Tu protección frente al cáncer depende de tener esta vitamina
  1. Nutrición
esencial para muchas cosas

Tu protección frente al cáncer depende de tener esta vitamina

Se trata de una de las enfermedades que más vidas se lleva por delante tanto en España como en el mundo cada año. Nuestra alimentación juega un papel fundamental en su desarrollo y en su prevención. Y empieza por la letra D

Foto: Foto: Unsplash7@rpsingh13.
Foto: Unsplash7@rpsingh13.

En el cuerpo hay, aproximadamente, 30 billones (sí, con b) de células. Esas son las estimaciones más precisas jamás llevadas a cabo gracias al trabajo de los investigadores Ron Sender, Shai Fuchs y Ron Milo. Lo importante es que todas y cada una de ellas necesitan una cantidad clave de nutrientes para seguir vivas y poder cumplir con sus funciones de manera apropiada. Laa vitaminas, sobre todo, son las que tienen un papel más fundamental en este proceso.

Ahora, los investigadores Carsten Carlberg, de la Universidad del Este de Finlandia, y Alberto Muñoz, del Instituto de Investigaciones Biomédicas Alberto Sols, adscrito al CSIC en la Universidad Autónoma de Madrid, han elaborado un trabajo científico en el que han valorado la implicación de la vitamina D en la reducción del riesgo de padecer cáncer.

"El 25% de los habitantes de Finlandia parece tener una respuesta disminuida a la vitamina D"

El principal rol de la vitamina D es bien conocido por todos nosotros, sobre todo por aquellas personas que padecen (o están en riesgo de padecer) osteoporosis. Esto se debe a que es un nutriente esencial para la generación de hueso sano, pues de ella depende la correcta absorción del calcio por parte de nuestro sistema óseo. Pero este no es su único cometido. Es capaz de potenciar y modular el sistema inmune (siempre a nuestro favor). Es aquí donde radica el potencial efecto anticancerígeno de este micronutriente, dado que la vitamina D tiene influencia sobre los monocitos y las células T, y son estas las que son capaces de luchar contra la enfermedad.

Según el estudio, los trabajos científicos anteriores que se han centrado en los efectos de la vitamina D en diferentes tipos de cáncer parecen indicar que el micronutriente tiene una mayor efectividad frente a los cánceres de colon y las variedades que afectan a la sangre (como leucemias o linfomas). Debemos tener en cuenta que, según la Sociedad Española de Oncología Médica, el cáncer colorrectal es el más común de todos, por encima del de próstata o el de mama. Al mismo tiempo, el cáncer colorrectal es el segundo que más mata a la población mundial, con 880.792 muertes en el mundo cada año.

Foto: iStock.
Foto: iStock.

Como explican los investigadores, la vitamina D es importante tanto para la diferenciación de las células sanguíneas durante la hematopoyesis (el proceso de formación de las células que forman la sangre, especialmente los glóbulos rojos) como para la de las células de crecimiento y reproducción rápida, como las que forman el intestino grueso o la piel. Una cantidad inferior a la necesaria de vitamina D en nuestro organismo conlleva un funcionamiento inadecuado de sus receptores (llamados VDR) y un mayor riesgo de que los tipos de células mencionadas no se diferencien como deberían, lo que puede provocar que se conviertan en células cancerosas que se reproduzcan sin control.

Foto: Foto: Unsplash/@kaylamaurais.

Pero los científicos no se quedan ahí. Avisan también de que los niveles bajos de vitamina D en sangre, medidos como la cantidad presente de 25-hidroxi vitamina D, se han asociado con anterioridad a una mayor incidencia y una peor prognosis de otros tipos de cáncer como el de próstata o el de mama, dos de los más comunes. La parte mala, avisan, es que no se ha demostrado de forma consistente que la suplementación con vitamina D ayude a reducir el riesgo de mortalidad del cáncer. Según los autores del estudio, el impacto de este micronutriente en nuestra salud sería mucho más claro si los participantes en los estudios fueran segregados en función de su respuesta individual a los niveles de vitamina D presentes en su organismo.

Esto cobra especial relevancia en la población finesa, dado que, como explica el profesor Carlberg, "el 25% de los habitantes de Finlandia parece tener una respuesta disminuida, y, por lo tanto, necesitan una mayor dosis de vitamina D para obtener los beneficios clínicos completos. En cuanto al riesgo de cáncer, aquellos que tienen una sensibilidad mayor a la vitamina D pueden esperar experimentar un efecto protector".

Nutrientes Enfermedades
El redactor recomienda