Una de las tentaciones más agradables del verano es la de un plato rebosante de fruta fresca. Pero hay muchas formas de comer la fruta: en ensaladas, compotas, cremas, sopas y salsas... Las frutas llenan de vitaminas y nutrientes nuestros menús al tiempo que dan un toque original a las comidas veraniegas. Dejemos a un lado las guarniciones del invierno para aprovechar que somos el país de nuestro entorno con mayor variedad y calidad de frutas frescas. La fruta contiene un altísimo porcentaje de agua que nos ayuda a mantenernos hidratados y nos refresca, al tiempo que nos ayuda a reponer los micronutrientes perdidos.

La clave está, una vez más, en apostar por la calidad. Elegir aquellas frutas que se han recogido en su mejor momento, combinando al mismo tiempo madurez y frescura. Así es la selección que encontrarás en los Supermercados de El Corte Inglés, tanto en sus establecimientos como a través de la compra 'online'. Además, también podrás encontrar fruta troceada fresca, ideal para llevar a la playa, la piscina o de excursión.

Si quieres innovar en tus platos y darles una vuelta de frescor, ten en cuenta estas ideas con las que podrás introducir la fruta en tus menús.

Fresas: también en gazpacho

¿Piensas en fresas y se te viene a la mente una copa llena de nata? Bien, es una opción realmente apetecible, al igual que el también clásico bol de fresas con zumo de naranja, pero hoy te hacemos otra propuesta. Se trata de sacar las fresas del mundo de los postres e incorporarlas a recetas saladas. Su punto a mitad de camino entre el ácido y el dulzor las hacen perfectas para combinar con alimentos grasos, como el paté, los quesos curados o el pato. Asimismo, partiendo de una inicial compota, puedes reducir azúcar y añadir picantes, agrios y ácidos para hacer vinagretas originales. Pero una de las formas estrella de utilizar en verano las fresas es haciéndolas brillar en una de nuestras recetas más clásicas: el gazpacho con este de sandía y fresas. Y, en ensalada, recuerda que la fresa hace muy buenas migas con la manzana y con el suave amargor de la endibia.

Fresas. (Unsplash)
Fresas. (Unsplash)

Frutos rojos: la salsa inolvidable

Al igual que sucede con las fresas, los arándanos, moras, frambuesas o grosellas son el acompañamiento perfecto para multitud de postres y desayunos: 'crumbles', tartaletas, yogures, mermeladas, mueslis… Pero démosles también un papel en los fogones, porque la acidez de los frutos rojos es ideal para enriquecer muchos platos, entre ellos los foie y los quesos untuosos, como el brie. ¿No es tentadora una tosta de paté con salsa de frutos rojos y cebolla caramelizada? También se pueden incorporar a una guarnición de arroz o para acompañar carnes, una salsa para marcar el contraste de carnes grasas como el pato. En esta receta de filetes de pavo con frutos rojos hemos hecho primero una salsa de Oporto con azúcar moreno y especias, a la que le hemos añadido los frutos.

Arándanos y frambuesas. (Unsplash)
Arándanos y frambuesas. (Unsplash)


Nectarinas, un original sushi

Son deliciosas en esta época del año y puedes aprovecharlas también para innovar en tu recetario. Una opción que tal vez no te hayas planteado es la de hacerlas al horno, cuidando de ir cambiándolas de posición: el calor y la maceración extraen de la fruta sus notas más dulces convirtiéndola en un manjar. Por cierto, el reposo le va muy bien, por lo que al día siguiente estarán aún más ricas. Otra posibilidad es la de hacer con nectarinas una salsa de tonos orientales (añadimos cilantro, lima, picante, coco...) que nos servirá para darle una vuelta a los asados de cerdo. Y una opción original es la de hacer nigiris de nectarina (y de otras frutas), en los que el arroz es un delicioso arroz con leche.

Nectarinas. (Unsplash)
Nectarinas. (Unsplash)


Peras, del árbol a la cuchara

Una de las frutas más versátiles en la cocina es la pera. Sus distintas variedades van bien prácticamente con cualquier alimento y en múltiples elaboraciones: en almíbar, en ensaladas, especiadas en chutneys para acompañar carnes y pescados… Excelente es también su alianza con el queso, ya sea uno suave tipo crema como uno azul repleto de carácter. Te hacemos dos propuestas: una lombarda con pera en la que la verdura y esta fruta se aliñan con una vinagreta de aceite de almendra, salsa de soja y vinagre de moscatel, o esta sopa fría de berros y pera, aromatizada con pimienta rosa y sumamente refrescante.

Manzanas y peras. (Unsplash)
Manzanas y peras. (Unsplash)


Manzanas, una sopa refrescante

Sus miles de variedades y sabores -solo la OCU distingue entre más de 30 tipos- hacen que la manzana sea una extraordinaria aliada en la cocina. Tenemos, por supuesto, la compota de manzana, perfecta para aligerar un codillo o un lacón, que podemos aromatizar con canela y moscatel. También, en crudo, aportan textura, frescor y acidez a todo tipo de ensaladas de verano, por ejemplo una de canónigos, maíz, atún y palitos de cangrejo, aliñada con crema de balsámico y aceite de oliva virgen extra. Para ofrecerte una receta original, te proponemos esta sopa de manzana con yogur griego. Un entrante ideal para cualquier comida o cena de estío.

*El Confidencial, en colaboración con el Supermercado de El Corte Inglés, te presenta una serie de artículos con los que aprenderás a reconocer los mejores productos frescos de temporada, de proximidad y de la máxima calidad. También recetas saludables para poder llevar una dieta rica, nutritiva y llena de sabor.