Dos buenos aliados para controlar la tensión arterial
  1. Nutrición
Remedio natural

Dos buenos aliados para controlar la tensión arterial

El consumo habitual de las hojas de la Camellia sinensis reduce el riesgo de enfermedades cardiovasculares, mientras que sus propiedades antioxidantes protegen nuestras células

placeholder Foto: Foto: Unsplash/@contentpixie.
Foto: Unsplash/@contentpixie.

Desde su uso inicial en China hace más de 4.000 años, el se ha convertido en una de las bebidas más consumidas en el mundo por detrás del agua. Desde entonces se ha creído que las hojas de la Camellia sinensis, que se preparan para preparar los tés más frecuentes (té verde y té negro, dependiendo del grado de fermentación de las hojas), poseen efectos medicinales hipotensores en la medicina tradicional china.

Un mayor consumo de té negro en hombres y mujeres noruegos se asoció con una presión arterial sistólica más baja

Existe mucha evidencia científica sobre los beneficios del té para la salud, siendo el té verde el más estudiado por sus elevadas propiedades antioxidantes. Los estudios in vivo e in vitro muestran que el extracto de té verde inhibe la carcinogénesis, reduce la hipertensión y el riesgo de enfermedad cardiaca.

Sus efectos sobre la tensión arterial

La presión arterial alta es la forma más común de accidente cardiovascular y afecta a millones de personas en todo el mundo, implicando a aproximadamente al 20% de la población adulta en muchos países.

Se sabe que la cafeína del té tiene un efecto presor a corto plazo después de la ingestión inmediata del té, dentro de los primeros 30 minutos, pero este efecto no se traduce en alteraciones significativas 60 minutos después. En estudios epidemiológicos, un mayor consumo de té negro en hombres y mujeres noruegos se asoció con una presión arterial sistólica más baja. En otro estudio, el consumo regular de tres tazas de té al día durante seis meses resultó en una presión arterial más baja en sus participantes.

También se ha comprobado que el consumo habitual de té verde o té negro reduce significativamente el riesgo de desarrollar hipertensión en la población china, demostrando que los que no tomaban té normalmente tenían un riesgo mayor de padecer hipertensión que aquellos que lo consumían diariamente.

Los efectos incluyen la promoción de la salud bucal, control del peso corporal, equilibrio del azúcar en sangre, entre otras

Sin embargo, el mecanismo exacto detrás de estas propiedades hipotensoras sigue sin resolverse por completo. Esto se debe a que pueden ser varios los mecanismos que ayudan a reducir la presión arterial, como una mejora del tono vascular gracias a los flavonoides o una disminución del peso corporal y la grasa visceral asociada al hábito de consumir té. Otro mecanismo se estima que es el efecto antioxidante y vasodilatador que tienen los polifenoles presentes en las hojas del té, lo que ayudaría a la contracción del músculo liso y en la reducción de la inflamación vascular.

Tampoco se ha establecido una dosis óptima de consumo diario de té, debido a las diferencias en el grado de hipertensión y en los antecedentes sociales y genéticos de las poblaciones. Los expertos aseguran que se necesitan más investigaciones a gran escala con periodos de observación más prolongados para definir las dosis óptimas y dilucidar los mecanismos exactos de estas actividades protectoras para el corazón.

Otros beneficios del té

placeholder Foto: Unsplash/@sixteenmilesout.
Foto: Unsplash/@sixteenmilesout.

Los efectos sobre la salud asociados con el consumo de té verde y té negro incluyen la protección contra hipertensión y enfermedades cardiovasculares, pero también la promoción de la salud bucal, control del peso corporal, equilibrio del azúcar en sangre, actividad antibacteriana y antiviral, protección contra la radiación UV, aumento de la densidad mineral ósea y propiedades neuroprotectoras, entre otras.

Estos efectos están relacionados con su alto contenido de polifenoles y catequinas, en las que destaca su alto potencial antioxidante, que incluso supera al encontrado en las vitaminas C y E. Esta actividad antioxidante del té protege del estrés oxidativo, relacionado con el envejecimiento y presencia de enfermedades como la arterioesclerosis, alzhéimer, diversos tipos de cáncer y otros procesos inflamatorios.

Los efectos beneficiosos para la salud también están relacionados con la presencia de cafeína y L-teanina, un aminoácido con interesantes efectos biológicos. La cafeína actúa sobre el sistema nervioso central estimulando la atención, facilitando la asociación de ideas y reduciendo la sensación de fatiga. Los tés también pueden ser una fuente de algunos minerales como el manganeso.

Cristina Román es periodista especializada en Nutrición por el Institute For Optimum Nutrition de Londres y editora de la web I Am Bio.

 

Salud Nutrientes Dieta
El redactor recomienda