que se le atribuye la propiedad de prolongar la longevidad (eso sí, este efecto se ha comprobado en moscas de la fruta, unido a restricción calórica) debido a que activa las sirtuinas, unas enzimas que regulan la expresión de determinados genes.

Envejecimiento Alimentos Enfermedades
El redactor recomienda