Radicchio, una verdura casi desconocida con beneficios para la salud digestiva
  1. Nutrición
ACHICORIA ROJA

Radicchio, una verdura casi desconocida con beneficios para la salud digestiva

Muy rica en intibinas, provitamina A, calcio, potasio y fósforo. Puede consumirse en crudo o cocinada y presenta una textura crujiente y sabor amargo. Te contamos todos los detalles

Foto: Foto: iStock.
Foto: iStock.

Si estuviésemos en un concurso de la tele y el presentador nos pidiera que nombráramos verduras con la letra r, seguramente nunca pensaríamos en esta: radicchio. En España, la mayoría de nosotros no hemos escuchado hablar nunca de ella y, sin embargo, seguro que la hemos consumido en alguna ocasión. Además, es muy popular en otros países mediterráneos, como Italia.

¿Qué es el radicchio y cómo tomarlo?

El radicchio (también denominado popularmente achicoria roja o Cichorium intybus, su nombre científico) es un tipo de cogollo de la misma familia que las endivias o la escarola. Está formado por hojas moradas con vetas blancas y tiene una textura crujiente, tanto cuando lo manipulamos con las manos como cuando lo masticamos.

Normalmente se consume crudo, utilizándose del mismo modo que otros tipos de lechugas o cogollos y puede ser una habitual en nuestras ensaladas de hoja. También se puede picar en arroces o pastas, además de ofrecer la posibilidad de asarlo, cocerlo o incluso freírlo. Sus notas de sabor son principalmente amargas y su textura, como ya hemos comentado, crujiente.

Foto: iStock.
Foto: iStock.

Intibina, la clave nutricional del radicchio

En Italia, uno de los países donde más se consume radicchio, está muy relacionado con el cuidado de la salud digestiva. Esto es gracias a su alto contenido en intibina, una sustancia que se encuentra en otras verduras o vegetales de hoja verde (como la escarola o la endivia) y que tiene diferentes efectos beneficiosos sobre el sistema digestivo.

Ayuda a depurar el organismo, luchar contra la retención de líquidos y tiene efecto saciante

Entre ellos, favorece la secreción de bilis, algo necesario para quienes tienen problemas de vesícula biliar o dipepsia. También estimula la actividad digestiva, lo que favorece las digestiones más rápidas y ligeras, y abre el apetito. La intibina, junto con la fibra también contenida en el radicchio, mejora la flora intestinal y lucha contra el estreñimiento.

Otros beneficios sobre la salud

El radicchio es uno de los alimentos permitidos en las dietas para adelgazar. Contiene un bajo nivel calórico (poco más de 10 calorías por cada 100 gramos de producto) y además es muy rico en agua. Esto ayuda a depurar el organismo de toxinas, luchar contra la retención de líquidos y tiene efecto saciante. Aunque en el punto anterior hemos comentado sobre él que abre el apetito, los vegetales de hoja son muy recomendables para perder peso ya que ayudan a saciar el hambre gracias a su textura crujiente y al volumen que le dan a nuestro plato con un aporte calórico ínfimo.

A largo plazo, también encontramos beneficios en el consumo del radicchio, especialmente en la prevención de enfermedades degenerativas y envejecimiento celular gracias a los flavonoides que contienen sus hojas, los cuales aportan una buena acción antioxidante. Una de las ventajas de los antioxidantes como los flavonoides es que tienen la capacidad de bloquear el desarrollo de los radicales libres, responsables, entre otras cosas, del desarrollo de ciertos tipos de enfermedades, como el cáncer. De ahí la importancia de llevar una dieta rica en antioxidantes, más allá de sus efectos beneficiosos sobre la piel o el cabello.

Minerales claves

Los nutricionistas incluyen el radicchio entre los alimentos buenos para la salud ósea gracias a su contenido en calcio. Como bien sabes, el calcio es un mineral imprescindible para el desarrollo y el mantenimiento de los huesos y articulaciones, pero también de los dientes o incluso de la respuesta metabólica del organismo.

Otro de los minerales presentes en el radicchio es el fósforo. Aunque también influye en la salud de los huesos, el fósforo está especialmente relacionado con la memoria y los procesos cognitivos, un imprescindible a cualquier edad. Tanto para los más pequeños, en pleno desarrollo, como para los adultos en época de más esfuerzo de trabajo o de exámenes, así como en la tercera edad, donde la memoria y las funciones cerebrales básicas se van viendo desgastadas, es imprescindible obtener a través de la dieta un mayor aporte de fósforo.

Foto: iStock.
Foto: iStock.

El radicchio también es rico en potasio y en magnesio. En el primer caso, el potasio ayuda a la recuperación muscular y evita mareos, mientras que el magnesio es uno de los mejores minerales para descansar y sintetizar las proteínas. Por eso se suele recomendar su consumo durante la cena. Esta verdura se puede consumir por la noche gracias a su bajo contenido calórico y su poder saciante, además, como vemos, contiene magnesio para ayudarnos a descansar mejor y potasio para relajar los músculos, hayamos tenido o no una actividad física. Al ser baja en calorías la podemos consumir independientemente de que estemos siguiendo una dieta para adelgazar o no. Las cenas engordan bastante y lo ideal es optar por alimentos saciantes, saludables y que faciliten una buena digestión para no fomentar el almacenaje de grasas ni irnos a la cama demasiado pesados (dificulta el sueño, empeora el descanso, provoca problemas digestivos…).

Por último, en el campo de las vitaminas, aunque contiene una pequeña cantidad de vitaminas del grupo B, vitamina K o vitamina C, la más destacada es la provitamina A. Esta se almacena en nuestro organismo y se transforma en vitamina A cuando lo necesitamos. Es especialmente importante para el cuidado de la salud ocular y de la piel, además de reforzar nuestro sistema inmunitario.

El radicchio lo puedes encontrar en la mayoría de supermercados, junto a otros tipos de vegetales de hoja, además de en las típicas ensaladas variadas, mezclado con otras verduras y hortalizas.

Verduras Alimentos Hortalizas
El redactor recomienda