Si en otoño e invierno el cuerpo pide guisos de legumbres, el verano es, sin duda, territorio para disfrutar de platos frescos que aligeren la sensación de calor. Y aquí los dos reyes indiscutibles son el gazpacho y el salmorejo. Ideales como primer plato o aperitivo, cada uno cuenta con fans indiscutibles. Como la tortilla con y sin cebolla, hay quien prefiere el salmorejo al gazpacho y viceversa. Tanto es así, que existen la Academia del Gazpacho Andaluz y la Cofradía del Salmorejo Cordobés, cuyo objetivo es difundir y preservar estos platos tan nuestros.

Pero ¿en qué se diferencia el gazpacho del salmorejo? El primero debe llevar tomate, pimiento, ajo, cebolla, pepino, sal, aceite, vinagre y agua. Ingredientes que le dan una consistencia más ligera, similar a una sopa fría, pudiéndolo beber en un vaso o un tazón. En cambio, el salmorejo está compuesto solo de tomate, pan, aceite, ajo y sal, y no lleva más agua que la del remojo del pan. De ahí que su textura sea más espesa y se tome con cuchara. También la guarnición es diferente: taquitos de jamón y huevo duro en el caso del salmorejo, y trocitos de las verduras utilizadas en la receta y picatostes para el gazpacho.

Antes de ponerse a elaborar alguno de ellos, hay que tener claro que la calidad de los ingredientes resulta fundamental para conseguir todo su sabor característico. Nuestro primer consejo es que compres los ingredientes en el lugar donde garanticen ese punto de frescura y variedad, como en Supermercados El Corte Inglés. Allí encontrarás todos los productos que necesitas con la mejor calidad y en su punto óptimo, con la comodidad, además, de poder realizar la compra ‘online’.

Recetas tradicionales

Aquí, como dice el refrán, “cada maestrillo tiene su librillo”, pero te dejamos las recetas más clásicas de los dos, basadas en las que ofrecen la Academia del Gazpacho Andaluz y la Cofradía del Salmorejo Cordobés.

Salmorejo

Un kilo de tomates maduros.

200 gramos de pan.

Aceite de oliva virgen extra.

Un diente de ajo.

Sal.

Corta los tomates y triturarlos con la batidora. Un truco: deja los tomates fuera de la nevera la noche anterior para mejorar el sabor. Añade el pan en trozos y el diente de ajo. Tritura de nuevo. Añade sal y mezcla con la batidora. Incorpora el aceite de oliva virgen extra y mezcla. Rectifica de sal y acidez. Si te gusta más ácido, puedes añadir un poco de vinagre. Deja reposar una media hora en la nevera y sirve. Añade huevo cocido y jamón al emplatado.


Gazpacho

Un kilo de tomates.

Un pimiento verde.

Un pepino.

Una cebolleta.

Sal.

Vinagre.

Aceite de oliva virgen extra.

Agua.

Cortamos los tomates, añadimos el pimiento, el pepino pelado y la cebolleta en un recipiente. Incorporamos la sal y el vinagre. Trituramos durante varios minutos y añadimos el aceite. Si prefiere más líquido, añade agua al gusto. Dejar enfriar antes de servir. Preséntalo con la guarnición: trocitos de pimiento, cebolla, pepino y trozos de tomate.

Innova en la cocina

Si dominas ya las recetas más tradicionales y quieres ir un paso más allá, te proponemos algunas ideas más.

1. Gazpacho de aguacate

Nada más nutritivo que el aguacate para hacer un gazpacho. Esta fácil receta no te llevará más de 20 minutos, por lo que es una opción perfecta para un aperitivo o una cena ligera. El secreto de este gazpacho está en añadir canónigos, vinagre balsámico y nata para enriquecer. Además, el toque especial se lo dan los langostinos a la plancha sazonados con aceite de oliva, sal y pimentón, y los huevos de codorniz que coronarán nuestro plato.

Gazpacho de aguacate. (APTC)
Gazpacho de aguacate. (APTC)

2. Gazpacho de bogavante

¿Quién dijo que el bogavante era solo para las celebraciones navideñas? Esta receta es ideal para agasajar a tus invitados en cualquier época del año, especialmente en verano. Es un plato muy colorido, sabroso y fácil de preparar que puedes disfrutar como plato único o entrante en una comida con amigos o para sorprender a tu pareja. Una vez hayas elaborado esta sopa fría, recuerda añadir pistachos muy picados y unas rodajas de bogavante con un hilo de AOVE para un emplatado de 10.

3. Gazpacho de cerezas

Uno de los gazpachos más populares es el de cerezas. Nosotros te recomendamos que pruebes con este por su originalidad. ¡Y es que hasta el 'plato' lo elaboras tú! Es mucho más sencillo de lo que imaginas: solo tienes que poner agua en un bol junto a unas hojas de menta, de naranjo o lima kéfir, además de unas rodajas de naranja y dejar que el congelador realice su magia durante, al menos, cinco horas. Es un plato delicioso para disfrutar con los cinco sentidos e ideal para grandes y pequeños.

Gazpacho de cerezas. (APTC)
Gazpacho de cerezas. (APTC)

4. Salmorejo picante con manzana ácida y mojama

Los amantes del picante adorarán esta receta, en la que la manzana ácida y el chile son los protagonistas. Es refrescante y muy fácil de preparar. La receta recomienda añadir dos chiles, pero mide su cantidad en función de la tolerancia al picante de tus comensales. Es un plato muy aconsejable para una cena, ya que es ligero. Completan la guarnición unas huevas de salmón, daditos de mojama y bastones de manzana.

5. Salmorejo de fresa con ventresca y pimiento del piquillo

No solo el gazpacho ofrece multitud de posibilidades, también, el salmorejo. Esta receta destaca por el contraste de sabores: fresas, pimientos de piquillo, pan, ajo, vinagre, sal, pimentón y aceite. No te llevará más de 40 minutos elaborarla, aunque necesita dos horas de nevera para que asiente la mezcla. Las lascas de ventresca coronan el plato junto a daditos de cebolletas, fresas cortadas y huevos de codorniz. Perfecto como entrante para una comida con amigos.

Salmorejo de fresa con ventresca y pimiento del piquillo. (APTC)
Salmorejo de fresa con ventresca y pimiento del piquillo. (APTC)

6. Crema fría de salmorejo con flor de salvia y jamón ibérico

Esta receta es ideal de tapa o aperitivo. Su preparación es similar a la del salmorejo cordobés tradicional, pero varía la guarnición: flor de salvia y láminas de jamón ibérico que le den un toque de color a este plato tan sencillo. Te recomendamos, además, que no sirvas el salmorejo totalmente frío; con un golpe de nevera es suficiente.

Y si no tienes tiempo para estas rápidas recetas puedes encontrar una gran variedad de productos preparados en el supermercado: desde las recetas clásicas de estos dos platos estrella del verano hasta las más vanguardistas como gazpacho de frutos rojos, de mango o con un toque de romero. Estos formatos, que podrás encontrar en Supermercados El Corte Inglés, además son ideales para llevar al trabajo e incluso para una excursión a la montaña o un día de playa.

*El Confidencial, en colaboración con el Supermercado de El Corte Inglés, te presenta una serie de artículos con los que aprenderás a reconocer los mejores productos frescos de temporada, de proximidad y de la máxima calidad. También consejos y recetas saludables para poder llevar, en casa, una dieta rica, nutritiva y llena de sabor.