Si quieres vivir más años, tienes que comer esto a menudo
  1. Nutrición
El poder de la capsaicina

Si quieres vivir más años, tienes que comer esto a menudo

La ciencia vuelve a poner su mirada en el picante. Una nueva investigación desvela que los amantes de las guindillas tienen menos riesgo de morir de cáncer o del corazón

Foto: Si quieres vivir más años, tienes que comer esto a menudo
Si quieres vivir más años, tienes que comer esto a menudo

No le va a todo el mundo, pero sí a buena parte de la población. La comida picante funciona como un ‘masoquismo benigno’ que incendia nuestra boca y ‘produce’ calor corporal. Pero es mucho más que eso. Así lo demuestra una nueva investigación que atribuye a las guindillas la capacidad de reducir la mortalidad por enfermedad cardiovascular o cáncer.

Conocidos por otros nombre según su país de origen (ají o chiles), se trata de una variedad de pimiento picante que es originario de América y fue en 1493 cuando se extendió al resto del mundo. Pero hablamos, sobre todo, de uno de sus principales compuestos: la capsaicina, la molécula picante que 'incendia' los platos.

Foto: La capsaicina de las guindillas, posible tratamiento del cáncer de pulmón

Se le atribuyen numerosos beneficios para la salud: protege de la obesidad y la diabetes, combate la inflamación o inhibe el crecimiento de las células cancerosas. Incluso es útil frente al reflujo gastroesofágico, mejorando la sensación de dolor, según recoge la revista 'Gastroenterology'.

Más picor, más vida

Ahora, en el marco de las sesiones científicas que ha llevado a cabo la semana pasada la Asociación Americana del Corazón, se ha presentado el nuevo trabajo que asocia su consumo con una mayor supervivencia.

Foto: Unsplash/@grfxman.
Foto: Unsplash/@grfxman.

No es el primero en establecer esta relación. El año pasado, la revista 'Journal of the American College of Cardiology' se hacía eco de una investigación italiana en la que participaron 22.811 ciudadanos de la región de Molise. Los datos muestran que las personas que consumían guindillas con regularidad (4 veces por semana o más) poseían un 40% menos de riesgo de fallecer de un infarto. Pero, además, la disminución del riesgo de mortalidad cerebrovascular fue incluso mayor, ya que resultó en más de la mitad.

En el nuevo ensayo, llevado a cabo por el Instituto del Corazón, Vascular y Torácico de la Clínica Cleveland, en Cleveland, Ohio, se analizaron los efectos del ají en la mortalidad por enfermedades cardiovasculares y por todas las causas. Los investigadores seleccionaron 4.729 estudios de cinco bases de datos de salud mundiales líderes (Ovid, Cochrane, Medline, Embase y Scopus). Su análisis final incluye cuatro grandes estudios. Asimismo, se utilizaron los registros de salud y dietéticos de más de 570.000 personas en los Estados Unidos, Italia, China e Irán para comparar los resultados de quienes consumieron los chiles con los que rara vez o nunca los comían.

En comparación con las personas que rara vez o nunca comían el famoso picante, el análisis encontró que las que sí lo ingerían tenían.

  • Una reducción relativa del 26% en la mortalidad cardiovascular.
  • Una disminución del 23% en la mortalidad por cáncer.
  • Un menor riesgo (25%) de mortalidad por todas las causas.

"Nos sorprendió descubrir que en estos estudios publicados anteriormente, el consumo regular de chiles se asoció con una reducción general del riesgo de todas las causas, enfermedades cardiovasculares y mortalidad por cáncer. Destaca que los factores dietéticos pueden desempeñar un papel importante en la salud en general". dice el autor principal Bo Xu.

Los mecanismos

E insiste: "Sin embargo, actualmente se desconocen las razones y los mecanismos exactos que podrían explicar nuestros hallazgos. Por lo tanto, es imposible decir de manera concluyente que comer más ají puede prolongar la vida y reducir las muertes, especialmente por factores de las enfermedades mencionadas. Es necesario llevar a cabo más investigación para confirmar estos hallazgos preliminares".

Foto: iStock.
Foto: iStock.

El Dr. Xu asevera que existen varias limitaciones para este tipo de estudio: "Los cuatro ensayos revisados ​​incluyeron datos de salud específicos limitados sobre individuos u otros factores que pueden haber influido en los hallazgos". El investigador también notó que la cantidad y el tipo de ají consumido fue variable entre los estudios, lo que dificulta sacar conclusiones sobre cuánto, con qué frecuencia y qué tipo de consumo de ají puede estar asociado con beneficios para la salud. Los investigadores continúan analizando sus datos y esperan publicar el artículo completo pronto.

Enfermedades Dieta
El redactor recomienda