Consejos de la Universidad de Harvard para pícnics en tiempos de covid-19
  1. Nutrición
Verano

Consejos de la Universidad de Harvard para pícnics en tiempos de covid-19

La limitación de movimientos que ha impuesto la pandemia por el coronavirus ha hecho reaparecer formas de ocio del pasado. Y las comidas al aire libre son una de las actividades favoritas, pero hay que hacerlas de forma segura

Foto: Foto: Unsplash/@spencerdavis.
Foto: Unsplash/@spencerdavis.

Los días cálidos y largos del verano animan a permanecer fuera de casa, más aún después de las semanas de confinamiento. A falta de confianza y de libertad de movimientos, este año las casas rurales y los pícnics serán 'trending topic', y para muchos será un verano de regreso al pasado.

Ahora bien, conviene no dejarse llevar por un exceso de confianza y calcular bien cuántas personas seremos en las reuniones de amigos y familiares y cómo y dónde será el encuentro, porque la actualidad de la pandemia está marcada por los rebrotes, algunos de ellos originados en comidas y celebraciones.

Requisitos para la reunión

Para ayudar a los ciudadanos a organizar sus pícnics y reuniones este verano de forma segura, la Escuela de Salud Pública de la Universidad de Harvard, en Boston (Estados Unidos), ha hecho públicas unas directrices (una iniciativa muy necesaria especialmente porque la pandemia, a día de hoy, se sigue extendiendo a una velocidad vertiginosa en el continente americano) entre las que sobresalen:

Foto: Unsplash/@kellysikkema.
Foto: Unsplash/@kellysikkema.

  1. Limitar a unas pocas personas los asistentes a la reunión (el riesgo aumenta cuanta más gente de diferentes familias participe).
  2. Permanecer al aire libre siempre que se pueda, no olvidando utilizar las mascarillas y manteniendo la distancia de seguridad interpersonal.
  3. Tener cerca un grifo de agua: las soluciones desinfectantes están bien como punto de partida, pero tener un grifo o una manguera con agua y disponer de jabón y toallas para los asistentes es altamente recomendable.
  4. No compartir alimentos ni bebidas sin cocinar: la comida que no necesite fuego, como los bocadillos, es aconsejable que cada uno se la traiga de su casa. Los alimentos que se vayan a asar en una barbacoa, por ejemplo, se pueden compartir sin problemas.
  5. Gestión individual de los residuos: cada invitado se hará cargo de tirar su propia basura en bolsas y cubos preparados fuera de la zona de reunión. Además, conviene que cada persona lleve sus propios platos y vasos desechables.
  6. Crear un camino de acceso al baño libre de obstáculos y con toallas de papel para cerrar grifos y tirar de la cadena.

Menú saludable y seguro

Una vez garantizada la seguridad del entorno, ¿cuáles son las comidas más adecuadas para la estación y la llamada nueva normalidad? Lo primero que hay que tener en cuenta es elegir alimentos que aguanten varias horas sin necesitar nevera obligatoriamente. La fruta cortada en trozos, ensalada de pasta o legumbres o frutos secos son muy apropiados.

Un menú de pícnic sugerido por la Universidad de Harvard consiste en:

  • Brochetas de verduras crudas o ligeramente asadas (pimientos, tomates cherry, champiñones y calabacín) acompañadas de salsa pesto o hummus.
  • Ensalada de frutas con melocotón, mango, melón y piña, espolvoreadas de canela, zumo y ralladura de lima. Servir encima de tartaletas o con arroz integral.
  • Quesos curados como postre, preparados en lonchas finas y acompañados de nueces, pistachos o frutas secas (higos, orejones), cerezas o mango.
  • Bebidas: llevar una nevera repleta de bebidas sumergidas en hielo no es una opción recomendable para la institución estadounidense. En su lugar propone que cada persona lleve botellas o botes individuales y botellas de agua reutilizables. Es muy refrescante el té helado con menta o el agua con gotas de limón (siempre sin añadir azúcar)

Existe la barbacoa sana

La parrilla es un clásico imprescindible de un pícnic al aire libre. Lo habitual son las chuletas, panceta, morcilla y otras piezas cárnicas ricas en grasa y poco recomendables por aumentar el riesgo de cáncer de colorrectal, diabetes y enfermedades cardiovasculares. Además del sodio, las carnes procesadas contienen nitratos y hierro hemo que al calentarlos a altas temperaturas (como es la parrilla) genera hidrocarburos aromáticos con potencial carcinogénico.

Foto: iStock.
Foto: iStock.

La Escuela de Salud Pública de Harvard aconseja:

  • Asar pescado y pollo, hamburguesas vegetarianas y verduras.
  • Usar marinada durante el asado a base de zumo de limón, hierbas (romero y tomillo) y ajo, ya que tienen propiedades antioxidantes y reducen la producción de carcinógenos.
  • Si no puede prescindir de la carne, envolverla en papel de aluminio durante el asado (para que no le dé el humo) y no comer las zonas carbonizadas.

Una última recomendación se refiere a la seguridad alimentaria, y es la de evitar llevar a un pícnic alimentos perecederos, que incluyen comidas con salsas lácteas, mayonesa y huevos rellenos. Por el contrario, no hay que escatimar sazonar los alimentos con hierbas y especies, ricos en antioxidantes (ajo, cebolla, orégano, tomillos y romera matan cepas de E. Coli y salmonella).

Una regla de oro que nunca hay que olvidar en una comida al aire libre: desechar los alimentos perecederos que se hayan dejado a temperatura ambiente por encima de 30°C durante más de dos horas.

Seguir estas recomendaciones es un buen comienzo para hacer inolvidables los pícnics de este verano atípico.

Alimentos Coronavirus Seguridad alimentaria
El redactor recomienda