Café con leche, leche con galletas, leche caliente antes de dormir… Es un producto básico en cualquier casa y, aunque nadie especifique cómo es esa leche, lo cierto es que el mercado ofrece varias alternativas. En los supermercados es fácil poder elegir entre la opción más convencional y otras como la de cabra y oveja, que comienzan a ver crecer su popularidad entre los consumidores.

España es una gran productora de ambas. Con datos provisionales de noviembre del año pasado, nuestro país es el segundo de la Unión Europea que más leche de cabra produce, solo superada por Francia, con 442,88 millones de litros. En el caso la leche de oveja, esa cifra alcanzaba los 508,98 millones de litros producidos en 2019, según datos publicados por el Fondo Español de Garantía Agraria (FEGA), entidad dependiente del Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación (MAPA).

La leche de cabra es rica en minerales y vitamina A que contribuyen al funcionamiento del sistema inmune

Más allá de los ‘macronúmeros’, ambas leches son una opción saludable. En el caso de la leche de cabra, destaca su contenido en fósforo, potasio y calcio, aunque su verdadera característica es que contiene vitamina A. Esta vitamina contribuye al funcionamiento del sistema inmune y de la vista y es pieza fundamental para tener una piel sana.

Además, contiene ácidos grasos esenciales y tiene entre un 30-35% de ácidos grasos que son fuente de energía rápida que eliminamos. Por su composición es más digerible para aquellas personas con problemas digestivos como úlceras o gastritis.

La leche de oveja es ideal para los que practican deporte de alta intensidad

En cuanto a la leche de oveja, y según la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), tiene un alto contenido de materias grasas y proteínas —unos 5,6 gramos por cada 100—. Su alto contenido calórico —100 kilocalorías por cada 100 gramos— la hace ideal para aquellos que practican deporte de alta intensidad. También contiene hierro y ácido fólico —indicados para evitar problemas de anemia—, zinc, magnesio y vitamina C. Varios estudios han demostrado que esta leche es rica en vitaminas B1, B2 y B3, fundamentales para en el metabolismo energético. Pero, sin duda, donde más destaca es en sus niveles de calcio. Esto hace que esté indicada para prevenir enfermedades de los huesos como la osteoporosis.

La importancia de la trazabilidad

Quienes conocen bien las propiedades de ambas leches son los ganaderos que forman parte de la Cooperativa Ganadera del Valle de Los Pedroches (Covap). "La leche de oveja y cabra proviene de granjas familiares seleccionadas donde la calidad es la máxima prioridad en su producción,
defienden desde la Cooperativa.

La Cooperativa Andaluza con más de 60 años de historia ha sabido adaptarse a las necesidades del mercado ofreciendo a sus clientes diferentes alternativas como la leche y la mantequilla de oveja y de cabra. Gracias a su modelo trazabilidad, la cercanía de sus granjas a menos 20 kilómetros de la planta láctea y sus estrictos controles de calidad en todos sus procesos puede garantizar un producto fresco y de calidad. Actualmente cuenta con 16 granjas de ovino de leche de raza merina que destaca por su capacidad genética y de producción láctea y 39 de cabra, raza murciano-granadina, que tiene altos rendimientos de producción destinada a la elaboración de la leche envasada.

Objetivo de ofrecer a sus consumidores productos de calidad, seguros y saludables generando valor en todos los eslabones de la cadena agroalimentaria.