¿Es cierto que la dieta volumétrica ayuda a adelgazar?
  1. Nutrición
Perder peso: objetivo número uno

¿Es cierto que la dieta volumétrica ayuda a adelgazar?

Separar los alimentos en cuatro grupos distintos nunca fue tan importante. Si estamos dispuestos a perder el peso que nos sobra necesitamos más que un milagro: necesitamos un nuevo estilo de vida

Foto: Un plato de la dieta volumétrica. (Unsplash/@ahungryblonde_)
Un plato de la dieta volumétrica. (Unsplash/@ahungryblonde_)

Da igual que queramos adelgazar por motivos de salud o por vernos más guapos en el espejo, es un proceso dificilísimo, lento, agotador y que requiere toda nuestra fuerza de voluntad y determinación. La parte mala es que, a veces, nos autoimponemos objetivos insanos e, incluso, imposibles. Eso solo juega en nuestra contra, porque por un lado, si perdemos masa grasa de forma rápida, solo estaremos potenciando el posible efecto rebote, y por otro porque si no alcanzamos nuestros objetivos, el pesimismo puede calar en nosotros de forma definitiva.

Saber todo acerca de este proceso y ser honestos con nosotros mismos acerca de nuestras capacidades y de lo que podemos soportar es lo más importante a la hora de afrontar este reto. Es por esto que los siguientes conceptos son la clave para, de una vez por todas, lograr nuestros objetivos. Pero vamos por partes:

¿Qué es la dieta volumétrica?

En pocas palabras, se trata de un plan de alimentación diseñado para reducir al máximo la ingesta calórica pero aumentar todo lo posible la cantidad de nutrientes esenciales que ingerimos.

Su cometido es reducir el hambre de los que la siguen al aumentar la cantidad de agua que se ingiere a través de los alimentos. Además, es un modelo de alimentación que promueve otros hábitos de vida saludables como el ejercicio regular o la realización de un 'diario alimentario'.

Su origen está basado en un libro de la doctora en nutrición Barbara Rolls. La idea, como decíamos, es promover entre los que siguen esta dieta la ingesta de alimentos bajos en calorías pero muy ricos en agua y micronutrientes como frutas, verduras y sopas, mientras se evita en la medida de lo posible comer otros productos menos recomendables como dulces, frutos secos, semillas, aceites...

Foto: Unsplash/@hermez777
Foto: Unsplash/@hermez777

La doctora Barbara Rolls avisa de que esta dieta no debería utilizarse como una solución esporádica al problema del sobrepeso, sino como un cambio permanente en nuestros hábitos alimentarios y en nuestro estilo de vida con el objetivo de tener unos hábitos más saludables.

Para practicarla deberemos saber que la dieta volumétrica se centra en separar los alimentos en 4 grupos distintos basándose en su densidad calórica (DC):

  • Grupo 1: Los que tienen una DC menor de 0,6
  • Grupo 2: Presentan una DC comprendida entre 0,6 y 1,5
  • Grupo 3: Una DC entre 1,6 y 3,9
  • Grupo 4: DC elevada, entre 4,0 y 9,0

Para calcular la densidad calórica lo que debemos hacer es dividir el número de calorías por el peso del alimento en gramos. Unos ejemplos: basándonos en datos de la Base Española de Datos de Composición de Alimentos (BEDCA), dependiente del Ministerio de Sanidad, podemos decir que, si 100 gramos de atún en conserva al natural contienen 101 kcal, su densidad calórica será de 1,01. Por otra parte, la DC de una lata de conserva de atún en aceite vegetal será 2,05 y la del tocino será 6,65.

Es por esto por lo que los alimentos con un gran contenido en agua, como las verduras y las frutas suelen estar incluidas en el grupo 1 o 2 de la dieta volumétrica (el brócoli tiene una DC de 0,26).

Foto: Unsplash/@louishansel
Foto: Unsplash/@louishansel

La idea detrás de la gestión de esta dieta es que la mayor parte de nuestro plato (un 75%) deberá estar compuesto con alimentos del grupo 1, y el 25% restante con productos del grupo 2. No siempre, pero de vez en cuando se puede añadir una pequeña cantidad de las comidas que forman el grupo 3 mientras que los productos pertenecientes al grupo 4 deberán ser ingeridos de forma muy esporádica.

Realizando esto en 5 comidas al día podemos esperar tener una ingesta calórica diaria de 1,400 calorías, muchas menos de las que nuestro cuerpo consume, aunque seamos una mujer mayor que pesa 45 kilos (es uno de los grupos de población con menor gasto energético).

Junto a todo esto, la doctora Rolls incluye en su dieta la realización de 30 a 60 minutos de ejercicio cada día y tener un diario donde anotemos los detalles de cada comida y cada sesión de ejercicio.

¿Funciona?

Oh, la gran pregunta. La parte mala es que es una dieta de adelgazamiento tan nueva que todavía no existen estudios científicos relevantes que prueben o desmientan su efectividad. De todos modos, podemos englobar sus fundamentos en el conjunto de las dietas hipocalóricas. Un estudio elaborado por investigadores de la Pennsylvania State University demostró que este tipo de dietas permiten la ingesta de grandes cantidades de comida sin aumentar el consumo de calorías.

Foto: Foto: iStock.

Por otra parte, otros estudios han probado que llevar a cabo dietas hipocalóricas promueve la pérdida de peso de aquellos que las siguen.

Por último, un estudio realizado durante 12 semanas en 96 mujeres con sobrepeso y obesidad demostró que las comidas con menor DC conducían en el medio y largo plazo a una reducción sustancial del apetito generalizado, un aumento de la sensación de saciedad y a pasar menos hambre.

Tras todos estos datos, aunque la metodología de esta dieta en concreto esté sin probar en lo que a probetas y estadísticas se refiere, todo parece indicar que, unida al aumento del ejercicio físico que propone, será una capaz de eliminar esos michelines de los que estamos completamente hartos.

Trucos adelgazar Dieta Nutrientes Verduras Grasa Frutos secos
El redactor recomienda