Verano y barbacoa siempre van de la mano. El buen tiempo y el descanso favorecen ese punto de encuentro en el que compartimos una comida informal con amigos o familiares. Es una forma de reunión en la que no hay prisas, protocolo o etiquetas y donde solo hay un objetivo: disfrutar del momento.

No hay duda de que la barbacoa tradicional, con panceta, chorizo, chuletillas de cordero o chuletón de vaca, está deliciosa, pero ¿no te has planteado que otros cortes y otras carnes pueden convertirse en un manjar si los pasamos por la brasa? El primer paso para elegir esas piezas diferentes es buscar la calidad. Nuestra recomendación es que acudas allí donde esté garantizada, como los Supermercados de El Corte Inglés, donde encontrarás una amplia variedad de cortes. No dudes en preguntar a sus carniceros, profesionales que te asesorarán y te indicarán qué piezas pueden ser las más indicadas para cada momento.

La barbacoa convencional está deliciosa, pero ¿te animas a probar algo diferente?
La barbacoa convencional está deliciosa, pero ¿te animas a probar algo diferente?

Estos son algunos de los cortes que puedes comprar para sorprender a tus invitados y salir de las barbacoas más tradicionales:

Cerdo: apuesta por el ibérico

Las carnes más sabrosas a la parrilla son aquellas que tienen una mayor infiltración de grasa; esta grasa es la que garantiza su jugosidad y, además, en el caso del cerdo ibérico alimentado con bellota, es grasa saludable. Algunos consejos sobre esta carne:

Presa adobada a la barbacoa.
Presa adobada a la barbacoa.

  • Secreto, pluma, presa y lagarto son cuatro de los mejores cortes para la barbacoa.
  • Las piezas se deben hacer enteras a la brasa y filetearlas después. Es la manera de que queden rosadas y jugosas en su interior.
  • La brasa debe estar completamente incandescente y la parrilla muy caliente. Es esencial que la carne se selle al momento y cree una costra que retendrá los jugos. Es importante no darle demasiadas vueltas, con una es suficiente.
  • Cuando hayas sacado la carne de la barbacoa, déjala reposar unos 10 minutos. Notarás lo tierna que queda.

Cordero, no solo chuletillas

  • Churrasquitos: es una carne muy sabrosa, perfecta como aperitivo. En realidad, son las puntas de la falda y el pecho del cordero, cortados en trozos pequeñitos siguiendo el sentido de los huesos del costillar. Normalmente los venden ya adobados; si no, también puedes adobarlos tú. El truco es que se doren poco a poco, para que queden muy bien tostados.
  • Tournedó: seguro que al decir tournedó has pensado en carne de vacuno. Pero también podemos tener un tournedó de cordero. Lo obtenemos a partir de la pierna deshuesada, a la que se envuelve con la ‘tela’ del mismo cordero. La puedes encontrar ya así preparada en tu carnicería de confianza. Para que esté delicioso, su interior debe quedar rosado. Es poco más que un 'vuelta y vuelta'.
  • Collares: otro corte no muy conocido del cordero que hará que tus invitados quieran repetir. Su grasa infiltrada los hace especialmente sabrosos y, aunque se pueden hacer en guisos y estofados, la brasa les da un toque más que interesante. Si, además, los pintas con salsa barbacoa, mejor que mejor.

También pollo y conejo

Aunque es cierto que las carnes grasas son exquisitas a la parrilla, la carne magra puede ser un descubrimiento si la sabes preparar bien:

  • Pollo a la rana: recibe este nombre por el aspecto que presenta el ave cuando se le quita el costillar y la quilla. Pide a tu carnicero que te lo prepare así, abierto, para que se pueda asar bien en las brasas. Lo mejor es que dejes que el pollo se marine unas dos horas antes de cocinarlo. Esta marinada la puedes hacer a tu gusto, pero una sugerencia puede ser una mezcla de sal gorda, hierbas (romero, tomillo), pimienta, tabasco y ajo.
  • Conejo adobado: otra forma estupenda de pasar por la barbacoa esta carne magra y nutritiva. El adobo es muy sencillo de preparar: ajo, pimentón, agua, vinagre y sal. Una opción es que el carnicero lo haga trozos, pero también lo puedes asar entero, abierto por la mitad. En este caso, recuerda que primero lo debes hacer por la parte interior. Diez minutos y le damos la vuelta.

Y como acompañamiento, no te olvides de las salsas para dar más sabor a tus carnes de barbacoa. Cuando las elijas, intenta que no enmascaren el sabor y el aroma del resto de ingredientes, ya que su objetivo es realzarlos. Son la mejor forma de disfrutar de distintos platos partiendo de una misma base. Además, la gama que existe es muy extensa, desde la mítica salsa barbacoa, al chimichurri o la salsa roquefort, que puede ser una buena opción para la presa.

*El Confidencial, en colaboración con el Supermercado de El Corte Inglés, te presenta una serie de artículos con los que aprenderás a reconocer los mejores productos frescos de temporada, de proximidad y de la máxima calidad. También recetas saludables para poder llevar una dieta rica, nutritiva y llena de sabor.