¿Qué relación guarda la duración de la obesidad con las enfermedades?
  1. Nutrición
Un estudio da la clave

¿Qué relación guarda la duración de la obesidad con las enfermedades?

No todas las personas que la padecen tienen el mismo riesgo de experimentar enfermedades cardiometabólicas, ¿qué factor influye?

Foto: Foto: Unsplash.
Foto: Unsplash.

Los estudios relacionados con la obesidad siguen siendo una de las claves para frenar la que se ha convertido en la epidemia del siglo XXI. Sabemos que la obesidad tiene nefastas consecuencias en la salud y que es uno de los principales motivos del desarrollo de enfermedades, pero ¿influye su duración en la aparición de patologías?

Una investigación británica, publicada en la revista 'PLOS Medicine', ha analizado si la extensión en el tiempo de la obesidad estaba relacionada con la heterogeneidad en el riesgo cardiometabólico. En el nuevo trabajo, los autores utilizaron datos de tres estudios de cohortes de nacimiento británicos que recopilaron información sobre el índice de masa corporal entre los 10 y los 40 años, así como sobre factores de riesgo de enfermedad cardiometabólica (presión arterial, colesterol y mediciones de hemoglobina glicosilada, azúcar en sangre) en 20.746 participantes.

Foto: Foto: iStock.
La estrecha relación que mantienen la obesidad y el sueño
Fernando Carrasco Galán Carlos Rodríguez


“Esta asociación positiva entre la duración de la obesidad y los factores de riesgo de enfermedad cardiometabólica se atenuó en gran medida al ajustar por la gravedad de la obesidad, excepto para la hemoglobina glicosilada”, explican los investigadores.

Una mayor duración de la obesidad se asoció con peores valores para todos los factores de riesgo cardiometabólicos. La correlación más fuerte se encontró en los niveles de hemoglobina glicosilada: las personas que fueron obesas durante menos de 5 años presentaron cifras de hemoglobina glicosilada un 5% más altas que las de quienes nunca fueron obesos, y aumentaron hasta el 20% en aquellos con obesidad durante 20 a 30 años.

La prevención es la clave

La epidemia de obesidad se caracteriza por un inicio mucho más temprano de esta y, en consecuencia, una mayor exposición de por vida. “Nuestros hallazgos son importantes, ya que sugieren que las recomendaciones de políticas de salud destinadas a prevenir la obesidad de aparición temprana y, por lo tanto, reducir la exposición a la misma de por vida pueden ayudar a rebajar el riesgo de diabetes”, concluyen en el estudio los investigadores.

El 90% de las obesidades se dan por una alimentación desmedida y poco saludable


Según datos de la Organización Mundial de la Salud, en países desarrollados la prevalencia de sobrepeso y obesidad entre los niños en edad preescolar supera el 30%. En este contexto, los autores señalan: “Estos aumentos en la obesidad infantil acompañan a aumentos significativos de la obesidad global en adultos. Se ha demostrado que las personas más jóvenes están acumulando mayor exposición al sobrepeso o la obesidad a lo largo de sus vidas, por lo que es fundamental comprender en profundidad la influencia de la duración de la obesidad en el desarrollo de factores de riesgo cardiometabólicos”.

Foto: Unsplash.
Foto: Unsplash.

Por este motivo, es importante que se fomenten las recomendaciones de políticas de salud destinadas a prevenir la obesidad de inicio temprano y, de esta forma, se pueda reducir la exposición a la obesidad durante toda la vida. “Para aquellos que ya son obesos, reducir la gravedad de la obesidad también puede mejorar su perfil metabólico. En consecuencia, las estrategias de prevención podrían considerar tanto su duración como su gravedad”, concluyen los autores.

Factores de la obesidad: ¿genética o malos hábitos?

“El problema actual de la obesidad radica en una alimentación generalmente desordenada. De hecho, el 90% de las obesidades se dan por una alimentación completamente desmedida y poco saludable”, alerta en una entrevista con Alimente el doctor Alfredo Alonso Poza, jefe de Servicio del Hospital Universitario del Sureste de Madrid y coordinador de la Unidad de Obesidad del Hospital Ruber Juan Bravo.

En este sentido, el doctor reitera que “menos del 10% de los trastornos metabólicos que implican obesidad se dan por una afectación genética”. Además, se trata de “problemas adquiridos en el medio familiar o social, es decir, hábitos adquiridos completamente contrarios a la salud”.

Según el experto, esto se demuestra porque “las obesidades infantiles implican un riesgo alto de enfermedades cardiovasculares a largo plazo y también de diabetes”. En este sentido, añade, “los valores de la hemoglobina glicosilada que se ven en el estudio indican que hay una tendencia a la diabetes, del mismo modo que hay una resistencia insulínica”.

Foto: Unsplash.
Foto: Unsplash.


“Esto se da generalmente porque las personas basan su alimentación en el consumo de productos refinados, hidratos de carbono y una ingesta excesiva de alimentos, junto a una falta de ejercicio”, analiza.

El propósito de la investigación citada es claro: “Trata de remarcar que cuanto más temprana sea la obesidad, mayor será el riesgo de desarrollar enfermedades cardiovasculares, diabetes e incluso afecciones osteoarticulares, óseas, dermatológicas, digestivas, etc". En opinión del doctor Alonso, "para acabar con la epidemia del siglo XXI, que es sin duda la obesidad, debemos orientarnos a la obesidad infantil y del adulto joven”.

Obesidad
El redactor recomienda