El etiquetado de los alimentos influye en la mejora de la dieta
  1. Nutrición
NUEVA INVESTIGACIÓN

El etiquetado de los alimentos influye en la mejora de la dieta

Así lo sugiere un estudio llevado a cabo por investigadores de la Universidad de Melbourne (Australia). Algunos hablan de que el etiquetado de los alimentos podría alentar a los fabricantes a mejorar la nutrición del producto

Foto: Foto: iStock.
Foto: iStock.

Si hace menos de un mes, el prestigioso 'British Medical Journal' publicaba un artículo que confirmaba, con datos científicos de más de 500.000 personas, que el sistema Nutri-Score (etiquetado de colores que llegará a España en 2021) reducía la mortalidad por cualquier causa, ahora, estudiosos de la Universidad de Melbourne hablan sobre la importancia del tipo de sistema de etiquetado de los productos para mejorar la dieta.

Concretamente, un equipo formado por investigadores de la Universidad de Auckland, la ya citada y el Instituto George de Salud Mundial analizó las etiquetas nutricionales de los productos en los supermercados de Sídney y Auckland para ver si el sistema de clasificación de estrellas de la salud (HSR) marcaba la diferencia en la forma en que la industria alimentaria formula los alimentos.

El estudio sugiere que la obligatoriedad del sistema de etiquetado HSR generaría mayores beneficios para la salud pública que los actuales sistemas que existen en Nueva Zelanda y Australia. El autor principal y profesor de la Universidad de Melbourne, Tony Blakely, asegura que “las etiquetas HSR obligatorias podrían mejorar los alimentos no saludables, porque hay poco incentivo para que los fabricantes etiqueten los alimentos no saludables voluntariamente".

Modelo de etiquetado australiano, ¿en qué consiste?

La información nutricional es obligatoria en la parte posterior de los envases de los productos australianos y alimentos de Nueva Zelanda, pero las etiquetas HSR y la calificación de un alimento de 0,5 (menos saludable) a 5 (más saludable) estrellas son voluntarias.

El sistema de etiquetado HSR (HealthStar Rating) es un modelo interpretativo híbrido que adopta un ranking de media de cinco estrellas para indicar el nivel de la calidad nutricional general del producto y que puede ser acoplado a un modelo similar al GDA (un sistema de etiquetado que presenta la información sobre un conjunto de nutrientes específicos, sin ningún tipo de juicio, opinión u orientación, o elementos cualitativos para auxiliar en la interpretación de la información).

“Ambos modelos tienen en cuenta el contenido de energía, azúcares totales, grasas saturadas, sodio, proteínas, fibras alimenticias, frutas y hortalizas presentes en 100 g o ml del alimento. Por su parte, el HSR también computa el contenido de nueces y semillas.Estos modelos también operan de forma voluntaria y utilizan criterios nutricionales complejos que permiten a los clientes comparar productos de una misma categoría”, según explica el Dr Javier Morán, catedrático de Innovación Alimentaria, director del Instituto Universitario de Innovación Alimentaria y profesor titular (excedente) del Instituto Nacional de Salud Pública de México.

Foto: iStock.
Foto: iStock.

El estudio más completo de la respuesta de la industria alimentaria al sistema HSR, publicado en 'PLOS Medicine', ha confirmado que el etiquetado HSR hace que algunos productos sean más saludables.

El Foro Ministerial de Australia y Nueva Zelanda sobre reglamentación de los alimentos introdujo en el frontal del paquete de forma voluntaria el sistema HSR y la calculadora HSR decide cuántas estrellas obtiene un alimento. Las etiquetas HSR tienen como objetivo mejorar las dietas, animar a los consumidores a elegir productos más saludables e impulsar que los fabricantes reformulen estos para que lo sean.

Este estudio examinó los efectos de la reformulación de las etiquetas HSR. Los investigadores analizaron la información nutricional y el etiquetado de los productos envasados en cuatro de los principales supermercados de Nueva Zelanda anualmente a partir de 2013, y los supermercados Aldi, Coles, IGA y Woolworths de Sídney a partir de 2014.

Rastrearon la información nutricional de 58.905 alimentos empaquetados para ver si el etiquetado HSR condujo a cambios en la composición de los nutrientes. Usando la calculadora HSR también anotaron productos sin etiquetar para poder hacer comparaciones.

Los productos con HSR, 6-10% más saludables

Los productos que optaron por mostrar el etiquetado HSR en el envase fueron el 6,5 y el 10,7 por ciento en Australia y Nueva Zelanda, respectivamente, y es más probable que aumenten su puntuación HSR en 0,5 estrellas que los que no lo hicieron.

Los productos neozelandeses con HSR mostraron una disminución del 4% en la sal, mientras que los productos australianos disminuyeron en un 1,4%. El HSR fue asociado con una disminución del 2,3% del contenido de azúcar en Nueva Zelanda y una disminución estadísticamente insignificante del 1,1% en Australia.

Foto: iStock.
Foto: iStock.

Los productos más saludables que habrían obtenido de cuatro a cinco estrellas mostraron una menor reformulación más sana; de hecho, la mayoría de la reformulación se produjo en menos productos saludables con etiquetas HSR.

En Australia, un producto promedio con HSR que obtuvo de 0,5 a 1,5 estrellas perdió 14 kJ de energía por 100 gramos (1,3%), en comparación con un producto que anotó cuatro o cinco estrellas que casi no vieron cambios en la energía. Patrones similares se observaron para casi todos los nutrientes estudiados en ambos países.

El autor principal y becario de investigación de la Universidad de Melbourne, el Dr. Laxman Bablani, aseguró que “aunque las mejoras parecían pequeñas, incluso los cambios modestos podrían llevar a grandes impactos en la salud a nivel de la población”. Y afirmó que “si las etiquetas fueran obligatorias, el impacto podría ser mucho mayor, ya que la adopción HSR por parte de los productos más insalubres fue menos de la mitad de los más saludables".

Ejemplos de la reformulación positiva

En 2019, alrededor del 15% de los productos que obtuvieron dos estrellas tenían HSR en ambos países, en comparación con más del 35% de los que obtuvo cuatro estrellas y más. Se incluyen ejemplos de reformulación positiva.

Foto: La huerta en el súper.

Por ejemplo, una popular galleta de sabor tiene ahora un 6% menos de grasa y aproximadamente un 10% menos de sodio por cada 100 g que antes de que adoptara las etiquetas HSR en 2016. Esto la llevó de 1,5 a dos estrellas. Por otro lado, varias variedades de sopa instantánea reducen el sodio y la energía para aumentar de tres a tres estrellas y media en el año en que fueron etiquetadas.

Una salsa barbacoa de marca de un gran supermercado cortó el azúcar en 4,5 g por 100 g (9,6%) en 2017 cuando adoptó las etiquetas HSR. La profesora de la Universidad de Auckland Cliona Ni Mhurchu dijo que “el HSR podría tener un impacto mucho más grande si más productos no saludables lo adoptasen”.

Normativa Tendencias de consumo Industria alimentaria Alimentos Dieta
El redactor recomienda