¿Te has parado a pensar qué tipo de nutrientes tiene el agua que compras?
  1. Nutrición
VIDA SANA

¿Te has parado a pensar qué tipo de nutrientes tiene el agua que compras?

El agua mineral natural es un complemento para asegurar una adecuada contribución de minerales que sirvan para reponer los que perdemos de forma natural

placeholder Foto:

Somos mayoritariamente agua. Sin ella, no hay vida posible, forma parte de cada uno de nuestros tejidos y está presente en todo cuanto comemos o bebemos. Aun así, gran parte de la población desconoce las propiedades nutricionales del agua. De una forma un tanto vaga, tenemos la idea de que es importante que estemos hidratamos, pero no sabemos por qué. Así se ha puesto de manifiesto en el estudio ‘No solo es agua’ (Editorial Amat). En él, queda reflejado que la mitad de los españoles (el 50,1%) no sabe que el agua es un alimento ni que tiene propiedades nutritivas.

Por eso, son muchas las pirámides nutricionales que la colocan en su base, no solo como elemento imprescindible para la hidratación, sino como elemento esencial de una adecuada alimentación. Lo más llamativo es su contenido en minerales. Actualmente, el 30% de la población no llega a la ingesta recomendada de algunos como el calcio y el magnesio. En este sentido, el agua mineral natural (AMN) es un complemento interesante para asegurar una adecuada contribución de minerales que sirvan para reponer los que perdemos de forma natural (al sudar o al orinar).

placeholder

En nuestro país, el 30% de la población ingiere cantidades de minerales inferiores a las recomendadas. Así lo demuestran distintas publicaciones que han puesto en evidencia que el 80% de la población española no toma las cantidades necesarias de calcio. Pero es que, además, una cuarta parte de los españoles no sabe que el agua puede ser una de las principales fuentes de minerales. Esto es así especialmente entre la generación Z y los 'millennials', que son los que menos tienen en cuenta los minerales en una dieta equilibrada.

Elige bien el agua que bebes

En España, la mitad de las bebidas envasadas que se venden es agua, y un 96% es agua mineral natural. Puede que te plantees que da igual elegir una u otra, que todas serán lo mismo. Pero no es así; de hecho, cada una tiene una composición única: no hay dos iguales. Su calidad nutricional depende de su origen, pues obtiene los minerales en función de la composición de las rocas donde surge.

La forma oficial que tenemos para medir la mineralización de un agua es el residuo seco. Se trata de la cantidad de minerales que queda después de someter el agua a 180º C: a partir de ahí, diremos que un agua es de mineralización débil, muy débil… En este sentido, conviene desmontar un mito bastante extendido, el que señala que el agua de mineralización muy débil, o con muy bajo residuo seco, 'purifica' el organismo, adelgaza o es mejor. Se trata de falsas creencias, sin fundamento, ya que el residuo seco no indica impurezas, es tan solo la cantidad de minerales presentes de forma natural en el agua. Un muy bajo residuo seco solo es una característica, no una virtud.

Conocer la composición del agua que bebemos permite elegir aquella que más se ajusta a las necesidades de cada uno y que más puede contribuir desde un punto de vista nutricional. Por eso, como con cualquier alimento, es importante leer la etiqueta para conocer la composición del agua que bebemos y los minerales que nos va a aportar.

placeholder


¿Bebemos suficiente agua?

La falta de información de los españoles, unida a los cambios en los hábitos nutricionales, ha dado lugar a una situación inquietante: se estima que hasta 20 millones de españoles no beben suficiente agua.

  • La EFSA (Agencia Europea de Seguridad Alimentaria) recomienda una ingesta total de agua de 1,6 litros diarios para mujeres (adultas) y dos litros para hombres (adultos).
  • Las etapas en las que el cuerpo necesita una ingesta mayor de agua son el primer año de vida, la adolescencia, el embarazo, la lactancia y la tercera edad.
  • Según un estudio publicado en la revista 'Nutrición Hospitalaria', el 87% de los niños y adolescentes españoles toma menos del 80% de la cantidad de agua recomendada por la EFSA.

Es importante recordar que no hay que esperar a tener sed para beber: se estima que, cuando aparece la sed, ya se ha perdido aproximadamente un 1% del agua corporal y a este nivel de deshidratación ya se pueden notar algunos efectos negativos, como un menor rendimiento físico o cognitivo.

Señor con maletín

Detrás de toda gran historia hay otra que merece ser contada

Conoce en profundidad las 20 exclusivas que han convertido a El Confidencial en el periódico más influyente.
Saber más
ECBrands Brands Salud BrandsAlimentación