Las bebidas que sí consiguen bajar la tensión arterial
  1. Nutrición
Prevención

Las bebidas que sí consiguen bajar la tensión arterial

La hipertensión afecta a más del 40% de los ciudadanos, exponiéndoles al peligro de tener un problema circulatorio. Para reducir las cifras de presión hay más opciones dietéticas además de disminuir el consumo de sal

Foto: Las bebidas que sí consiguen bajar la tensión arterial
Las bebidas que sí consiguen bajar la tensión arterial

Más de mil millones de personas en el mundo tienen hipertensión y nueve millones fallece cada año a consecuencia de esta enfermedad, y lo malo es que muchos afectados ignoran su problema. El avance silencioso de esta patología hace que aumente el riesgo de sufrir problemas cardiacos y accidentes cerebrovasculares. La buena noticia es que la presión arterial alta se detecta fácilmente y se puede controlar. Al margen de los medicamentos específicos para ello, hay una serie de bebidas que pueden ayudar a bajar la tensión. Estas serán algunos de tus mejores aliados para mantener a raya las cifras tensionales.

Grandes aliados

Zumo de tomate: empezaremos con algo tan básico como el zumo de tomate. Un estudio de 2019, realizado en Japón, reveló que tomar una taza de esta bebida al día mejora la presión arterial sistólica y diastólica y también el colesterol LDL. Los expertos recomiendan que, siempre que se pueda, se debe evitar añadir una pizca de sal.

Zumo de remolacha: esta verdura, tanto cruda como cocida, mejora la tensión. Es rica en nitratos dietéticos que sirven para reducir la presión arterial.

Foto: iStock.
Foto: iStock.

Zumo de ciruela: una investigación, realizada en 2010, comparó tres grupos de pacientes que ingirieron ciruelas pasas. El primero comió tres al día; el segundo, seis, y el tercero, ninguna. La ingesta de tres ciruelas pasas al día redujo significativamente la presión arterial, mientras que el consumo de seis registró una reducción adicional. Cabe destacar que esta fruta también sirve para aliviar el estreñimiento y reducir el colesterol LDL (malo).

Zumo de granada: es un alimento saludable para el corazón, así se demostró en ocho ensayos (realizados en 2016), en los que se vio que ayudaba a aminorar la presión arterial sistólica y diastólica. Además, es rica en nutrientes como ácido fólico y vitamina C y tiene efectos antiinflamatorios. Para bajar la tensión, la dosis recomendada es de al menos 240 ml al día.

Zumo de bayas: aunque una de sus principales propiedades es la de ser excelentes antioxidantes, las bayas, como los arándanos, son buenas para el corazón. El zumo de arándano o de cereza puede reducir la presión arterial sistólica y el colesterol. Es importante evitar el azúcar añadido.

Leche desnatada: los lácteos bajos en grasa están asociados con un menor riesgo de hipertensión arterial. La recomendación en este caso es consumir entre dos y tres porciones al día.

Té: esta infusión también ayuda a mejorar nuestra tensión arterial. Sin embargo, los estudios realizados concluyen que los efectos beneficiosos se consiguen con el té negro y el té verde, ya que son estas dos variedades las que mejor influyen en la bajada de la presión arterial sistólica y diastólica.

Buenos consejos

La tensión alta puede pasar desapercibida así que, además de una alimentación sana, podemos incluir en nuestra vida diaria algunas recomendaciones que nos ayuden a mantener nuestra tensión en niveles óptimos como:

Realizar actividad física: la Asociación Estadounidense del Corazón recomienda 2 horas y media semanales o 75 minutos por semana de ejercicio físico.

Perder peso: si tienes sobrepeso, el corazón está obligado a trabajar más para bombear sangre.

Dejar de fumar: el tabaco endurece las arterias y favorece la tensión alta. Ser fumador es un riesgo grave a largo plazo.

Foto: Unsplash/@johnmcclane.
Foto: Unsplash/@johnmcclane.

Realizar la dieta DASH: desarrollada por el US National Institute of Health, propone un régimen adecuado para aquellas personas que padecen tensión alta. En este sentido, introducen alimentos no procesados como frutas y verduras, ya que tienden a controlar la tensión sin necesidad de medicamentos.

Evitar el estrés: la ansiedad y el estrés crónico contribuyen a elevar la tensión. Aunque resulte difícil debido a la actual forma de vida, es necesario eliminar todo aquello que pueda alterar nuestra tensión. En este sentido, la recomendación es relajarse, meditar, etc.

15 buenas infusiones para bajar la tensión

  • Ajo
  • Rooibos
  • Apio
  • Hojas de moringa
  • Plantago llantén
  • Té verde
  • Cantueso o tomillo borriquero
  • Té blanco
  • Tila
  • Hojas y semillas de zanahoria
  • Hojas de olivo
  • Rompepiedras
  • Albahaca
  • Jengibre
  • Té de Jamaica o de hibiscos
Alimentos Verduras Leche Enfermedades
El redactor recomienda