¿Son igual de beneficiosas las zanahorias en todas las personas?
  1. Nutrición
Fuente de vitamina A

¿Son igual de beneficiosas las zanahorias en todas las personas?

Las propiedades saludables de estas verduras son conocidas. Sin embargo, un equipo de investigadores ha observado que es necesaria la activación de una enzima para producir el betacaroteno responsable de sus beneficios

placeholder Foto: Foto: Unsplash/@gabrielgrulora.
Foto: Unsplash/@gabrielgrulora.

¿Tienen las zanahorias el mismo efecto beneficioso en todas las personas? ¿Por qué son tan saludables? Una de las principales propiedades nutricionales de estos alimentos es la cantidad de betacaroteno (precursor de la vitamina A) que aportan, lo que contribuye a la disminución del colesterol malo en sangre, por ejemplo.

"Es necesario que se active una enzima para que se produzcan beneficios como la disminución del colesterol malo"


El betacaroteno es el compuesto bioactivo responsable de su famoso color naranja. Cuando este se transforma en vitamina A, hace que se reduzca el colesterol malo en la sangre. Es decir, ayuda a protegernos contra el desarrollo de la aterosclerosis, una enfermedad que conlleva la acumulación de grasas y colesterol en las arterias. Además, es la principal causa de muerte en todo el mundo, según el profesor asistente de Nutrición Personalizada en el Departamento de Ciencia de los Alimentos y Nutrición Humana de la Universidad de Illinois, Jaume Amengual.

El mecanismo

La cuestión reside en que no todas las personas se pueden beneficiar de estas propiedades. ¿Por qué? Porque un grupo de investigadores (Amengual y sus compañeros) ha observado el mecanismo de conversión del betacaroteno y se ha dado cuenta de que es necesario que se active una enzima para que se produzcan beneficios como la disminución del colesterol malo.

placeholder Foto: Unsplash/@nickpage.
Foto: Unsplash/@nickpage.

Para entender mejor el proceso y confirmar la necesidad de la activación de la enzima, llevaron a cabo dos estudios en los que se analizaron los efectos del betacaroteno en la salud cardiovascular. Y en este punto identificaron un paso crítico en el proceso de conversión.

Una variación genética de la enzima

Para que este compuesto que tienen las zanahorias se convierta en la famosa vitamina A, que es la que nos aporta beneficios saludables, debe estar activa la enzima llamada betacaroteno oxigenasa 1 (BCO1). ¿Qué es lo que hace que esta enzima sea más o menos activa? Una variación genética de la misma. En este sentido, y en el contexto de las investigaciones que llevaron a cabo, se dieron cuenta de que las personas que tenían BCO1 menos activa necesitaban otras fuentes de vitamina A en su dieta, como apunta Amengual.

En el primer estudio, publicado en el 'Journal of Nutrition', se analizaron las muestras de sangre y ADN de 767 adultos jóvenes y sanos de entre 18 y 25 años. Los resultados confirmaron la correlación que existía entre la actividad de esta enzima y el nivel de colesterol malo en sangre. "Las personas que contaban con una variante genética asociada con hacer más activa la enzima BCO1 tenían un colesterol más bajo en la sangre. Esa fue nuestra primera observación", señaló Amengual.

El seguimiento

Los investigadores llevaron a cabo un estudio como seguimiento, que fue publicado en el 'Journal of Lipid Research', pero esta vez en ratones, ya que era la única manera de poder acelerar el proceso, ya que en humanos tendríamos que esperar 70 años para ver si desarrollan enfermedades cardiovasculares, algo que en la vida real no es factible.

"Vimos que cuando administramos betacaroteno a ratones, estos tienen niveles más bajos de colesterol. Estos ratones desarrollan lesiones de aterosclerosis más pequeñas o placas en sus arterias. Esto significa que los ratones alimentados con betacaroteno están más protegidos contra la aterosclerosis que los alimentados con una dieta sin este compuesto bioactivo", afirma el profesor Amengual.

placeholder Foto: Unsplash/@ismaeltrevino.
Foto: Unsplash/@ismaeltrevino.

En el segundo estudio, los investigadores también investigaron las vías bioquímicas de estos procesos, determinando en qué parte del cuerpo ocurre el efecto.

"Lo reducimos al hígado como el órgano encargado de producir y secretar lipoproteínas al torrente sanguíneo, incluidas las conocidas como colesterol malo, y observamos que en ratones con altos niveles de vitamina A, la secreción de lípidos en el torrente sanguíneo disminuye abajo", señala Amengual.

Alimentos con vitamina A

Cabe destacar una de las observaciones de Jaume Amengual, que es que hasta el 50% de la población cuenta con una enzima menos activa, es decir, que su cuerpo es más lento produciendo vitamina A, por lo que sería necesario complementar el aporte de esta a través de la dieta.

Brócoli, batata, col rizada, espinacas, lechuga, mango, calabaza, huevo, albaricoque, leche o hígado son algunos de los alimentos fuente de vitamina A, que no solo sirve para la prevención de las enfermedades cardiovasculares, sino que es una buena aliada de la salud ocular.

Verduras Enfermedades
El redactor recomienda