En estos momentos en que salir a comer fuera de casa no es una alternativa viable, tu cocina toma más protagonismo que nunca. Sin embargo, quizá seas de esas personas poco expertas en los fogones. Esas que disfrutan con los suculentos platos publicados en las redes, pero que nunca terminan de dar el primer paso. Ahora que el tiempo está de nuestro lado, es una época perfecta para iniciarte como ‘cocinillas’.

Lo primero que tienes que saber es que cocinar en casa resulta una práctica muy saludable, ya que es la única manera de ser plenamente consciente de lo que comes. Tenemos todo a nuestro favor: variedad de materias primas y una dieta, la mediterránea, considerada Patrimonio Inmaterial de la Humanidad y alabada nutricionalmente en todo el mundo. Casi nada.

Cocinar en casa resulta una práctica muy saludable, es la única manera de ser consciente de lo que comes

Teniendo en cuenta este punto, recuerda siempre incluir en tu lista de la compra verduras, frutas, legumbres, cereales, lácteos, aceite de oliva, carnes magras y pescados. Para ello, acude a establecimientos como Supermercados El Corte Inglés, donde encontrarás todos los productos que necesitas en su punto óptimo para el consumo. Asimismo, a la hora de elegir los alimentos frescos, el mejor consejo que podemos darte es que compres y cocines productos de temporada.

Llega el momento de llevar la teoría a la práctica, así que te proponemos algunas recetas de desayuno, comida y cena para que puedas comenzar tu inmersión en esta nueva pasión culinaria. 'Bon Appétit!'.

1. Desayunar es algo más que tomar un café

Seguro que recuerdas lo mucho que insistía tu madre en que desayunaras bien y lo poco que has llevado a tu vida adulta esta práctica. Tal y como establece la guía de alimentación saludable de la Sociedad Española de Nutrición Comunitaria, desayunar es algo más que tomar un café o una infusión, vacíos de nutrientes. Para empezar bien el día y rendir física e intelectualmente, necesitas coger energías a través de la tríada lácteos, cereales y frutas/zumo natural. Ocasionalmente, puedes añadir también otros alimentos como huevos o frutos secos.

Muesli sin azúcar. (APTC)
Muesli sin azúcar. (APTC)

La manera más sencilla de tomar lácteos y frutas es a través de un batido. Además de ser fáciles y rápidos de preparar (solo necesitas una batidora), su formato es tan versátil que basta con tu imaginación y preferencias. Prueba al principio con este 'smoothie' de plátano y vete variando la receta con otras frutas, como fresas o naranjas. Para incluir los cereales, ¿te atreves con esta tosta con aguacate y huevo poché? Nuestra recomendación es que uses pan de centeno o espelta. Y si te apetece innovar, intenta preparar tu propio muesli sin azúcar. ¡Muy sencillo y nutritivo!

2. Al mediodía, en la variedad está el gusto

El éxito de una alimentación equilibrada reside en incorporar alimentos de las distintas categorías de la pirámide nutricional. Lo ideal sería incorporar una ración de legumbres o cereales (arroz y pasta) y otra de proteínas en forma de carne, pescado o huevo, así como verduras, ya sean como guarnición o plato único.

Si eres de los que les gusta la pasta, ¿qué tal estos canelones rellenos de alcachofas? Puedes usar tanto las alcachofas frescas, que ahora están en temporada, como en conserva. Eso sí, recuerda que si te decantas por las frescas, tienes que pelarlas y cocerlas antes. En esta receta, solo necesitas los corazones.

Pollo teriyaki. (APTC)
Pollo teriyaki. (APTC)

Un buen plato de pescado podría ser esta merluza al vapor con crema de espinacas y jamón ibérico. Esta técnica es muy saludable, al hacerse los alimentos con el propio vapor de agua, lo que permite que conserven todos sus nutrientes. Y si te gusta más la carne, este pollo teriyaki es tan sencillo como rápido de cocinar.

3. La última comida del día

La cena suele ser la última comida del día, por lo que te aconsejamos que intentes incluir los alimentos de la pirámide que no hayas ingerido al mediodía y evites que sea copiosa: siempre alimentos que sean fáciles de digerir para no caer en una pesadilla estomacal.

Prueba con este sencillo pavo con ensalada de cítricos que te llevará menos de 20 minutos. El resultado de combinar naranja con una carne magra como es el pavo no defraudará a tu paladar. Otra opción es una crema como esta de espárragos verdes y queso parmesano, ligera y deliciosa, o un tartar de salmón, cuyo secreto reside en marinar el pescado unas dos hora antes de comenzar su preparación y emplatado.

Recuerda también que, además de estas tres comidas principales, los especialistas recomiendan hacer una a media mañana y una merienda. Puedes optar por fruta en macedonia o zumo, yogur con cereales o frutos secos, así como pequeños montados o tostas, ya sea solo de vegetales o incluyendo alguna proteína como jamón o pavo, para que te ayuden a completar tu aporte energético diario.

*El Confidencial, en colaboración con el Supermercado de El Corte Inglés, te presenta una serie de artículos con los que aprenderás a reconocer los mejores productos frescos de temporada, de proximidad y de la máxima calidad. También consejos y recetas saludables para poder llevar, en casa, una dieta rica, nutritiva y llena de sabor.