¿Funciona realmente la dieta keto? Las claves
  1. Nutrición
Perder peso exprés

¿Funciona realmente la dieta keto? Las claves

Este régimen se basa en consumir alimentos que tengan un bajo contenido en carbohidratos y alto en grasas. Alimente analiza sus efectos

placeholder Foto: Foto: Unsplash.
Foto: Unsplash.

¿Cuántos de vosotros habéis oído hablar de las dietas cetogénicas o dietas keto (término que viene de la traducción inglesa)? Este régimen se basa en consumir alimentos que tengan un bajo contenido en carbohidratos y alto en grasas para que nuestro cuerpo no tenga más remedio que tirar de la energía de reserva.

Lo primero que se pierde cuando se sigue la dieta cetogénica es agua


Existen variantes de la dieta cetogénica, y dependiendo de los que se restrinja, podremos utilizar unas u otras:

  • Dietas bajas en glúcidos: en general aportan menos de 50 gramos de glúcidos. Estas, a su vez, pueden ser: ricas en grasa, generalmente en grasas saturadas, o ricas en proteínas (también se suelen llamar hiperproteicas).
  • Dietas bajas en energía (hipocalóricas).
  • Dieta baja en hidratos de carbono: se quema la grasa para obtener energía.
  • Dieta hiperproteica vegana: es una dieta alta en grasa de origen vegetal (frutos secos, aguacate, coco), media en proteína de origen vegetal (dando prioridad a las legumbres y a la soja y sus derivados) y media-baja en hidratos de carbono.

Aunque nació en 1921, y se utilizaba principalmente para tratar la epilepsia, en los últimos años ha cobrado bastante importancia, ya que se ha investigado más sobre la respuesta del cuerpo a este tipo de dieta y sobre el peso que se pierde, que es bastante y de una forma rápida. Pero ¿cómo funciona realmente?, ¿es tan buena cómo parece?

La cetosis, similar al ayuno

Al reducir los carbohidratos de forma radical, nuestro cuerpo entra en cetosis, un proceso metabólico en el que convierte toda la grasa que estamos introduciendo a través de la dieta en energía. Con este tipo de alimentación, nuestro cuerpo responde de la misma manera que respondería si hacemos ayuno. De hecho, la respuesta fisiológica del cuerpo al ayuno intermitente es prácticamente la misma que a una dieta cetogénica.

Uno de sus beneficios, además del mencionado, es que reduce los niveles de azúcar e insulina en sangre. Y, al no ingerir carbohidratos, el organismo tira de las reservas de los músculos y el hígado, el glucógeno. La cetosis es un proceso relativamente rápido, por eso se ven resultados en pocos días, aunque no es así en todas las personas.

¿Pérdida de peso exprés?

placeholder Foto: Unsplash.
Foto: Unsplash.

Uno de los principales motivos de la popularidad de esta dieta es que se ven los resultados a corto plazo, un aspecto demasiado relevante para una persona que quiera perder peso. Sin embargo, lo primero que se pierde es agua. De hecho, cada gramo de glucógeno se almacena en el músculo humano con al menos 3 gramos de agua. Es decir, cuando restringimos los carbohidratos, nuestro organismo quema a través del glucógeno los carbohidratos que tenemos almacenados, y cuando se agotan, pasa a quemar grasa.

Otro de los beneficios que tiene esta dieta y que ayuda en la pérdida de peso es que aumenta la sensación de saciedad. Además, en una investigación que se hizo con el cuerpo militar de EEUU se pudo comprobar cómo adherirse a esta dieta no comprometía el rendimiento físico en el entrenamiento.

¿Cuánto peso se podría perder en una semana? Depende del tamaño y de la cantidad de agua que tengamos en el organismo. Algunas personas hablan de una pérdida de 0,5 kilogramos en la primera semana y otras llegan a los 5 kg. Pero recordemos que en un primer momento lo que se pierde es agua, por lo que hasta que no se produce la cetosis y se comienza a quemar grasa no se podrían ver los resultados reales.

Alimentos que sí funcionan

placeholder Foto: Unsplash.
Foto: Unsplash.


Si se quiere comenzar una dieta cetogénica es importante que se basen los menús en alimentos como los que ponemos a continuación:

  • Carne: carne roja, jamón, salchichas, beicon, pollo y pavo
  • Pescados grasos: salmón, truchas, atún y caballa
  • Huevos
  • Mantequilla
  • Quesos no procesados (cheddar, de cabra, cremoso, azul o mozzarella)
  • Nueces, semillas y frutos secos
  • Aceites como aceite de oliva virgen extra, aceite de coco y aceite de aguacate
  • Aguacate
  • Verduras verdes, tomates, cebollas y pimientos, etc
  • Condimentos: sal, pimienta, algunas hierbas y especias saludables
Dieta
El redactor recomienda